Pelotari por un día en Euskadi

Pelotari por un día en el Gernika Jai Alai, el mejor frontón del mundo

Este fin de semana he podido vivir una de las experiencias viajeras más auténticas de mis últimos viajes y escapadas. ¿Creéis que me he tenido que ir muy lejos para ello, a algún país exótico? No, más bien todo lo contrario, ya que no he tenido que recorrer más de 40 kilómetros para vivir una experiencia de turismo activo que aúna deporte y tradición; una experiencia que te zambulle en la cultura e idiosincrasia de una región, ahondando en sus tradiciones, costumbres y valores; directamente, sin rodeos, hoy hablamos de una experiencia de las que marcan a un viajero, de las que dejan huella, para siempre. ¿Quieres aprender a jugar a cesta punta, convertirte en “puntista” o pelotari por un día en Gernika?

Cesta punta en el frontón Jai Alai de Gernika
Cestas en el frontón Jai Alai de Gernika

Guiados por Itxaso, una chica muy maja de la oficina de turismo de Gernika-Lumo, recorremos una de las calles principales de la ciudad de Gernika hasta dar en la acera derecha con una entrada a un edificio de paredes altas, de cemento. El edificio no es que diga mucho por fuera, quizás únicamente se salva un escudo que tiene en un lateral, en el que mucha gente no se fija. ¿Sabéis adónde nos dirigimos?

Escultura exterior en el frontón Jai Alai de Gernika
Escultura exterior en el frontón Jai Alai de Gernika

La catedral de la cesta punta

¿Qué es, y qué representa este edificio? Es el mítico frontón Jai Alai, un edificio muy importante en Gernika, pero sobre todo, un edificio que lo es todo para el deporte y mundo de la cesta punta, a nivel mundial. Cruzamos la entrada y junto a las escaleras que dan acceso al primer patio de butacas asientos del frontón, nos reciben dos hombres muy campechanos, con claras raíces y acento euskaldun. La sorpresa viene cuando Itxaso, nos presenta a uno de ellos, Gonzalo Beaskoetxea, como ex puntista profesional, campeón del mundo y medalla de oro olímpica de cesta punta, ¡toma esa! Le acompaña Edorta, que es quien estará con nosotros durante toda la visita, un crack que le pega muy bien a la cesta punta, y que está inmerso también en el mundo digital, dando a conocer las bondades de este frontón con tanta solera.

Gonzalo Beaskoetxea, campeón del mundo de cesta punta
Gonzalo Beaskoetxea y Edorta, dos anfitriones de lujo durante la visita

Gonzalo empieza a comentar una serie de datos curiosos sobre el frontón Jai Alai: fue construído por el arquitecto Secundino Zuazo, su construcción duró apenas un año, y su inauguración se produjo en 1963. Gonzalo no se corta en afirmar que el frontón Jai Alai de Gernika es considerado el mejor frontón del mundo, habiendo sido reconocido como monumento hace tan sólo dos años. Argumenta tal afirmación diciendo que ‘la pelota en el Jai Alai de Gernika habla, el sonido de la pelota al pegar contra el frontis de piedra, aquí, es diferente‘. ¿Una bilbainada a la gernikesa, para tanto será?

Subimos las escaleras con ansias de comprobarlo, y la primera sorpresa viene al observar un recinto grande, más grande de lo que todos esperábamos.

Cancha del frontón Jai Alai de Gernika
Las dimensiones del frontón Jai Alai de Gernika impresionan

La cancha tiene 58 metros de largo, 14 cuadros para disfrute y pique entre pelotaris y un aforo máximo de 1500 espectadores, con una altura hasta el techo que no me atrevo ni a estimar. Sí que es grande sí, e impresiona aún más viéndolo con todos esos asientos para el público vacíos, y con el continuo sonido de la pelota pegando contra la pared, ya que había gente entrenando.

Cómo es por dentro el frontón Jai Alai de Gernika
Infinidad de asientos se agolpan en el frontón Jai Alai de Gernika

Deporte internacional, proyección de la imagen de Euskadi

Tras quedar prendados de ese contraste del color naranja de las localidades con el color de las paredes del frontón, bien protegido por una enorme red, seguimos escuchando boquiabiertos las palabras de los dos anfitriones, que hacen hincapié en la importancia que tuvo este frontón en la proyección internacional de la cesta punta más allá  de Euskadi. Así es, fueron muchos los puntistas, así se llama a los pelotaris que juegan a cesta punta, que viendo la oportunidad de sus vidas, emigraron a países como EEUU, Cuba, México, Argentina, Filipinas, Macao, Indonesia (¿a que sí Gildo Kardorana?), etc., donde desarrollaron parte de su carrera deportiva profesional, algunos con más éxito que otros. De aquella oleada de exportación de deportistas vascos que engatusó a estrellas de cine, políticos e incluso a mafiosos como Al Capone, no queda prácticamente nada, si bien en algunas zonas, por ejemplo en Miami (Florida), todavía se conserva la tradición y práctica de este deporte, aún siendo un deporte muy minoritario.

Con la mirada perdida en aquellos buenos tiempos, nos invitan a bajar hasta la primera fila de las localidades, donde ya podemos ver, tocar y sentir los instrumentos y herramientas que forman parte del histórico juego vasco de la cesta punta.

Jugar a cesta punta en el frontón Jai Alai de Gernika
Aficionados a la cesta punta entrenando en el Jai Alai de Gernika

Aprender a jugar a cesta punta

A pesar de que pueda parecer un deporte que requiere de mucha fuerza, que también, especialmente en el caso de los zagueros, Gonzalo afirma que la cesta punta es ‘una danza, un baile acompasado de movimientos‘ que el pelotari debe realizar con su cuerpo, desde que recoge la pelota en la cesta hasta que la lanza y devuelve contra la pared. Nunca se me hubiera pasado por la cabeza tal afirmación, pero apreciando detenidamente cómo juega la gente que está entrenando, si te das cuenta de que este juego está en realidad formado por varios pequeños movimientos naturales y acompasados, que dan sentido a una especie de pieza deportiva y musical.

El 'baile y movimiento acompasados' de la cesta punta
‘Brazo bien extendido’, una de las lecciones aprendidas durante la visita

Edorta aparece a continuación con un cesto en el que trae varias pelotas de cesta punta, en diferentes estados de concepción. ¿Sabéis cuánto cuesta una pelota de cesta punta, que se sigue haciendo 100% de manera artesanal? Cuesta ciento y pico euros. A diferencia de las pelotas que se utilizan para jugar en la modalidad de pelota a mano, éstas llevan un núcleo de piedra, y luego se le van añadiendo capas de diferentes materiales, hasta completarlas normalmente con dos capas de cuero entrelazadas. Ahí reside el secreto del sonido que se emite cuando la pelota de cesta punta, proyectada a más de 300 kilómetros hora, pega contra la pared, es el sonido de la piedra contra la piedra, un chasquido muy característico que varía mucho de frontón a frontón, y que en el Jai Alai de Gernika, es único.

Pelotas de cesta punta
Cestaño de pelotas de cesta punta

La confección de la pelota es un proceso artesanal donde los haya, un proceso muy lento que requiere de muchos años de experiencia. Nos hacen entender que no es trivial fabricar una pelota de cesta punta, ya que hay que ir rellenando y envolviendo la pelota tira a tira, esperando a que se sequen ciertas partes antes de continuar, vigilando que queden bien pegadas antes de poner la siguiente capa, etc. Es tan artesano y virtuoso el proceso, que las pelotas, después de un partido de profesionales, normalmente han de descansar, no ser utilizadas, durante 3 meses para recuperar sus propiedades. Incluso a muchas, tras el meneo del partido, hay que cambiarles el recubrimiento de cuero que llevan, ya que se deterioran bastante.

‘¡Entonces que valdrá la cesta!’ ha podido pensar más de uno llegados a este punto. Pues sí, una cesta estándar ronda los 650 euros. No es una broma económica, es un deporte duro y sacrificado que requiere de material mimado por experimentadas manos artesanas, de ahí su elevado precio, pero también su singularidad y autenticidad. Las cestas que se utilizan en la actualidad no son las que se utilizan al principio de los tiempos, han ido sufriendo ligeras modificaciones con feedback e ideas creativas venidas desde distintos lugares del mundo, por ejemplo desde Brasil, donde le dieron a la cesta esa forma de hoz, con un mayor fondo.

Herramienta para jugar a cesta punta
Cesta de mimbre en forma de hoz, la herramienta principal para jugar a cesta punta

Nos explican que la cesta es de mimbre, y más o menos estándar, con alguna pequeña diferencia entre la que llevan los zagueros y los delanteros, pero mínima. Lo que cambia y es personalizado es el guante de cuero acoplado a la cesta, donde el pelotari introduce la mano para sujetar y dirigir el movimiento de la herramienta. Antes de que Gonzalo acabase de contarnos esto, yo ya he cogido una cesta y me la estoy colocando my way, pero en seguida me doy cuenta de que mi manaza es pelín grande para la cesta elegida al azar, esto me pasa por ser un impaciente. tras despedirnos del ex campeón del mundo de cesta punta, ahí que viene el amigo Edorta al rescate, atándome la cesta bien (‘¡ños, esto va apretaíto!‘) y retándonos a salir a la cancha a vivir la experiencia de ser pelotari por un día. Goazen!

Pelotari por un dia en el frontón Jai Alai de Gernika
Entrar en la cancha del frontón Jai Alai de Gernika impone, mucho

Pelotari de cesta punta o “puntista” por un día

Edorta empieza explicándonos al grupo que más que el antebrazo, brazo, y hombro, la clave de la cesta punta está es la muñeca, ahí es donde cada uno muestra su toque diferencial, su cariño y habilidad para hacer tanto ante sus adversarios en la cancha. Efectivamente, nos lo demuestra cogiendo una de las pelotas de goma (nada de utilizar las verdaderas pelotas de cuero, que implicaría ponerse casco), introduciéndola en la cesta y haciendo un rápido giro de 180 grados con la muñeca, cuando comprobamos cómo la pelota sigue en la cesta y no cae al suelo.

Pelotari por un día en el frontón Jai Alai de Gernika
Postureo pelotari en el frontón Jai Alai de Gernika

¿Magia? No, experiencia, pero todos los alumnos aventajados conseguimos hacer ese movimiento tras unos intentos. ‘¡Qué buenos somos!‘ Lo siguiente es explicar la postura del cuerpo y del brazo para lanzar bien la pelota contra la pared, todo ello acompañado de un movimiento acompasado muy garrulo, normal en principiantes como nosotros. Las primeras pelotas van donde no queremos que vayan; abajo, arriba, a la izquierda, rozan a tu compañero…, pero poco a poco, vamos quitando ciertos vicios que tenemos y alguna que otra pelota empieza a entrar en el frontis.

Clases de cesta punta en el frontón Jai Alai de Gernika
Es imprescindible atender a los sabios consejos de un experto

Con la primera técnica dominada, nos calentamos y nos aventuramos con el revés, que fuera bromas, a algunos nos parece más fácil que el lanzamiento estándar, y eso que nuestro movimiento de revés a dos manos es también muy ortopédico. Creyendo saber de todo, pasamos a practicar el saque desde el cuadro 4 2, coger la pelota al primer bote, e incluso ensayamos la dejada antológica en el txoko o el mítico ‘dos paredes‘ que ni el mismísimo Félix en sus buenos tiempos.

Practicar deporte de la cesta punta
Dándole de revés en cesta punta

Se ve de todo: ‘Kales‘ o pelotas que no entran en la cesta, pelotas de compañeros que pasan muy cerca tuyo, pelotaris a los que se les sueltan los cordones de las zapatilla, otros que tienen una mano ocupada con la cesta y llevan el móvil o la cámara en la otra, saques que nunca llegaron al frontis…, os aseguro que anécdotas y risas hubo para dar, tomar, regalar…, y comentar.

Charla animada a pie de cancha
Charla animada a pie de cancha

Anécdotas e historia del frontón Jai Alai de Gernika

Nos advirtieron desde el principio que la práctica de este deporte ‘engancha’, y sinceramente, aunque estuvimos poco más de media hora haciendo el gamba, sí puedo decir que experimentas esa sensación de que poco a poco lo vas haciendo mejor, y claro, te vas motivando y quieres lanzar la pelota más alto, más fuerte, capturarla de aire, de revés, sacarla desde el rebote, etc.

Cancha del frontón Jai Alai de Gernika
Cuadros traseros de la cancha del frontón Jai Alai de Gernika

Fuera bromas, unos cuantos de nosotros terminamos sudando como pollos, y a puntito estuvimos de montar un partido de parejas a modo de pique entre catalanes (ojo que Quique y Daniel no lo hacen nada mal) y vascos (Raimundo et moi), con apuesta (gastronómica) de por medio, ¡faltaría más!

Algo cansados ya, abandonamos la cancha y nos sentamos en primera fila, donde la conversación con Edorta, un excelente maisu para puntistas torpes como nosotros, fluye y fluye.

Anécdotas e historia del frontón Jai Alai de Gernika
Mil anécdotas e historias sobre la cesta punta salpican la visita

Con la tontería, se nos ha hecho tarde, y para terminar, nos enseñan la zona de oficinas, donde pudimos ver el antiguo marcador del frontón, un trozo del antiguo frontis original del frontón Jai Alai, y multitud de trofeos, fotos y camisetas, rojas y azules en su mayoría, de muchos puntistas de todos los tiempos.

Antiguo marcador del frontón Jai Alai de Gernika
Antiguo marcador del frontón Jai Alai de Gernika

Otro tema que nos llamó la atención en esta zona: ¿Os acordáis lo que he comentado sobre las pelotas, que ‘descansaban’ después de los partidos? Es cierto, y encima ‘duermen’ en cubículos anexos, cada una debidamente identificada, juntas pero no revueltas.

Pelotas de cesta punta 'descansando' eb el frontón Jai Alai de Gernika
Pelotas de cesta punta ‘descansando’ para su siguiente compromiso profesional

Y así termina la ‘Experiencia Jai Alai de Gernika‘, con todos los integrantes del grupo muy contentos de haber podido enfundarnos una cesta y sentirnos pelotaris por una hora. Es una experiencia única que se la recomiendo a todo el mundo, tanto a gente que viene de fuera a visitar Euskadi, como a gente que se acerca a pasar el día a la zona de Gernika y la costa de Bizkaia. Es una actividad ideal para realizarla con amigos, y también en familia con niños no muy pequeños, a los que seguro que les entra el gusanillo de practicar este deporte.

Raíces, deportes rurales y cultura vasca

Hay que resaltar que este deporte autóctono y vasco a más no poder está un poco de capa caída, viviendo un declive preocupante en los últimos años, sobreviviendo como puede, pero confiemos en que próximamente haya buenas noticias y se le dé un impulso a todos los niveles, tanto a nivel profesional como a nivel turístico, ya que la cesta punta forma parte de las raíces y cultura vasca, y este tipo de cosas que nos hacen tan diferentes, no las debemos perder, es parte de nuestra identidad y hay que conservarla y potenciarla. Ojalá veamos pronto los asientos del Jai Alai de Gernika llenos de gente disfrutando de un espectáculo único en el mundo.

Jugar a cesta punta en el frontón Jai Alai de Gernika
Es difícil pasar el cuadro 7 en el frontón Jai Alai de Gernika

Puedo aseguraros que el Jai Alai de Gernika tiene magia, y si Edorta y Gonzalo, Gonzalo y Edorta, entre otros muchos pelotaris profesionales, afirman que el Jai Alai es el mejor frontón del mundo, señal de que es el mejor frontón del mundo, y punto pelota, pelota de cesta punta.

Ah! Se me olvidaba comentar que si te motivas mucho durante esta corta sesión y das muchos pelotazos, cada vez más fuerte, es más que probable que en los 2-3 días posteriores tengas agujetas en la muñeca y en músculos de la parte trasera del brazo que no sabías ni que tenías. De todas formas, son agujetas agradecidas, ya que es el pequeño precio que hay que pagar por aprender a jugar a cesta punta. Que todo sea por obtener el honorífico título de ‘pelotari de cesta punta por un día‘. No iba a ser todo de color de rosa, ¿no?

¿Qué os ha parecido la experiencia de conocer las entrañas y raíces de este deporte, de sentiros pelotaris, puntistas por un día? ¿Os va este tipo de turismo experiencial, en el que vives en primera persona lo que estás visitando, un destino, una actividad?


Gracias a BizkaiaCostaVasca por darnos la oportunidad de vivir esta maravillosa y auténtica experiencia. Eskerrik asko bihotz-bihotzetik Gonzalo, Edorta, Itxaso, Janire, Endika, Libe eta Iñaki, sekulako esperientzia izan da!


Información práctica:

  • Se recomienda llevar calzado y ropa cómoda
  • Dirección: Carlos Gangoiti 14, Gernika-Lumo (Bizkaia)
  • Datos de la visita:
    • Horario: Sábados a las 11 a.m.
    • Duración: Aproximadamente 1 hora
    • Precio/persona: 5€
    • Telefóno para reservar la visita: 658 750 627
  • Información adicional sobre la ‘Experiencia Jai Alai’
  • Existe otra visita guiada más completa, para grupos más grandes, que incluye la disputa de un partido real entre profesionales, con apuestas, etc.
  • Qué ver y hacer en Gernika

SaludoX!

Valora el artículo:

8 pensamientos sobre “Pelotari por un día en el Gernika Jai Alai, el mejor frontón del mundo”

    1. Para repaso, el que me podrías dar tú Gildo, tanto a nivel de post como en la propia cancha :). Que sepas que a todos los que estuvimos nos hubiera hecho mucha ilusión tenerte a nuestro lado en el frontón, hubieras sido un maisu de cesta punta excepcional, nos hubiera venido de perlas para aprender a ajustar mejor las dejadas ene l ‘txoko’, que íbamos por buen camino. Gracias por el comentario Gildo, un honor verte por aquí, y más aún en este post en concreto, ondo segi!

    1. Eskerrik asko zuei Itxaso, kriston esperientzia politxa izan zan, ta halaxe, aditiborik gabe, kontatu dot blogean. Segi horren ondo lanean, laster arte bai!

    1. El honor es nuestro, por poder pisar la cancha del mejor frontón del mundo, por conocer su historia y anécdotas, y por haber tenido dos maixus de cesta punta como la copa de un pino. Zorionak egiten dozuen lan bikainarengatik, ea zesta puntak aurrera jarraitzen daben urte askoz, eskerrik asko ta laster arte!

    1. Hola Antonio! Pues sí, estoy seguro de que hubieras disfrutado como un enano de esta actividad, deporte y tradición tan peculiar y característica de Euskadi, de la que estamos muy orgullosos, y que espero se conserve durante muchos años. Para la siguiente visita, ahora ya sabes que puedes vivir esta experiencia de sentirte pelotari de cesta punta por un día, o por los que quieras, en el frontón Jai Alai de Gernika :). Un abrazo!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!