Archivo de la categoría: Reflexiones

Cuando todo esto (del coronavirus) pase

Apenas llevamos tres semanas y pico confinados en casa -con todas las comodidades y vicios del mundo- y no hay día en el que no gritemos a los cuatro vientos todas las cosas que vamos a hacer, o dejar de hacer, cuando todo esto pase. Nuestro ego y satisfacción cortoplacista no deja de visionar grandes momentos, viajes, reencuentros y celebraciones que están por venir, vaticinando que habrá un punto de inflexión, un antes y un después, de la pandemia ocasionada por el dichoso Covid-19.

¿Os digo una cosa? Permitidme ser muy escéptico ante semejante aluvión de planes, cambios de actitud repentinos, buenrollismo y promesas de todo tipo. Cuando todo esto pase, en la era post-coronavirus, creo que poco o nada va a cambiar.

ferry ibiza formentera fotos
¿A ti también te ha dado por pensar qué vas a hacer cuando todo esto pase?

Frases típicas para la era post-coronavirus: “Cuando todo esto pase…

¿Tú también te has contagiado del virus CuandoTodoEstoPase-20? Con mucho respeto pero visto desde el prisma del humor, con un punto de acidez y exageración, aquí un pequeño análisis de nueve frases típicas sobre la era post-coronavirus; frases llenas de sueños, deseos y buenos augurios que no paran de resonar hoy en nuestros tímpanos, partiendo siempre del prefijo “Cuando todo esto pase“, una nueva muletilla con un efecto Placebo bestial:

  • Y tú, ¿qué vas a hacer cuanto todo esto pase?
  • Yo…

Voy a pegarme un homenaje en un restaurante de los buenos

Mentira y gorda. Define “de los buenos”. Eres de los que te entran escalofríos y fiebre más alta que la del coronavirus sólo con mirar los precios de la carta de cualquier buen restaurante. Sueles sufrir ataques de ansiedad (económica) cuando te cantan en mesa las sugerencias fuera de carta. No eres, afortunadamente, de los que pasa por ningún tipo de apuro económico, pero admite que te jode pagar más de 40 € por persona (vino e IVA incluidos, of course) por darte un pequeño homenaje en un restaurante.

Dónde comer en Vera (Almería)
La “Huerta almeriense” interpretada por Juan Moreno

Tomar zuritos, tercios y cubatas en vaso de tubo sí, los que haga falta, hasta el amanecer, pero pudiendo comer rico en casa, te parece un gasto innecesario y desmedido comer fuera. Y las contadas ocasiones en las que sales, exiges como el que más: no falta la review de pseudo-crítico gastronómico en Tripadvisor y compartir la correspondiente foto en Instagram dudando de la calidad del entrecot o quejándote del servicio del camarero. Serás…

Restaurante Albert Guzman Fotos
¿Seguro que estás dispuesto a rascarte el bolsillo?

El gremio de la hostelería, y en especial, la restauración, va a necesitar toda nuestra ayuda para remontar, pero tú y yo sabemos que cuando todo esto del coronavirus pase, rascarte el bolsillo te va a seguir doliendo como siempre, incluso más, por lo que augurios gastronómicos, amigo foodie, los justos, que nos conocemos de cuando comimos juntos en aquel chiringuito.

Voy a viajar más por España

Ya estamos con la cantinela turística patriota de siempre. Pero a ver, alma de cántaro, ¿a quién pretendes engañar? Vivimos en un mundo en el que parece más importante subirse a la mayor cantidad posible de aviones y tachar países visitados en un mapamundi, que conocer tu región, tus montañas, tus gentes, tu país.

Fotos Cazorla pueblo
¿Y si este año nos quedamos de vacaciones en España?

Qué me estás contando si todavía no conoces la catedral de Burgos y no has sido capaz de visitar esa joya de museo que muestra con cariño el patrimonio e historia de tu localidad. No me vengas ahora diciendo que te importa el problema de la España Vaciada, que este verano te quedas en casa para apoyar al sector de turismo de tu zona o que a gusto te ibas a vivir a uno de esos pueblos de Teruel que salen en las noticias.

Basque Country Photos
¿Te vas a quedar este año “en casa”?

En cuanto se abra la veda, huirás de Españistán. A ti lo que te ponen son las playas del Sureste Asiático, el bullicio de la Quinta Avenida y los cruceros a todo trapo por los fiordos noruegos.

Voy a descorchar ese vino que tengo guardado para grandes ocasiones

Ya está el winelover de turno dando por culo. No te eches el farol por por conocer las nuevas puntuaciones otorgadas por el crítico de vinos James Suckling o porque te acaban de regalar una botella de Chianti Classico traído directamente de la Toscana. Nunca serás un Master of Wine, y sabiendo cómo eres, seguirás dejando que ese tinto gran reserva del 2001 que tienes en el trastero, junto a disfraces de carnaval del 95 y una Colnago de la época de Chiappucci, siga cogiendo polvo. Si es que no se ha avinagrado ya.

Bodegas cerca de Haro
No dejes para mañana lo que puedas beber hoy

No hay vinos “para grandes ocasiones”, cada vino tiene el momento, el contexto y el significado que tú creas apropiado o que tú le quieras dar. Estamos viviendo una situación excepcional, ¡ahora es el momento! Compra vino, abre esa botella cuanto antes y deja de coquetear con la viticultura extrema, que para eso ya está la Ribeira Sacra. No dejes para descorchar mañana lo que puedas beber hoy. Y brinda. Brinda por todo.


Voy a apostar por el teletrabajo

“Teletrabajo” dice… qué cachondo el CEO de Laminados Akarregi Hermanos y Cía. Despediste hace 2 años a Carmen, la administrativa que te llevaba las cuentas de la empresa mejor que el BBVA, porque se quedó embarazada de su segundo hijo; tienes a tres chavales recién titulados trabajando de mala manera en viejas rectificadoras del 76; no quieres prejubilar a Mateo, de 63 años y con problemas de salud, y eres íntimo del jefe de la patronal.

Ahora que has descubierto el Skype y las videollamadas durante el confinamiento, no me vengas con milongas de que valoras el capital humano y de que la formación del personal es lo más importante para vencer a la competencia china.

Museo Boinas La Encartada fotos Balmaseda
Maquinaria para la confección textil de las boinas o ‘txapelas’

A pie de planta, cuanto todo esto pase, vas a seguir siendo el maldito déspota y tirano al que sólo le preocupa cuántos tornillos se producen a la hora. Lo sabe hasta el becario que te lleva el café con sabor a taladrina.

Voy a comprar más en comercio local

El eterno mantra de lo local. Hace años que no pisas la plaza del mercado de tu pueblo, el precio de los tomates ecológicos de la frutería del barrio te parece prohibitivo, el queso Idiazabal está por las nubes y ya no te acuerdas a qué sabe la antxoa de Ondarroa que sigue trayendo Puri, la pescatera donde compraba siempre tu madre. No te sonrojes ni escondas ahora en la cartera los carnets de socio del Aldi, de Mango, del Carrefour, del Stradivarius, y la Travel Club del Eroski. Pero si sólo te falta tatuarte la marca Hacendado en el cogote.

Queso Idiazabal Atxarte
La calidad se paga

Eres carne de Supermarket & Fashion Avenue, pero estás dispuesto, por aquello del qué dirán, a copiar y pegar cadenas de mensajes en contra de Amazon Fresh y Amancio Ortega, y a dejar bien claro, faltaría más, que cuando salgamos de ésta, las frutas, las verduras, los zapatos y los tangas, los vas a comprar en comercio local, sin salir de tu barrio. Venga ya. No se lo creen ni Los Fruitis.

Voy a aprovechar mejor el tiempo

Claro que sí, guapi. Ahora es cuando me dices, en orden totalmente aleatorio, que vas a:

  • pasar más tiempo con tu familia
  • apuntarte a crossfit para ponerte tuning para el verano
  • volver a retomar el hábito de lectura (y comprarte un ebook).
  • ponerte en serio con los idiomas y aprender inglés
  • caminar una hora al día
  • comer de forma más saludable y/o ponerte a dieta
  • hacer un curso online en esa temática que tanto te apasiona
  • ser un turista responsable
  • poner en marcha esa idea de negocio o proyecto que lleva varios años olvidada en el cajón de tu mesilla

¿Te digo una cosa? Deja de decir “voy a hacer” o “tengo que hacer” y haz, pasa a la acción de una vez. Como dicen los yanquis, y en esto sí que llevan razón: Do More.

Curso y taller de cerámica
Do More.

Intenta que el día 1 post-confinamiento no se parezca al enésimo 1 de Enero o 1 de Septiembre, fechas en las que somos especialistas en hacer promesas que luego nunca cumplimos. Fija objetivos realistas, y si prometes, aunque sea contigo mismo, cumple y rinde cuentas.

“Voy a hacer un gran viaje, de los de recordar”

¡Alegría! De Fuencaliente de los Borregos a recorrerte la Panamericana en un Cadillac descapotable. De Aldeavieja del Ebro a emular las gestas de Marco Polo en la Ruta de la Seda. De llevar años sin hacer deporte a cruzarte los Balcanes en bicicleta, en solitario. De trabajar de traje y corbata en una consultora a ser un nómada digital con base en una playa de Indonesia. Y el ejemplo más grave: de llegar a fin de mes con el agua al cuello, a endeudarte para pegarte unas vacaciones a todo trapo en el Caribe.

Playa Bonita, una de las mejores playas salvajes en Cozumel
Seguro que tú también has pensado en hacer un gran viaje cuando todo esto pase

¿Por qué el ser humano, ante este tipo de adversidades, tiende a pensar siempre en grandes sueños y proyectos, en grandes viajes, que en la mayoría de los casos, por diversos motivos, son de saque irrealizables? Soñar es gratis y no seré yo quien te quite tus grandes ilusiones viajeras, pero ojo con las decisiones que se toman en caliente, que la cuota de la hipoteca, las extraescolares de los niños, la revisión del coche y las facturas de los Endesas e Iberdolas, no entienden de pausas y no se pagan solas.

Moneda de Albania dinero
No money, no party?

Por cierto, para los estadistas: tengo curiosidad por saber el aumento de peregrinos que va a experimentar el Camino de Santiago en la segunda mitad del 2020 y a lo largo del 2021.

Voy a cocinar más

Lo que faltaba Jordi Cruz. Cómo no. Con tanto chef compartiendo recetas vía Instagram Live para sobrellevar mejor el confinamiento, hasta tú, que hasta ayer no sabías cómo se encendía la placa de inducción, te has animado a preparar tus primeras carrilleras en salsa siguiendo las recetas de una entrañable abuelilla que tiene un canal de cocina con doce mil suscriptores en Youtube. Ha vuelto hasta Ferrán Adrià, imagínate cómo está el patio gastronómico…

fotos de carrilleras en salsa
No tienen mala pinta…

Seamos sinceros: sigues siendo un zote en la cocina y nadie calcula cantidades peor que tú, pero bueno, al menos le pones empeño, y dicen los que saben, que la cocina es tiempo y cariño. Já! Lo que ocurre es que ahora estás ocioso, tienes ansiedad y te ha dado por comer, retomando relaciones bilaterales con la cocina y dando salida a esa curiosidad y ¿talento? oculto que hasta ahora sólo se manifestaba ante barras repletas de pintxos y sobre mesas de buenos restaurantes.

Mejor bacalao al pil pil euskadi País Vasco
¿Cocinar o sentarte a mesa puesta?

Recordaremos a todos esos nuevos cocinillas como “La hornada del coronavirus”. Algunos quemarán la cocina de su casa, otros acudirán al siguiente casting de Masterchef, se abrirán decenas de nuevos blogs de cocina (que abandonarán en 3 meses), y el resto, se conformará con no envenenar a sus congéneres y no llevarse un dedo por delante cortando la cebolla en juliana, que las urgencias están saturadas. La vida de un chef es dura, y limpiar la cocina después de los cristos que montas, eso sí que no tiene precio, ¿verdad pequeño Arzak?

eibar fotos que ver ez da zatarra
Ojo con lo que manchas, que luego hay que fregar 😉

Voy a valorar más los pequeños detalles y momentos de la vida

Esto sí que es típico entre lo más típico. Quizás la primera semana. Luego, volverás a meterte en el Matrix capitalista-virtual en el que vivimos, ese saco sin fondo conocido que nos tiene absortos e irritables las 24 horas del día, sin prestar atención a lo verdaderamente importante.

museo piel ubrique turismo fotos cádiz
Maribel Lobato, ‘alma máter’ del proyecto

Volverás a jurar en hebreo cuando tus hij@s te pidan ayuda con los deberes (siempre es mal momento); seguirás compartiendo fotos de postureo en Instagram y perderás todavía más tiempo con tu actividad voyeur en Facebook; dejarás de saludar y sonreir al vecino junto al que tantos días has aplaudido por nuestros sanitarios; no habrá tiempo ni motivos para llamar a tus padres y a tus mejores amigos; te mosquearás con tu pareja cuando te recrimine -por enésima vez- que levantes la vista del móvil.

Postureo en Instagram
El dichoso postureo en Instagram

Cuando todo esto pase, los malos hábitos, las prisas, la vorágine del día a día, y la falta de empatía y de educación aflorarán y volverán a campar a sus anchas, con una tasa de contagio y una letalidad más alta que la del coronavirus. Es el nuevo cáncer del siglo XXI, y para eso sí que no hay, ni se prevé, una vacuna.

Una sociedad carente de valores

Ojalá me confunda, pero me da que cuando todo esto pase, cuando se levante el estado de alarma y empecemos a salir despertar de esta pesadilla, volveremos a entrar en la rueda de una sociedad carente de valores, una sociedad que sobrevive anestesiada y manipulada por las continuas tretas y cortinas de humo orquestadas por políticos, gurús de la economía y medios de comunicación.

Tineo Asturias Fotos
Nuestros mayores: los más vulnerables, los más manipulables

Nada o muy poco cambiará. Volveremos a viajar en Ryanair a 1,99€ el trayecto, da igual dónde, tenemos priority boarding. Haremos cola en el outlet(¿?) del Primark y compraremos un pack de cables defectuosos en Aliexpres con super fast extra premium delivery. Confiaremos nuestro voto a políticos que no están a la altura, que roban, que juegan a las puertas giratorias y que recortan donde no hay que recortar.

Experiencia Maisor Getaria taller anchoas
NO a los recortes en Sanidad

Seguiremos pagando la luz y el gas a precio de oro, enriqueciendo a las grandes empresas de siempre, ésas que se declaran green pero que cuando hace falta, no arriman el hombro. Mientras, miles de pequeños negocios y autónomos se quedarán en el camino. Continuaremos dedicando gran parte de nuestro tiempo libre a dar likes y a compartir stories. Miraremos por encima del hombro a la comunidad autónoma vecina porque tiene más paro o peor sanidad que la nuestra. Pondremos a parir en Google Maps los pintxos recalentados del bar de la esquina. Dejaremos de sonreir y de dar los buenos días por las mañanas.

Albert Guzmán Restaurant Fotos
La importancia de no dejar de sonreir, ni en los peores momentos

Y así, con todo. Metidos de nuevo de lleno en la interpretación del guión de vida que alguien -muy listo- ha escrito para cada uno de nosotros.

Ergo Restaurante Miranda de Ebro fotos
Estudiando “mi guión”

De la noche a la mañana, los aplausos a las 20 horas cesarán. El comportamiento ejemplar que tuvieron nuestros hijos e hijas durante el confinamiento nos sonará a leyenda urbana. Europa se dividirá todavía más. Las ayudas e inversiones en materia de salud se difuminarán.

Somos tan miserables y tan egoístas que seremos capaces de olvidar que salimos de ésta gracias a la enorme vocación, solidaridad, esfuerzo y responsabilidad de los servicios esenciales y del colectivo sanitario; fueron ellas y ellos, héroes sin capa, sin portadas en periódicos, quienes nos sacaron de este gran marrón llamado Covid-19.

Documentación para viajar a Eslovenia con niños: Tarjeta Sanitaria Europea
La (Des)Unión Europea

No basta con aplaudirles desde nuestra ventana indiscreta, ni erigir un monumento o memorial para darles las gracias. Por encima de todo, lo que hay que hacer -ahora y en el futuro- es dotar a este colectivo de medios y recursos suficientes, establecer unas condiciones laborales dignas y no parar de invertir en investigación, formación e I+D+i. Para que en la siguiente crisis o pandemia, que llegará, estemos todavía mejor preparados y puedan volver a salvarnos el culo como lo están haciendo ahora: trabajando a destajo, sufriendo mucho en silencio con una profesionalidad envidiable, y con la sonrisa siempre en la boca. Toda una lección de responsabilidad, solidaridad y humanidad infinita. Una lección de valores.

Santi Cordón Restaurante Trinquete Tudela
Faltan valores, faltan personas con valores

Y tú, ¿qué opinas al respecto? Para nada pretendo contribuir a alimentar diferentes teorías conspiratorias que rozan la paranoia, pero ¿y si TODO ESTO del coronavirus fuera una señal? Un mensaje y toque de atención al primer mundo, un SOS orquestado por alguien, por algo, desde algún lugar y por algún motivo.

Me conformo con que todo esto nos haga reflexionar como sociedad y sirva para asentar unos valores mínimos, unos mínimos valores, en nuestro comportamiento como especie humana, y en nuestra relación y compromiso hacia el planeta Tierra, un lugar maravilloso donde sólo somos unos “recién llegados” y donde vivimos, no lo olvidemos, en régimen de alquiler, no en propiedad.


Sé responsable y cuídate mucho | Arduraz jokatu eta zaindu mesedez


Si el artículo te ha gustado o la información proporcionada en él te ha parecido útil, valóralo con las estrellitas que ves aquí abajo y compártelo con tus amig@s y… enemigos. Es la única forma que tenemos de llegar a más gente y de seguir adelante con este proyecto que apuesta por ofrecer contenido de calidad de manera independiente y gratuita. También puedes donar y contribuir al sustento del proyecto, la cantidad que tú consideres, desde aquí. Sin ningún tipo de compromiso.


También puedes contactar con nosotros desde aquí y seguir nuestras aventuras e interactuar en Twitter, Facebook e Instagram. Gracias por tu tiempo, comprensión y ayuda. Saludos!

7 años en el ring: ¿Seguimos en la pelea?

Puntualicemos el titular. “¿Seguimos en la pelea?” no es una pregunta abierta que busca lanzar una señal de alarma y recabar apoyos, fuerza y ánimos para decidir si seguir o no con este blog de viajes y gastronomía. Siento decirte que esa batalla está librada hace tiempo, y que la respuesta es un rotundo ‘sí’. Siempre hacia adelante. El tema, justo en el momento en el que esta bitácora cumple siete años de andadura, es muy diferente. Algo que requiere poner el freno de mano, reflexionar, y atacar una serie de cuestiones vitales que rodean al proyecto Lonifasiko.com.

museo del liverpool fc
Tras 7 años escribiendo, ¿es hora de atacar? ¿Atacar qué? ¿Atacar a quién?

Sigue leyendo

Los ‘Instapollas’ y el postureo en Instagram

Bienvenido/a a la era del postureo en Instagram, reino de la civilización de los ‘instapollas‘: gente cuyo cerebro solo funciona a base de hacer scroll infinito, consumir stories absurdasregalar likes impersonales y gratuitos; personas que consumen contenido inspiracionalmente efímero y que no dudan en frecuentar los lugares y escenas creados por sus idolatrados influencers (¿?) en Instagram. Exacto: hablamos de los gilipollas y soplapollas de toda la vida, pero en versión Instagram. Y sí, por si tenías alguna duda, tú  y yo también tenemos parte de culpa en todo este agujero negro digital.

Sigue leyendo

El orgullo eibarrés, ese enorme intangible de incalculable valor

Un halo de especial y característico orgullo cubre el valle del río Ego a su paso por Eibar. De norte a sur y de este a oeste. Desde Urko hasta Galdaramiño, desde Illordo hasta Kalamua, desde Maltzaga hasta Amaña. Es como si alguien se hubiera ocupado de tejer una fina pero resistente tela de araña para cubrir los límites territoriales de Eibar; como si hubieran rociado Eibar Valley generosamente con una pócima mágica de Panoramix que genera un sentimiento de apego especial hacia una ciudad enclavada en un valle orográficamente imposible, habitada por personas con unos valores y una actitud sobresaliente. Lo denominan orgullo eibarrés y recientemente ha vuelto a aflorar en forma de numerosas fotos de Eibar que se han compartido en la red al amparo del fenómeno ‘Eibar ez da zatarra. Es ‘algo’ muy difícil de explicar, pero por orgullo, lo vamos a intentar.

eibar fotos que ver ez da zatarra
Vista aérea desde Txaltxa-Zelai

Sigue leyendo

Sobre el precio del vino en restaurantes: yo no soy tonto

Nos gusta comer bien. Y nos gusta el vino. Es una putada. Un sinvivir. Sobre todo para el bolsillo. Sí, tenemos ese defecto: cuando nos sentamos en un restaurante para comer tranquilos y ‘en plan bien’ (no hablamos de comer un menú del día), somos de los que perdemos invertimos siempre unos minutos en la carta de vinos del restaurante de turno. Comienza el placentero sueño de todo winelover: por allí desfilan clásicos riojanos que nunca  pocas veces fallan, tentadores Riberas, denominaciones de origen que empiezan a despuntar y referencias varias que despiertan hasta la más adormilada de las curiosidades… Hasta que de repente, normalmente a mano derecha del nombre del vino y de la bodega que lo elabora, una cifra en negrita te despierta a golpe de duela de tu sueño húmedo, dejándote ojiplático. ¿Te ha pasado alguna vez? Pero, ¿qué leches pasa con el precio de los vinos en los restaurantes?

carta vino restaurantes precios
A ver qué hay dentro… ¡sor-pre-sa!

Algunos bares y restaurantes se pasan siete pueblos. Algunos incluso se pasan siete ciudades. No queremos generalizar porque siguen quedando, afortunadamente, muchos honrados hosteleros y restauradores que no quieren engañar a sus clientes y perderlos, pero sí es verdad que últimamente nos estamos llevando unos sustos de notable envergadura al elegir vinos en cartas de restaurantes.

Vino Lo Flamenk Terra Alta Fotos
Vinazo monovarietal

El viaje de una botella de vino desde la bodega a la mesa de un restaurante

Como en otros muchos productos que se comercializan, suponemos que el viaje de una botella de vino desde que sale de la correspondiente bodega hasta que se descorcha sobre un impoluto mantel es largo y complicado. Nadie dijo que viajar fuera fácil.

sala de barricas de vino en bodega
Aquí empieza el viaje del vino

Hay restaurantes que tienen relación directa, incluso capacidad de negociación, con bodegas y productores de vinos, mientras que en otros muchos casos, aparece la temida (¿Por qué? ¿Por qué?) figura del distribuidor de vino, quien normalmente se encarga de suministrar directamente, o a través de su red de transportistas de confianza, el mejor zumo de uva embotellado.


Como ves, empieza a haber varios actores en la cadena de suministro; personas que al igual que tú y yo, tienen que comer y pagar facturas; personas que van añadiendo al precio del vino en origen un pequeño porcentaje por cada escala; escalón en algunos casos. Es lícito. Es normal. Al menos yo así lo veo.

vino valle loira
El precio del vino en origen como referencia

Cuando me siento en la mesa de un buen restaurante y me dispongo a pedir una botella de vino, asumo esa(s) “mordida(s)” que haya podido acarrear el viaje comercial de una botella de vino. Es más, dependiendo del restaurante en el que esté, y en base a variables simples como su nombre, la atención y el servicio al comensal, la amplitud y variedad de la carta de vinos, sus condiciones de almacenamiento, la existencia de personal especializado -no hay porqué ser sumiller- con conocimiento suficiente como para aconsejar un vino, estoy dispuesto a pagar -gustosamente- el último diferencial que le añade el establecimiento.

Vino en restaurantes fotos
El “diferencial”, he ahí la cuestión [Foto de Jeff Kubina en Flickr – Licencia CC BY-SA 2.0]

Hasta un límite, claro. Porque como decía Jim Carrey en aquella campaña publicitaria para aquella multinacional de electrónica: ‘yo no soy tonto’. Y tú, seas winelover o no, detestes o te la traiga floja el  mundo del vino, tampoco lo eres.

Da igual que no sepas qué es un Godello, nadie se puede permitir el lujo de ‘torearte’ y reírse de ti a la cara sobre un mantel, que para eso ya están las plazas de toros y las sesiones de risoterapia.

yo no soy tonto jim carrey
Yo no soy tonto, ¿y tú? [Foto de Tom Margie en Flickr – Licencia CC BY-SA 2.0]

Lo digo con cierto conocimiento de causa. Y es que en los últimos años, nos hemos llevado más de un susto al ver el precio de algunas referencias de vinos en ciertos restaurantes. Sería cruel dar nombres pero ha habido casos dignos de salir a la calle a manifestarse y aplicar el artículo 155. Y el 156. Hablo tras visionar exhaustivamente cartas de vinos de restaurantes de todo tipo: desde plazas gastronómicas de alto copete hasta restaurantes más normales en los que cuidan el tema del vino.

Bistró Guggenheim Bilbao menu degustación
Variada y correcta selección, con referencias interesantes

¿Hay alguna regla/fórmula para marcar el precio de los vinos en los restaurantes?

En catas de vinos profesionales, en cenas secretas de winelovers, en apasionantes partidas de mus, incluso en ciertos confines oscuros de Internet, siempre se ha oído que los restaurantes no podían incrementar el precio del vino más allá de un porcentaje concreto. ¿Es esto cierto? ¿Hay alguna reglamentación hostelera al respecto o es una simple y ansiada percepción elevada a leyenda urbana?

Cómo catar vinos blancos
El vino y las leyendas urbano-bodegueras

Reglamentaciones y deseos aparte, por muy exclusivo que sea el vino, por muy espectacular que sea la bodega de tu restaurante -y elevados sus costes de mantenimiento-, y por muy nariz de oro que sea el sumiller que merodea por la sala, no puedo entender que una botella de vino servida en la mesa de un restaurante supere en más de un 50% su habitual precio de venta al público.

Txakoli Garate, Arabako Txakolina
Este tema atañe tanto a vinos tintos, como a blancos y rosados

Quizás con un ejemplo lo veas mejor: si tú puedes comprar un crianza del 2011 a 10 € en la estantería de una vinoteca, en Internet o en un supermercado (lo que indica que su precio en origen, en bodega, es considerablemente inferior), pagar 15 € por esa misma botella (misma añada, porque la añada importa) puesta en la mesa de un restaurante ya me parece suficiente.


Me da igual cómo se distribuyen los márgenes y las comisiones a lo largo y ancho de toda la cadena. Yo me estoy comiendo un 50% de incremento de precio sobre su PVP, y creo, sinceramente, que eso es más que suficiente para mi bolsillo.

Ardoaraba fiesta del vino en Vitoria-Gasteiz
¿Cuánto pagar por un buen vino?

Precio mínimo de los vinos y porcentajes de incremento sobre el PVP

El mismo ejemplo es extrapolable a vinos reservas, vinos de autor e incluso a vinos submarinos. Si yo sé que la botella de vino de alta expresión de la bodega ‘Y’ vale 20 € en la tienda ‘Z’, me parece injusto pagar más de 30 € por ese mismo vino servido en la  mesa de un establecimiento. ¿Ese 50% no es margen suficiente como para  que todos los actores de la cadena puedan comer y cumplan con sus obligaciones fiscales? No sé. Pregunto.

Vino en restaurantes fotos
La difícil elección del vino [Foto de Dominic Lockyer en Flickr – Licencia CC BY 2.0]

Con vinos más corrientes -que no peores-, por ejemplo con los vinos de año, entiendo que establezcas un porcentaje mínimo que ‘cargas’ al precio, o incluso un baremo mínimo en euros en concepto de gestión, almacenaje en óptimas condiciones, servicio, etc. Comprendo perfectamente que no puedas quieras servir en mesa un vino de año, cosechero, que lo sacas de bodega a 2,5 €, por 5 €. ¿Que en ese caso cobras 8 €, incluso 10 € por botella? No problem.

Vinos dulces Chiclana Cádiz
Lo mismo aplica a los vinos dulces

Es más, ¿has establecido en 10 € el precio mínimo de los vinos de tu carta, y luego ya, de ahí para arriba, con el resto de vinos, marcas otras pautas para  determinar el precio? No problem. Si aprecio los vinos del año y es un buen vino, quizás esté dispuesto a pagar ese incremento del 300%. Si es que no hay nada como dejar las cosas claras. El comensal, por normal general, lo va a entender. Pero de entenderlo a que le vacilen, hay un trecho.

Carta de vinos de autor Rioja
Si algunos corchos hablaran…

Exceptuando estos precios mínimos, dependiendo de variables antes comentadas, y de lo caliente que pilles mi paladar y mi bolsillo, podré hacer un esfuerzo extra y superar ese porcentaje y barrera psicológica del 50% en ocasiones especiales, pero por normal general, nunca pediré vinos cuyo precio en mesa se haya incrementado en más de un 100% respecto al PVP conocido.

Me da igual que esté cenando en el Arzak, que la añada sea excelentemente excelente, y que intentes justificar el precio aludiendo a que quedan muy pocas botellas en el mercado de aquella serie limitada. No me vaciles. Basta ya de mamoneo, viejo zorro.

El precio de los vinos en un restaurante
¿No crees que te has pasado un poquito?

¿Te parece bien cobrar más de 20 € por un vino tinto crianza que vale 10 € máximo en la balda de cualquier supermercado de barrio? Las condiciones en las que guardas el vino serán excepcionales, y la nariz de tu sumiller única, pero no hay que tener un máster en enología por la Haro Wine Business School para concluir en que el precio de ese vino, respecto a su PVP -por no hablar respecto al precio de bodega- no es galáctico, es desorbitado (en su acepción ‘que se sale de órbita’). Para eso, mejor comprar vino online y bebérmelo tranquilo en casita.


Y todo lo que se infla sin mesura ni cordura, puede explotar. Puede explotarte. En las manos. En la cara. O en la de los pobres clientes, que no pedirán vino nunca mais y no volverán a comer a tu restaurante.

Viña Ane Centenaria blanco fermentado barrica
¿De dónde vienen esos precios estratosféricos?

No soy un tocahuevos. Soy un tipo que visita bodegas y pregunta precios, una persona que se ‘pierde’ en largos pasillos de supermercados, escudriña estanterías de vinotecas y curiosea diversas webs que se dedican a vender vino por Internet.

Soy así de raro. Cuando entro a un bar, soy de los que la mirada siempre se le va a la pizarra de vinos, en busca de referencias nuevas, basculando mentalmente teóricas calidades con precios por copa. Estas pequeñas obsesiones (cada uno tiene sus propias manías) te hacen conocer, grosso modo, el precio de venta al público de vinos en bares y restaurantes. No de todos, pero sí de muchos. Lo dicho: un bicho raro.

balda con botellas de vino
¿Tú también te quedas absorto mirando baldas llenas de vino?

Y visto lo visto, y sabido lo sabido, admito que me da incluso reparo abrir algunas cartas de vinos en restaurantes; sobre todo en restaurantes de cierto renombre, que agarrándose en críticas gastronómicas y alabanzas positivas hacia sus platos, no dudan en darle un buen ‘viaje’ a los precios de los vinos de su bodega. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? ¿Te crees un ser superior, un bodeguero supremo?

Así, últimamente, tras alguna que otra bofetada de campeonato, siempre opto por referencias que destaquen por su relación calidad-precio. Incluso  prefiero arriesgar con vinos ‘desconocidos’ que todavía tienen precios contenidos. Aunque la gastroexperiencia lo merezca, hace tiempo que no entra en mi mente, por principios, rascarme el bolsillo hasta límites insospechados para disfrutar de un vinazo reserva en un restaurante. Y es una pena.

carta de vinos restaurante fotos
¿Abrimos la carta de vinos?

(Eno)Gastronomía: sin vino no hay paraíso

Por ello, querido propietario de restaurante, no engañes a tus comensales, no mancilles el nombre de bodegas que nos hacen disfrutar tanto, y sobre todo, no te engañes a ti mismo. No intentes cargarme a mí lo mismo o más que te han cargado a ti tus distribuidores ¿de confianza? Porque si sigues con esos precios de Champions en la carta de vinos de tu restaurante de Europa League, vas a conseguir que algunas referencias de tu bodega se llenen de polvo y se avinagren.

Antiguo calao fotos
Las “mazmorras” del vino

y lo que es peor, que los comensales, ojipláticos, opten por beber cerveza o agua. Imagínate un buen lechazo que exige un Ribera de Duero o un vino toresano con cuerpo, un pescado a la parrilla que marida de cine con un vino blanco de la zona… ¿De verdad concibes comer y degustar estas delicatessen, con agua, con cerveza? Lo dicho, yo no soy tonto.

asador tronky Bonito del norte parrilla fotos
Maridamos con agua pura del Pirineo, ¿verdad?

Y seguro que tú, dueño de restaurante, tampoco eres tonto. Y como quieres que la gente siga disfrutando de tu cocina (porque ésa es la parte primordial de tu quehacer, tu objetivo, ¿verdad?), no te pases -mucho- con los precios de los vinos. De lo contrario, acabaremos todos yendo al restaurante con el vino bajo el brazo (ojo, algunos ya lo permiten), y así podré llevar ese merlot del sur de Italia que tanto me pone, una opción infinitamente más económica que cualquier referencia de tu carta de vinos.

Me cobrarás un descorche simbólico y todos tan amigos. Algunos restaurantes ya lo hacen, y bebido lo bebido, no me parece nada descabellado. Almacenado en peores o mejores condiciones, me jugaré que el vino me salga bueno o malo, pero nunca podré echarte la culpa de nada. Eso sí, evitaré el sablazo que le metiste a aquella cuadrilla de japoneses con aquel Somontano reserva del montón.

Cata de vino
¿Por qué se infla tanto el precio de los vinos?

Vomitados todos estos sulfitos que me estaban produciendo una úlcera más grande que los meandros del río Ebro, necesito imperiosamente que alguien con conocimiento de causa me explique la verdad y nada más que la verdad sobre este tema, caldo de cultivo perfecto para una buena novela negra. Si hace falta, para dialogar de forma más fácil, se abre una botella de vino. Hablemos con calma.

Bergerac rosé vinos rosados
Los rosados y los blancos secos ¡nos han encantado!

Sinceramente, me gustaría necesito saber qué pasa en ese viaje que realiza una botella de vino desde la bodega hasta la mesa de un restaurante; incluso me gustaría saber qué pasa en la trastienda o bodega de los establecimientos afanados en hacer disfrutar los paladares vitivinícolas más exquisitos.


Por no extender esta ‘protesta’ a los bares, hecho que daría para otro artículo, o para una serie de reflexiones con tintes bíblicos realmente graves. Si es que se ve cada caso, cada cosa, en nuestras barras y en nuestras mesas…

Vino en restaurantes fotos
¿Cuál gustas? [Foto de Michela Simoncini en Flickr – Licencia CC BY 2.0]

Por descontado, espero me encantaría leer en los comentarios de este artículo, opiniones, experiencias y argumentos de todas las partes implicadas en este escabroso asunto: bodegueros, distribuidores de vino, hosteleros, sommeliers, propietarios de restaurantes, críticos expertos en vino, y como no, winelovers o comensales que acostumbran a perder invertir unos minutos oteando la carta de vinos de un restaurante.

Winelovers mujeres fotos
Cada vez más mujeres winelovers

Recuerda siempre que el dios Baco está mirando por un agujerito lo que hacemos con cada botella de vino que pasa por nuestras manos. Seamos honrados a la hora de fijar los precios de los vinos en  los restaurantes y nos llevaremos bien en la mesa. El vino no se merece estas peleas, desavenencias y cabreos. Tampoco la gastronomía, que sin verlo ni quererlo, al final se ve claramente afectada.


No olvidemos que el vino fue alimento y sustento antes que artículo de lujo y exclusividad. Por ello, brindemos porque el vino se siga elaborando con mimo y esmero para que la gente pueda celebrar  momentos especiales con familia, amigos y demás gentes del mundo. Sigamos pidiendo y bebiendo vino. Sigamos disfrutando y sonriendo a la vida, que para eso está.

winelover mirando copa de vino
Un winelover no nace, se hace

Disclaimer: Este artículo no pretende generalizar ni meter a todos los hosteleros y restauradores en el mismo saco. Simplemente quiere sacar a la palestra las malas prácticas que realizan con los precios de los vinos algunos bares y restaurantes, para al mismo tiempo, preguntar abiertamente a las partes implicadas que pongan algo de luz, incluso soluciones, a este oscurantismo que rodea a este tema, un “problema” que está consiguiendo que a la gente se le quiten las ganas de pedir vino en la mesa de un restaurante. Las fotos utilizadas en el artículo, con las bodegas, marcas de vino y personas que aparecen en ellas son totalmente aleatorias, sin querer decir nada con ello ni querer señalar o influir en la lectura.


Saludos!

Ah! No olvides que también puedes seguir nuestras aventuras a través de nuestros perfiles en Twitter, Facebook e Instagram. ¿Mucho estrés? Sí, nosotros también confiamos en que no aparezcan más redes sociales ;-).

La caprichosa memoria selectiva de los niños y el síndrome del padre viajero frustrado

Izaro acaba de cumplir 6 años. Es una niña con mucha suerte. En muchos aspectos de la vida. Por descontado, también en la faceta de viajar y conocer lugares nuevos de forma relativamente frecuente. Sin embargo, como padre al que le gusta viajar y conocer lugares nuevos, últimamente asola mi cabeza un enorme dilema viajero: por mucho que nos esforzamos en enseñarle, con todo nuestro cariño, sitios nuevos, sean urbanos o naturales, cercanos o lejanos, y por mucho que nos empeñamos en intentar que se acuerde de los detalles, de los nombres de los lugares que visita, nos estamos dando cuenta de que es una batalla perdida; al menos de momento, al menos en nuestro caso. Si alguna vez has tenido la ocasión de viajar con niños, ¿tú también tienes la sensación de que tienen una peculiar y caprichosa memoria selectiva durante los viajes? No serás tú también de los que sufres el síndrome del padre viajero frustrado, ¿verdad? Yo es que a veces me pongo malo…

Elba playas Fotos
¡Qué cansancio, qué cruz!

Sigue leyendo

Congreso Internacional de Turismo Rural de Navarra: smart rural y personas smart

Es el congreso de referencia en materia de turismo rural. Es la reunión del año para todo aquel que trabaja, directa o indirectamente, o está interesado en todo lo que concierne al mundo del turismo rural en España. Han tomado -acertadamente- a Navarra como referente en este tipo de turismo, está íntimamente ligado a Pamplona y es un congreso que se puede considerar como veterano al haberse celebrado unas cuantas ediciones.

Hablamos en concreto del Congreso Internacional de Turismo Rural de Navarra, que los días 23 y 24 de Febrero ha celebrado en Pamplona su octava edición, ¡ahí es nada! ¿Quieres saber lo que aconteció?

Congreso Turismo Rural Navarra Pamplona
VIII International Conference on Rural Tourism, ¡ni más ni menos!

Sigue leyendo

Comer “a carta cantada”: Sin carta no hay paraíso

En pleno año 2016 todavía ocurre. Para nuestro gusto, ocurre en demasiados sitios que visitamos. No sólo nos referimos a Euskadi, nuestro círculo gastronómico habitual, sino que hablamos de tabernas, restaurantes, asadores, antros y chamizos gastronómicos de toda España donde todavía te atienden y es posible comer “a carta cantada”. ¿Mito, realidad, leyenda urbana? Para salir de dudas, lo mejor es que tomemos asiento, llamemos al camarero y preguntemos qué hay para (comer) hoy.

Sigue leyendo

Asturias, paraíso natural de la honradez

Pocas veces nos hemos sentido tan abrumados por la generosidad, amabilidad, honradez y otras muchas cualidades hospitalarias que procesa un destino, una tierra. Todo eso elevado al cubo ha sido lo que hemos podido percibir durante nuestro último viaje por la Comarca Vaqueira, en el oeste de Asturias. Con Luarca y el concejo de Valdés como epicentro, nuestro roadtrip por la zona ha sobrepasado todas nuestras expectativas. Es más, se ha convertido en toda una escapada alternativa y memorable que perdurará mucho tiempo en nuestro recuerdo. A ello han contribuido muchas personas que inconscientemente, de forma totalmente altruista, nos han aportado consejos, nos han regalado y sacado sonrisas, y por encima de todo, nos han permitido vivir momentos muy especiales, sentirnos asturianos. ¿Tan honrados, tan buena gente son los asturianos?

San Feliz Asturias Fotos
Más feliz que una perdiz en la Asturias más rural 😀

Seguir leyendo

Welcome Global Travel Forum: 5 ideas fuerza en torno al “WE”

Ayer tuve la oportunidad de asistir a la segunda edición del evento Welcome Global Travel Forum. En esta no-conferencia sobre turismo, marketing e innovación celebrada en el BEC de Barakaldo, pude escuchar ponencias de todo tipo: Desde temas de branding, geolocalización, gestión de eventos y turismo activo, hasta quedadas de bloggers de viajes como el TBM. Como siempre, algunas más interesantes que otras, dependiendo mucho del ponente y de los tiempos que tenían para su slot.

Por supuesto, acercarme al Gran Bilbao siempre es una buena excusa excepcional oportunidad para saludar y charlar con buenos colegas y amigos de la industria del turismo. ¿Industria del qué?

Welcome Bilbao Turismo
Welcome, un espacio para aprender

Seguir leyendo Welcome Global Travel Forum: 5 ideas fuerza en torno al “WE”