Redescubriendo rincones de Euskadi en familia

La pasada semana fue corta para mucha gente de Euskadi, ya que al día festivo del 25 de Julio, se le unió que en muchas empresas la gente hizo ‘puente’ el viernes 26, con el maravilloso resultado de un acueducto de 4 días de fiesta que viene de perlas por estas fechas, más si el tiempo acompaña.

Era una excelente ocasión para escaparse y realizar algún nuevo Lonitrip, pero una cita personal ineludible el viernes y el andar mirando opciones de alojamiento en Francia muy a última hora, demasiado a última hora para ser más exactos, nos hizo finalmente desistir en la búsqueda y arrojar la toalla. De todas formas, a pesar del bajón inicial y de la progresiva asunción del intento frustrado de escapada de última hora, intentamos buscarle la parte positiva al asunto, y en un alarde culinario-viajero de darle la vuelta a la tortilla, nos planteamos el ‘¿Y si nos quedamos aquí en Eibar los 4 días, pero salimos todos los días por los alrededores a pasar el día en plan excursión, volviendo a nuestro nido a última hora de la tarde?’

Puerto de Ondarroa, en la Costa de Bizkaia
‘Txalupa’ saliendo del puerto pesquero de Ondarroa, en plena Costa Vasca

Sinceramente, tras poner en práctica de nuevo durante estos cuatro días el método MECED (Método de las Escapadas Cercanas y Excursiones de Día – patent pending), hablábamos ayer domingo a la noche entre nosotros, y coincidíamos en lo bien que nos lo habíamos pasado durante este puente. Había sido diferente sí, no habíamos conocido ningún txoko ‘requetenuevo‘ que te deja boquiabierto, pero todos y cada uno de los cuatro días de fiesta hemos hecho alguna excursión con algún detalle que nos ha dejado un muy buen sabor de boca.

Euskadi y sus famosos pintxos, esas pequeñas deliciosas creaciones gastronómicas

Euskadi y sus famosos pintxos, esas pequeñas deliciosas creaciones gastronómicas

He aquí un pequeño resumen visual (en formato Storify) de lo que ha dado de sí este puente y sus correspondientes excursiones, que de forma resumida vienen a ser: Un día de playa en la costa vizcaína, en Ondarroa para más señas, visitas a las capitales de Gipuzkoa y de Bizkaia, Donostia y Bilbao respectivamente, y por último, un día de campo viendo una Ironman de triatlón cerca de Vitoria-Gasteiz.

Y tras recorrer en forma de historieta nuestro humilde y tranquilo tour en familia redescubriendo y mirando con otros ojos ciertas zonas de Euskadi ya conocidas, aquí listo brevemente 15 (y podían ser más) sencillas razones de esa felicidad viajera que hemos experimentado durante  4 días de #slowfamilytravel por Euskadi:

  1. Volver a pisar la playa de Arrigorri en Ondarroa, una playa a la que hace más de 10 años que no pisábamos. Sí, no me preguntéis por qué, pero así es.
  2. Disfrutar de la exquisita gastronomía vasca en formato de gastroexperiencias  variadas, desde ir de pintxos a comer ‘en plan bien‘.
  3. Darse cuenta de que la parte vieja de Donostia-San Sebastián y el casco viejo de Bilbao comparten infinitas similitudes.
  4. Encontrarte por sorpresa en un parte infantil bilbaíno con Natalia @Turiskopio y familia, y departir alegremente sobre próximos viajes en familia y nuevo proyectos.
  5. Aprovechar para hacer alguna comprita en el Casco Viejo bilbaíno, apurando los últimos días de rebajas.
  6. Pasear sin rumbo fijo por la Parte Vieja donostiarra, buscando un restaurante  donde poder comer tranquilos, y al dormirse la niña, decidir finalmente comer unos pintxos que nos supieron a gloria foodie bendita.
  7. Comprarle a nuestra hija su primera bicicleta.
  8. Aprender a encajar dos sopapos de campeonato por sentarnos cual guiris a tomar y picar algo en las mismísimas Plaza de la Constitución donostiarra y Plaza Nueva de Bilbao. Eso sí, estuvimos sentados a gusto, muy a gusto.
  9. Estando en Ondarroa, catar el txakoli de la localidad tomando un vino antes de comer, y durante la comida, que te saquen txakoli de Getaria :).
  10. Ver lo bien preparado que está el Pantano de Vitoria (Landa, Garaio, etc.) para pasar un día al aire libre en plena naturaleza, en un entorno verde idílico que además te da la opción de bañarte en las diferentes playas habilitadas. Por algo ha sido Vitoria-Gasteiz Green Capital durante el año 2012.
  11. Verificar una vez más que Eibar está situada en un punto clave de Euskadi, en un nudo de comunicaciones estratégico, a mitad de camino entre Bilbao, Donostia y Vitoria.
  12. Rodearte de tu cuadrilla y disfrutar de un gran día en el campo, barbacoa incluida, animando a un buen colega que ha tenido los webs de correr una Ironman. Zorionak Iker!
  13. Fiarte del sabio consejo sobre dónde comer de esa señora mayor que pone su toalla a 20 centímetros de la tuya cuando hay playa de sobra para toda La Rioja.
  14. Ver que tu hija ha disfrutado como una enana de los cuatro nuevos parques infantiles que ha conocido este puente, uno en cada sitio que hemos visitado cada día.
  15. Volver a sentir ese orgullo de ser vasco y percibir de primera mano que nuestra tierra, Euskadi, es una tierra llena de contrastes aderezada con un peculiar toque de similitud y autenticidad vasca que lo impregna todo; una mezcla y tierra que tiene todos los ingredientes para cautivar no sólo a los viajeros y turistas que vienen de fuera, sino también para volver a enamorar a sus propios paisanos.

Ya dan para historias y razones cuatro simples días que nos tuvimos que quedar de forma accidental e inesperada por aquí, ¿no creéis? Sí, somos conscientes de que a muchos viajeros les pueden parecer razones y conclusiones obvias, banales y simples, pero muy importantes cuando vives y viajas en familia, y qué decir ahora en época de crisis, cuando el turismo de cercanía, por la actual coyuntura económica, está experimentando un auge sin igual. En fin, simplemente hemos querido mostrar y argumentar lo sencillo que es a veces viajar, viajar cerca de casa, sin tener que irse para ello hasta Costa Rica, que aunque nos gustaría, no siempre se puede.

Paseo entre Ondarroa y la playa de Saturraran, en la comarca de Debabarrena

Paseo entre Ondarroa y la playa de Saturraran, en la comarca de Debabarrena

Cada vez estamos más convencidos de que la distancia no lo es todo, es cuestión de ver la parte positiva, diferente o novedosa de cualquier pequeño viaje, escapada o excursión de día que hagamos; y nos queda claro que siempre hay sitios que descubrir o redescubrir a nuestro alrededor, sitios que a veces obviamos y están más cerca de lo que nos imaginamos; lugares a los que muchas veces basta con acudir en otro instante de tiempo, etapa de tu vida y aprenderlos a mirar desde otra perspectiva (en familia, de más adulto, con una cámara réflex…). As simple as that.

¿Qué opináis de esta pequeña historia accidental convertida en reflexión personal viajera que nos ha dado por comentar hoy aquí? ¿Sois más de viajes o de escapadas? Cuando por la razón que sea el plan de viaje no sale y finalmente toca quedarse en casa, ¿qué soléis hacer, lamentaros y encerraros o intentar darle la vuelta a la situación con otro tipo de viajes más cercanos? Quiero pensar que está claro que…Always look on the bright side of life…’ ;-).

SaludoX!

Valora el artículo:

10 pensamientos sobre “Redescubriendo rincones de Euskadi en familia”

    1. Buenas Anna! Me alegra leer tu comentario y comprobar que hay más gente que piensa como yo: no sólo hay que viajar a miles de kilómetros de distancia para conocer sitios nuevos, también es importante descubrir los que tenemos cerca, muy cerca, donde a veces uno se encuentra sorpresas muy agradables. Gracias por comentar y compartir tu visión al respecto, saludoX!

    1. Pues sí Marta, tenemos orgullo y pasión por nuestra tierra per sé, pero cuando realizas unas excursiones cercanas y redescubres de nuevo rincones de Euskadi a los que hacía tiempo que ibas, ese simple hecho, hace que se te hinche todavía más el pecho :). Un abrazo Marta!

  1. Y para los vascos que no lo tenemos siempre tan cerca, eskerrik asko Lonifasiko por recordarnos los pequeños detalles que hacen que nuestra tierra sea especial.

    1. Eskerrik asko Ane por tu comentario. Que sepas que hace mucha ilusión que una euskaldun que no siempre puede estar en Euskadi nos haga ese comentario, es todo un honor. Es más, esto nos anima a seguir escribiendo sobre Euskadi para haceros llegar telemáticamente trocitos de esta tierra, para que de vez en cuando, viajéis y volváis virtualmente a muchos de los maravillosos txokos que tenemos en Euskal Herria. Ondo segi!

  2. Pues para quedaros cerca de casita, sacásteis jugo al máximo de cada segundo 🙂 Nosotros también somos muy de MECED (nos ha encantado la expresión XD), si alguna vez venís por Madrid contad con nosotros para ver cositas que no se suelen visitar en los alrededores ^^ Un abrazo enorme!

    1. Sí, a pesar de viajar a otro ritmo, hay que exprimir el limón viajero a tope :), y saliendo todos los días de excursión a algún sitio diferente, al final siempre se visitan, se conocen y se redescubren txokos chulos, ya que en Euskadi, las distancias no son muy grandes. Gracias por el comentario y por la invitación madrileña pareja, un abrazote!

    1. Buenas María, me alegra oir eso! Sí, Donosti cautiva a todos y cada uno de los que la visitan. Como decía la canción: “San Sebastian tiene cosas…que no tiene el mundo entero…tiene playa, tiene Igeldo…y el mejor barrio costero…’ :). Gracias por el comentario y saludoX!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!