Castillo de Bled sobre el acantilado

Castillo de Bled: el castillo más antiguo y mediático de Eslovenia

Tras pasar una entretenida mañana en la garganta de Vintgar, volvemos en coche a Bled, en un agradable recorrido que no llega a los 15 minutos. Aviso para navegantes: aparcar en Bled, cerca de la orilla del lago, es una auténtica odisea; además, es una odisea cara, ya que todos los aparcamientos son de pago, tipo OTA/ORA. ¿Qué hicimos nosotros? Tras internarnos en una zona residencial por estrechas carreteras, con todo el morro del mundo, metimos el coche en un pequeño terreno habilitado para aparcamiento frente a una casa particular, en una zona donde no parecía haber mucho movimiento. Y tan panchos. La verdad es que no nos pasó nada, ni multas, ni la policía ni el dueño de la casa parecieron enfadarse. Puede tener que ver que era Junio, quizás en Julio y Agosto, la situación todavía es más complicada y cara, que ya es decir.

Caminamos hacia la orilla del lago Bled, dominada en todo momento bajo la mirada del castillo de Bled, ‘El Castillo’. ¿Subimos?

Castillo de Bled sobre el acantilado
El castillo se eleva 130 metros sobre el lago Bled

En esta zona, quizás la más turística del lago Bled, no está permitido el baño, pero claro, cualquiera le dice a Izaro que no se puede meter al agua. Finalmente, como en otras tantas ocasiones, tenemos que idear una solución que satisfaga a ambas partes, sin saltarnos la pertinente normativa eslovena. Así, cambiamos el baño por meter un poco los pies y dar de comer a cisnes y patos que se nos acercan.

Es una zona muy tranquila, con un pequeño paseo asfaltado que va bordeando el lago, entre árboles. El agua del lago, vista desde cerca, es más oscura, no se ve tan turquesa. Aprovechamos para sentarnos en un banco y comer unos bocadillos que habíamos preparado desde el apartamento. Un lujazo comer en el lago Bled con esta vistas.

Tranquilidad en la orilla del lago Bled
Aguas turquesas rodeadas de flores y vegetación

Visitar el castillo de Bled

Desde aquí, mediante un paseo de 10-15 minutos, por un camino asfaltado, serpenteante y empinado, es posible subir caminando hasta la base del castillo de Bled. Parece que no, pero hay cierto desnivel, ya que el castillo se eleva 130 metros sobre el lago Bled, encaramado en lo alto de un poderoso acantilado .

En nuestro caso, la peque está cansada y no nos apetece cargar con ella y con la sillita hasta arriba, por lo que decidimos subir al castillo de Bled en coche. Las indicaciones para llegar, como era de esperar, son muy claras. La carretera asciende por una colina urbanizada, y tras acceder a un valle , hay que coger un desvío a mano izquierda. Alí es donde la carretera emprende una corta pero dura subida hasta la base del castillo, donde el aparcamiento es gratuito.

Acceso a la entrada del Castillo de Bled
Suelo empedrado. La taquilla está más arriba.

Desde allí, vista la altura y magnitud de las paredes, uno se da cuenta de la grandeza de este castillo del siglo XI. Accedemos por un empinado camino adoquinado hasta las taquillas, toca pagar el consabido peaje. Las entradas para visitar el castillo de Bled cuestan 9 € para los adultos, nos pareció bastante cara. La peque, con 3 años por aquel entonces, no tiene que pagar.

Subida hacia la entrada del Castillo de Bled
Empinada y adoquinada subida

Cruzamos la puerta que da acceso al patio inferior del castillo. En seguida se percibe que este castillo es muy turístico. Según entras a mano izquierda, una cafetería con una amplia terraza que viene a ocupar más de la mitad del mencionado patio. No sé qué costará tomarse un café o una cerveza aquí, pero os aseguramos que será más caro que en ningún otro sitio.

Bar terraza en el patio inferior del castillo de Bled
Terraceo histórico con vistas

La terraza da hacia un pequeño muro que actúa como primer mirador. Al loro con los peques de la casa, porque este muro no tiene protección, y la caída, es de las que no la cuentas, ¡ni en el blog! Ya desde aquí, las primeras vistas sobre el lago y sobre la zona de la orilla más turística del mismo, son espectaculares.

Vistas panorámicas sobre la ciudad de Bled
La orilla más turística del lago Bled

Hacia la derecha, la panorámica es distinta, menos urbanizada, pero no menos espectacular.

Balconada sobre el lago Bled
Paisajes naturales inspiradores

Sin embargo, ésta no es la mejor vista. Para ello, hay que subir por unas escaleras y acceder, por decirlo de alguna manera, al segundo piso del castillo. Estamos en el patio principal del castillo de Bled. Suelo empedrado, edificios de aire medieval y tejados rojizos impolutos que nos recuerdan a Dubrovnik rodean este espacio abierto. Está todo muy cuidado, renovado y reformado, saben que el castillo de Bled es uno de los atractivos turísticos más importantes de Eslovenia.

Patio superior del castillo de Bled
El castillo cuenta con numerosas reformas, ¡parece nuevo!

Realmente, el castillo en sí mismo, analizado desde el punto de vista de su arquitectura e historia, y vistas las recientes remodelaciones turísticas que ha sufrido, no es una auténtica maravilla. No dudamos que en su día fuera una obra faraónica, especialmente debido a su peculiar emplazamiento y consiguiente difícil construcción, pero queremos decir que hay castillos en Eslovenia mucho más espectaculares. ¿Que qué tiene el castillo de Bled , qué lo hace tan conocido y visitado?

Lago de Bled con su inconfundible isla
Las estampas idílicas existen

Las fuentes escritas dicen que el castillo de Bled es el castillo más antiguo de Eslovenia, constando mención en el año 1011. De todas formas, es el lago que está a sus pies, ni más ni menos que el lago Bled quien le confiere la fama mundial al castillo.



Booking.com

Cuenta con una ubicación estratégica en lo alto de un impresionante risco, con un acantilado que se asoma vertiginosamente sobre las aguas turquesas del lago Bled. Ésa es su gran baza turística. Y es que todo lo que baña y toca el lago Bled, se convierte en oro (turístico). Lo podéis comprobar en el siguiente vídeo casero:

Contemplar estas magníficas vistas cuesta 9 €, ¿merece la pena? En realidad, la entrada incluye también la visita al museo etnográfico ubicado dentro de uno de los edificios contiguos al patio. El museo cuenta la historia y evolución de los asentamientos, tribus y civilizaciones que han poblado la zona del lago Bled, desde hace miles de años hasta los días más recientes.

Isla del lago Bled
Bonita cárcel, ¿no?

No hay visita guiada como tal, el visitante va de sala en sala leyendo, en inglés, aquello que más le interese o llame la atención. Si te gusta la historia y el mundo de las civilizaciones e imperios, hay datos históricos interesantes y sorprendentes. Sin embargo, lo que más llama la atención son las figuras, muy logradas, que representan a las tribus y diferentes civilizaciones, con sus vestimentas originales.

Guerrero bárdulo en el museo etnográfico
Figuras realistas

Este museo, que pretende resaltar de alguna forma los valores, historia y cultura de Eslovenia, tiene además un espacio dedicado a la geología, especialmente importante en la zona.

Espacio de geología del museo del Castillo de Bled
Fósil marino encontrado en el Monte Triglav

Realmente, no es un museo para niños, o al menos eso pensó Izaro, que prefirió volver al patio principal a jugar, o a imaginarse su siguiente baño en las frías aguas del lago Bled.

Visitar castillo de Bled con niños
Panorámicas que invitan a soñar

Al lado del museo hay una pequeña capilla de estilo gótico, con posteriores adiciones de estilo barroco, que si bien tiene algunos frescos ilusionistas, no está nada explicado ni da pie a la interpretación. Vamos, que sacar una foto y poco más, nada comparable a los murales y frescos de la iglesia del lago Bohinj.

Frescos en el interior de la capilla del Castillo de Bled
Frescos en la capilla de estilo gótico

Sí, también está, como no, la típica tienda de souvenirs. Abandonamos el patio superior del castillo por la otra entrada, no sin antes subir a la parte más alta de la muralla por unas estrechas y empinadas escaleras. Es la zona más vertical y olvidada de la fortaleza defensiva que en su día fue el castillo, ya que no da hacia el lago.

Zona defensiva del castillo de Bled
Paredes verticales y almenas para defender un castillo

Salimos del castillo, con la sensación de haber visitado un castillo mediático y turístico, que a día de hoy tienen un mínimo rastro y maquillaje de castillo histórico.

Curiosa ventana del castillo de Bled
¿Una ventana de origen vasco?

La construcción y fortaleza tiene su historia, pero queda reducida a una mínima parte si se compara con otros castillos de Eslovenia. Contribuyen a ello el omnipresente lago y la balconada hacia sus aguas turquesas, y la imagen comercial de Eslovenia que se proyecta a nivel turístico hacia el exterior. ¡Incluso comprobamos que el castillo de Bled alberga en su interior una bodega de vino!

Bodega y vino del castillo de Bled
¿Vino acastillado?

Resumiremos nuestra visita al castillo de Bled diciendo que es un ‘must’ si visitas Eslovenia, una de las atracciones turísticas más visitadas de Eslovenia. Sin embargo, aparte de la estratégica ubicación y vistas sobre el lago e isla, el castillo en sí , a pesar de sus torres tan características, decepciona un poco, no es la panacea viajera. Además, el precio de la entrada al castillo de Bled, 9 € persona, nos parece excesivamente caro. ¡Como para ir con niños adultos!

Castillo de Bled desde la orilla del lago Bled
Allá a lo lejos, se alza majestuoso…

Ya en el aparcamiento, habiendo conocido y recorrido únicamente una parte de la orilla del lago, se nos ocurre bordear el lago Bled en coche hasta llegar a una zona de ‘playa’, con la intención de darnos un rápido chapuzón. Estas preciadas zonas de playa donde está permitido el baño tienen ‘truco’, y son auténticas trampas viajeras, incluso en Junio, ya que no hay sitio para aparcar for free, y nos querían cobrar 5 € por aparcar, fuese el tiempo que fuese. Otra opción era dejar el coche a las bravas en la cuneta o subido a algún terraplén algo lejos del ‘areas de esparcimiento’, pero nuestro sentido común nos llevó a negociar con el vigilante del parking que sólo queríamos sacar unas fotos, nada más.

Zona de baño en el lago Bled
Castillo, lago e isla, el orden es lo de menos

Fotos rápidas donde las haya, porque se pone a jarrear una tormenta de las buenas, así que nos quedamos sin el prometido baño en la orilla de nuestro apartamento, para disgusto de Izaro. Bueno, al menos conoció el castillo más antiguo y emblemático de Eslovenia. Mirándolo así, no es mal canje, ¿no?

Lluvia torrencial sobre el lago Bled
Cortina de agua que apenas deja ver la isla del lago Bled

Información práctica:

    • Alojamiento en Bled
    • Vuelos baratos a Eslovenia (Liubliana)
    • Cupón descuento de 35 € en Airbnb (si es tu primera vez)
    • Contrata tu seguro de viaje desde aquí.
    • Guía de viaje de Eslovenia de Lonely Planet
    • Precio entradas en taquillas: 9 € los adultos, 4,5 € los niños hasta 14 años. Entrada gratuita para los niños menores de 4 años. Por cada 2 entradas de adultos, un niño entra de forma gratuita. Hay tornos para control de acceso.
    • El castillo está abierto todo el año. Consultar horarios, aquí.
    • El castillo no es accesible con silla de ruedas o cochecito/sillita para niños; especialmente el acceso al patio superior, que se realiza a través de escaleras.
    • Hay un bar-restaurante en el patio inferior del castillo. Desconocemos los precios, aunque dada la ubicación, es probable que sean muy altos.
    • El acceso más habitual al castillo se realiza desde la orilla turística y deportiva del lago Bled.
      • Hay un acceso a pie desde la base del lago, con un camino de subida moderada.
      • Es posible acceder en coche por la parte trasera del castillo. El estacionamiento de coches en el parking de la base del castillo es gratuito.
    • Excursión realizada en Junio del 2014, durante nuestro viaje de 18 días por Eslovenia
    • Mapa con la ubicación del castillo de Bled

Saludos!

Ah! No olvides que también puedes seguir nuestras aventuras a través de nuestros perfiles en Twitter, Facebook, Google+, Instagram y Pinterest. ¿Mucho estrés? Sí, nosotros también confiamos en que no aparezcan más redes sociales ;-).

Valora el artículo:

4 pensamientos sobre “Castillo de Bled: el castillo más antiguo y mediático de Eslovenia”

  1. Kaixo family!! Hace 3 años estuve en Eslovenia y nos acercamos hasta el lago Bled. Un amigo se empeñó en subir andando hasta el castillo (en pleno mes de diciembre y con una niebla monumental) y al llegar nos dijeron el precio de la entrada y nos dimos la vuelta. Era el final del viaje y estaba tiesos. Así que después de leer este post puedo dormir tranquila. Lo he visto por dentro y me he ahorrado 9 euros!!! Saludos

    1. Aupa Miryam! Sinceramente, si además dices que había mucha niebla, para no ver nada desde arriba, que es lo que realmente merece la pena, te confirmamos que hicisteis bien, muy bien :). Es una visita ‘must’, quizás la más conocida de Eslovenia, pero el lago y las vistas sobre él eclipsan al castillo de Bled, es lo que hay. Eskerrik asko por el comentario, ondo segi!

  2. Enhorabuena por el post! Nos ha servido de mucha ayuda. Nosotros también viajamos por el mundo y comentamos nuestras experiencias en aventuraglobal.blogspot.com

    1. Hola Belén! Muchas gracias, nos alegra leer que el artículo sobre la visita al castillo de Bled os ha sido de ayuda. De eso se trata :). Acabo de echar un vistazo en vuestro blog, ¡vaya caña le metéis a los vídeos, qué artistas! Nos leemos, gracias de nuevo y saludos!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!