Presa ibérica

Casa Padrino, genial bautizo gastronómico en la Sierra de Aracena

Si visitas una zona por primera vez y no tienes ni idea sobre dónde ir a comer, lo mejor es que te dejes guiar. Si este guiado te lo puede hacer un ‘local’, una persona de la zona, con claro conocimiento de causa, mejor que mejor. Y estando en la provincia de Huelva, buscando restaurantes para comer en la Sierra de Aracena, qué mejor que dejarnos aconsejar por un experto en la zona como Antonio Ruiz, del blog Naturaleza y Viajes.

Antonio sabe que nos gusta comer bien. Como él dice, somos de ‘pico fino’ :D. Entre los pueblos de la Sierra de Huelva que nos recomendó visitar, si nos quedaba de paso, nos recomendó bautizarnos comer en el restaurante Casa Padrino de Alájar. Dicho y hecho. Vístete para la ocasión, un vistazo rápido al espejo y corre, que ya sabemos dónde comer en Alájar. ¡Hoy nos vamos de bautizo, toca disfrutar de la gastronomía de la Sierra de Aracena!

Dónde comer setas en la Sierra de Aracena
Bodegón tradicional de pueblo

Tradición, cercanía y buen hacer en Alájar

Situado entre estrechas callejuelas, por fuera parece una casa normal. Es más, entras directamente a la zona de barra de una casa y taberna de pueblo de toda la vida. ¿Esto está oscuro o me lo parece a mí? Sí y no, es el contraste de venir de la calle, ya que la luz de fuera y el blanco impoluto de las casas hace que entres ‘sobrado’ de luz. Además, es una forma inteligente de mantener la casa, en este caso, restaurante, fresquito.

Adaptados ya a la luz ambiente, tomamos algo en la barra junto a unas clásicas aceitunas aliñás, y analizamos visualmente la decoración rústica: motivos de ganadería y herramientas de labranza, de todos los tipos inimaginables, se suceden en las paredes. ¡Esto da para un museo! Qué fresquito y qué bien se está aquí dentro tomando una cervecita, ¡ozú!

Bar de pueblo de montaña
No hay espacio para mucha más decoración

Siguiendo el adornado suelo de piedra de la entrada, subimos un par de escaleras. El camarero que nos atiende en barra nos da a elegir dónde queremos comer. Disponen de varias mesas en una zona resguardada en la terraza al aire libre que tienen.

Comedor en terraza tipo patio andaluz
Coqueto y distendido txoko

Es un txoko muy coqueto y distentido, con claro sabor andaluz, y las vistas desde el balcón de la terraza son muy agradables. Buen sitio para tomar el café o disfrutar de una buena copa.

Restaurantes con terraza o patio andaluz
Buen sitio para tomar una copa o cafecito, ¿no?

Decoración rústica de antigua casa de labranza

De todas formas, decidimos pasar al comedor interior, que tiene aire acondicionado. ¡Qué sorpresa, qué bonito! ¡Nos gustan este tipo de sitios! Rezuman autenticidad, es como trasladarse a otra época, al salón-cocina de una casa de hace medio siglo.

Cocina-Salón de antigua casa de labranza
Comedor tradicional pero muy coqueto

Absortos con los detalles y cuidada decoración, echamos un vistazo a la carta del restaurante Casa el Padrino. El camarero es muy atento, de los que se aplica e implica en el disfrute gastronómico de los comensales; nos trata de forma elegante y muy correcta; atento a los detalles, demuestra cercanía y eso invita a que le hagamos un montón de preguntas sobre qué carne elegir, qué vino de la zona nos recomienda para acompañar…. Da gusto encontrarse con camareros y con gente así. Lo poco que cuesta y lo mucho que aporta al comensal, La sensación de confort con la que comenzamos la gastroexperiencia es muy alto.

Decoración tradicional de comedor de restaurante
Sitio agradable y confortable

Estamos a finales de Junio, en Andalucía, detalles que no parecen importar a Izaro, que se toma un sopa de picadillo casera. Habiendo preguntado antes qué llevaba dicha sopa, la peque disfruta con una tradicional sopa realizada a base de caldo de cocido, con mucho sabor y cierto toque ‘vivo’, para nada picante, del picadillo. Sí, y con fideos. Sí, le encantan las sopas, y ésta le encantó especialmente. No fideos, no party.

Sopa de picadillo
Tradicional y casera

Vinos autóctonos de la Sierra de Aracena, más allá de la D.O. Condado de Huelva

Queremos acompañar la comida de un buen vino de la zona. Por el calor que hace fuera, apetece un vino blanco, pero con los segundos platos, quizás pega más un señor vino tinto, con cierto cuerpo. No estamos muy puestos en vinos de Huelva, pero buscando la novedad y la relación calidad-precio, sin irnos a vinos caros. Para ello, qué mejor que dejarnos guiar por la recomendación del camarero. Probamos ‘Bemoles‘, un vino tinto joven producido en Almonaster la Real, un pueblo de la zona.

Vino tinto Bemoles de la Bodega Cerro San Cristobal
Un señor vinazo, ¡con 15,5º de alcohol!

Lo produce la bodega Cerro San Cristobal, y es un vino que nos sorprende y emociona desde el minuto cero, justificando los 12€ que nos cobran la botella. Es un vino de interior, un vino de montaña, con cuerpo y graduación potente. Tiene nada más y nada menos que 15,5º! Eso no quita que se note la frescura de la fruta, no deja de ser un vino joven. A base de uva Syrah y Merlot principalmente, es un vino que degustaremos con emoción durante el resto de la comida.

Vinos del Condado de Huelva
¿A que no hay bemoles…?

Setas en la gastronomía de la Sierra de Aracena

O acompañamos este vino de algún plato consistente, o corremos el riesgo de tomarnos otra copa y quedarnos dormidos encima de la mesa. ¡Vamos a solucionarlo! Sabida y contrastada la afición e importancia de la recolección de setas en el Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, qué menos que probar la gastronomía basada en tan exquisito producto que nos brinda la naturaleza. Jamás hubiéramos pensado que en esta zona de la península le daban tanta importancia a las setas, pero lo cierto es que todos los restaurantes en la Sierra de Aracena ofrecen diversas opciones gastronómicas que tienen como producto base diferentes tipos de setas que se recogen en la zona.

Setas en la Sierra de Aracena
Ojo, esto es un boletus, nada que ver con los gurumelos o Amanita Ponderosa

Como buenos vascos, nos va mucho el tema de los perretxikos (nombre genérico que se utiliza en euskera para denominar a las setas), por lo que decidimos que hay que probar las setas de la zona. Difícil decidirse entre la Amanita Caesarea y la Amanita Ponderosa. La primera, conocida como ‘Gorringo’ en Euskadi, hemos tenido la ocasión de probarla en varias ocasiones. Es una seta exquisita, difícil de encontrar, pero que puntualmente tiene presencia en los montes de Euskadi. El camarero nos la recomienda, insiste en que es mucho más fina que la segunda. Sin embargo, nos llama la atención el nombre local por el que se conoce a la segunda: ‘Gurumelos‘. Es una especie de seta de calidad excelente de la que ya hemos oído hablar al padre de Laura, gran aficionado a este mundillo, pero siempre como una seta lejana, que no crece en nuestro entorno. Sin embargo, este último detalle y la foto en el móvil que nos enseña el camarero para explicarnos qué tipo de setas es, hace que nos decidamos por probar a comer los famosos gurumelos de la Sierra de Aracena.

Gurumelos o Amanita Ponderosa en la Sierra de Aracena
Un señor revuelto, de una señora seta

La ración de revuelto de gurumelos es muy generosa. Los trozos de gurumelos son grandes, hay buena y abundante materia prima. Lógicamente, Junio no es temporada, así que son gurumelos que tienen perfectamente conservados de la temporada anterior, que nos dicen fue excelente en cuanto a recolección. Es una seta que ofrece mucha carne, muy sabrosa, y que puede soltar cierta agua al ser cocinada. Sin duda, es una seta mucho más basta que su prima la Cesárea, y su sabor fuerte puede cansar. A mitad de plato, nos miramos y los dos sabemos que el revuelto de Cesárea hubiese estado mejor. Somos más de degustarla a la plancha, pero al César lo que es del César. Ha sido una decisión y “no acierto” nuestro, ahora ya podemos decir que hemos probado los gurumelos. Hay que probar la gastronomía de la zona, así se aprende.

Platos decorativos
An artesanía, gastronomía…Go local!

Con entrante contundente, pasamos a segundos platos, que tienen que ir en la línea, y deben estar a la altura del vino, que se va bebiendo a muy buen ritmo. Laura pide pista pisto y baila, gastronómicamente hablando, entre un platazo de verduras de la zona, bien cocinadas y ligadas. Es un pisto que no lleva huevo, con un sabor muy acentuado, probablemente debido al tomate, pimentón y alguna otra especia que lleva. Es un pisto con mucho carácter, muy potente si se toma como primer plato.

Pisto de verduras andaluz
Bien de tomate, pimentón y alguna especia

Platos de caza y carnes contundentes, con sabor autóctono

Los platos de carne y caza también son parte importante de la gastronomía de la Sierra de Aracena. Tienen una excelente carne de ternera en la zona, pero es evidente que teniendo el pueblo de Jabugo y la Dehesa de Extremadura a pocos kilómetros, la región es prolífica en la producción de derivados del santo cerdo ibérico de bellota. Blanco y en botella, agua presa ibérica estilo ‘Padrino’, nueva recomendación del camarero, que tiene que alucinar con nuestra indecisión y preguntas.

Teléfono Casa Padrino Alájar

Sublime, en sabor y en ración, la porción de presa ibérica que me sirven. Va adornada con una sutil loncha de jamón ibérico de bellota, patatas fritas caseras y se acompaña del juguillo natural que suelta la pieza de carne.

Presa de cerdo ibérico de bellota
Presa, jamón ibérico y patatas fritas, what else?

Al producto principal hay que dejarlo tranquilo. Saben cocinar este tipo de carnes en su punto, y se nota. Espectacular, es un plato que emociona y que marida a la perfección con el vino. Izaro también prueba y come a gusto una pequeña porción (detalle muy significativo) de este típico plato de carne que aquí bordan.

La emoción gastronómica nos lleva hasta el punto de pedir postre, aún estando bastante llenos. Una sencilla tarta de queso, infinitamente mejor en sabor que en primera apariencia, con excelente textura y mucha buena mano casera, redondea una magnífica experiencia gastronómica en el restaurante Casa Padrino.

Tarta de queso casera
Mucho mejor sabor que pinta

Es un sitio del que salimos muy pero que muy contentos. Era la primera gastroexperiencia de nuestro viaje a Portugal, y más allá de la comida, con excelente materia primera y buena mano, genial, destacamos el correctísimo y agradable servicio, con una atención personalizada, sincera y cercana, algo que hacía tiempo que no experimentábamos. Vamos, que no tengas dudas sobre dónde comer en Alájar, en la Sierra de Aracena.

Restaurantes en Alájar: Casa el Padrino
Una entrada a una casa y bar de pueblo de toda la vida

La magnífica elección del vino, casual y diferente, incluso emocionante, también ayudó; y por último, la cuidada y auténtica ambientación de la casa, bar y comedor, un sitio confortable del que nos acordaremos siempre, y que sin duda, recomendamos entre los restaurantes en Alájar. Eskerrik asko Antonio por ejercer de genial padrino, fue un bautizo gastronómico de gran altura.

Valoración @Lonifasiko: 4,5/5

Información práctica:

On egin!

Ah! No olvides que también puedes seguir nuestras aventuras a través de nuestros perfiles en Twitter, Facebook, Google+, Instagram y Pinterest. ¿Mucho estrés? Sí, nosotros también confiamos en que no aparezcan más redes sociales ;-).

Valora el artículo:

6 pensamientos sobre “Casa Padrino, genial bautizo gastronómico en la Sierra de Aracena”

    1. Hola Antonio! Como bien dices, menudo comienzo de viaje, tanto a nivel gastronómico como a nivel de visitas en la Sierra de Aracena. Y en gran medida, ¡gracias a ti! A nosotros también nos hubiera encantado compartir mesa con vosotros, en Alájar o en Huelva capital, donde fuera, pero al final, no dan los días y tiramos directos para Portugal :(. Estuvimos muy cerca, y de veras espero y deseo que pronto nos desvirtualicemos, que ya va siendo hora. Gracias de nuevo por todo, un fuerte abrazo, familia!

  1. ja,ja,ja…..le van a tener que pagar una comisión a Antonio…
    Yo también estuve allí recomendado por él y fue un acierto rotundo.
    Coincido con vosotros en el tema de los gurumelos; nos decidimos a probarlas por la misma razón que vosotros y personalmente debo decir que no me agradaron demasiado.
    Por lo demás, un solomillo de cerdo impresionante al igual que el conejo a las hierbas.
    Un acierto total.

    1. Aupa Aitor, ¡bienvenido al txoko! ¡Qué coincidencia! Tienes toda la razón del mundo, a Antonio le deberían dar comisión, o al menos, unos gurumelos a la plancha :). A nosotros no es que no nos agradasen, quizás la palabra es “decepción”, porque esperábamos algo similar en calidad, ligeramente inferior, a la Amanita Cesárea. En fin, como decíamos en el post, hay que probar de todo, que de todo se aprende. Eso si, la siguiente vez nos vamos de cabeza a por los “gorringos Padrino style” ;). Y ya que lo comentas, el conejo a las hierbas, si no está muy espaciado, también lo probaríamos gustosamente. Eskerrik asko por pasarte y por el comentario, nos leemoX!

  2. Hola como siempre un acierto tu blog. Debo decir que yo soy de vuestra forma del buen comer y beber y me encanta sienpre que salgo comer algo típico de la zona que voy. Saludos y enhorabuena por tu blog que siempre se aprenden cosas

    1. Hola Esther! Claro que sí, hay que probar la gastronomía, vino y resto de productos locales de los sitios que se visitan, es una forma de consumir y fomentar el desarrollo local de esta zona. Gracias por tus palabras y por tu comentario, saludoX!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!