Tossa de Mar y su recinto medieval amurallado de Vila Vella, una joya única en la Costa Brava

Yo era de los que erróneamente asociaba el nombre de Tossa de Mar a turismo extranjero joven en busca de despiporre y juerga salvaje en primer lugar, y sol y playa en segundo y último lugar. Sí, es lo que tiene estar cerca de la canibalizada localidad de Lloret de Mar, un hecho inevitable que propiciaba que indocumentados como yo, asociáramos esta bonita y antigua villa de pescadores al turismo compulsivo de fiesta y más fiesta, para luego dormir la mona todo el día en la playa.

Lo bueno de este tipo de errores es que te puedes resarcir de ellos bien fácil. Lo único que hay que hacer es pasar una jornada en familia por esta villa gerundense, y luego, extraer las consiguientes conclusiones, hablar con propiedad vamos. Y es lo que hicimos precisamente en Agosto del 2012, cuando desde Blanes, fuimos en coche a pasar el día a Tossa de Mar, también conocida como la antigua villa romana de Turissa.

Qué ver en Tossa de Mar
Vistas sobre la Torre del Codolar y la localidad de Tossa de Mar

Para ser Agosto, la habitualmente difícil tarea de aparcar bien y de forma gratuita en la Costa Brava, fue relativamente sencilla. Había tiempo, por lo que si bien algo en las afueras, conseguimos aparcar de forma gratuita algo más allá de la estación de autobuses de la localidad. Justo a la vuelta de la esquina de dicho edificio, se puede encontrar la oficina de turismo de la localidad, donde conviene realizar el habitual aprovisionamiento de mapa de la localidad, así como escuchar qué ver en Tossa de Mar en clave slowfamilytravel. Desde allí, en un paseo de no más de 10 minutos, es posible acceder ya a las callejuelas principales que conducen tanto al casco histórico de la localidad como a la playa.

Lo dicho, mapa en mano, sin comerlo ni beberlo, tras girar inconscientemente en varias bifurcaciones, fuimos a dar con la iglesia parroquial de Sant Vicent, el principal templo cristiano de la localidad, de origen barroco, construido en sustitución de la iglesia que antaño albergó la parte vieja de la villa, de la que hablaremos a continuación.

Iglesia Parroquial de San Vicente, en Tossa de Mar

Iglesia Parroquial de San Vicente, en Tossa de Mar

Siguiendo el sentido común que otorga el poder de un mapa y un buen sentido de la orientación, en cuestión de minutos nos plantamos en la zona más pintoresca de la localidad, una serie de callejuelas empedradas que huyen y serpentean a la vera de la imponente Vila Vella (Vieja Ciudad), recinto amurallado que fue declarado en 1931 Monumento Histórico-Artístico Nacional, y que es el único testigo de población medieval fortificada que existe en toda la costa catalana, ahí es nada.

Calles del casco histórico a la vera de las murallas de Vila Vella

Calles del casco histórico a la vera de las murallas de Vila Vella

El simple hecho de callejear por sus calles ya nos dio la sensación de que esta villa escondía algo especial, no era el típico pueblo que ha crecido de forma desorganizada para atraer cuantos más turistas mejor, algo bastante habitual en otras zonas costeras artificiales del Mediterráneo.

Calles empedradas y escaleras en el casco histórico de Tossa de Mar

Calles empedradas y escaleras en el casco histórico de Tossa de Mar

Estrecha callejuela en el casco histórico de Tossa de Mar

Estrecha callejuela en el casco histórico de Tossa de Mar

La calle que circula paralela a la muralla conduce a un pequeño alto en el exterior del recinto, una explanada que hace las veces de acceso y mirador sobre la coqueta cala Es Codolar. Lógicamente, sus pequeñas dimensiones hacen que en época estival esté masificada, pero sin duda, es una cala cuya belleza y la transparencia de las aguas nos sorprendió, ya que no esperábamos encontrar tal pequeño paraíso en Tossa de Mar.

Cala Es Codolar

Cala Es Codolar, frente a la torre del mismo nombre

A mano izquierda del mirador, una pequeña puerta de entrada, de las de tener que agacharse y combatir la lumbalgia, conduce al interior de la Vila Vella.

Pequeña puerta de acceso lateral al recinto amurallado de Vila Vella

Pequeña puerta de acceso lateral al recinto amurallado de Vila Vella

Cala Es Codolar desde el interior de la muralla

Cala Es Codolar desde el interior de la muralla

Ya en el interior, y antes de subirse y dar una vuelta por el perímetro de la muralla, recomiendo para aquellos que quieran obtener buenas fotografías, emprender un empinado ascenso por un marcado sendero que sale ladera arriba, parcialmente habilitado con vallas a madera. Las panorámicas sobre la cala y Tossa de Mar al fondo según se va ganando altura son muy chulas, pero hay que andarse un poco con ojo con la pendiente y posibles resbalones, especialmente al descender. Más tarde caería que dicho sendero, de haberlo seguido, conduce hasta el faro que ejerce de punto más alto de la Vila Vella, en el cabo de Tossa, punto del que hablaremos en este post.

Cala Es Codolar desde las alturas

Cala Es Codolar desde las alturas

De vuelta del escarceo senderista made in Lonifasiko, como decíamos, lo recomendable es encaramarse a la muralla, cuyo acceso es gratuito, por las empinadas escaleras en las inmediaciones de la Torre Codolar y patear su perímetro, de torre en torre, cual miembro de la guardia medieval que la custodiaba en su época. Aunque no lo parezca, la muralla tiene su altura, lo que hace que el paseo esté amenizado el primer lugar con buenas vistas sobre el caserío de la villa, y a posteriori, con las vistas hacia el mar y la playa, ya que la muralla circula paralela a un extremo de la bahía de Tossa.

Escaleras de acceso a la muralla de Vila Vella

Escaleras de acceso a la muralla de Vila Vella

Recorrido por el perímetro de la muralla de Vila Vella

Recorrido por el perímetro de la muralla de Vila Vella

La bahía de Tossa de Mar vista desde la muralla de Vila Vella

La bahía de Tossa de Mar vista desde la muralla de Vila Vella

El interior de la Vila Vella no es muy grande, pero sus estrechas calles empedradas, saltándose todas las normas de las mejores escuelas de urbanismo y accesibilidad, siempre deja algún toque pintoresco entre viviendas y tiendas de souvenirs.

Callejuelas empedradas de Vila Vella, una invitación a sacar la vena artista

Callejuelas empedradas de Vila Vella, una invitación a sacar la vena artista

Salgo de la muralla al encuentro de la family, que por razones obvias, con un cochecito de bebé, no ha podido encaramarse a lo alto de la muralla. Descendemos la calle que conduce hasta la playa, y allí, seguimos a mano derecha el curso natural del paseo, que asciende con buen piso paralelo a la muralla, obteniendo unas tentadoras vistas sobre la principal playa de Tossa de Mar, que tiene forma de perfecta concha.

Playa principal de Tossa de Mar

Playa principal de Tossa de Mar

El camino, sorteando improvisados miradores sobre el azul Mediterráneo, prosigue su ascenso a través de varias divertidas curvas de herradura, y pasa bajo un pequeño arco, que custodia la entrada en la parte alta de la Vila Vella.

Camino que asciende desde la playa hacia Vila Vella y el Faro de Tossa

Camino que asciende desde la playa hacia Vila Vella y el Faro de Tossa

El cañón y la torre principal de Vila Vella vigilan la bahía de Tossa de Mar

El cañón y la torre principal de Vila Vella vigilan la bahía de Tossa de Mar

Seguimos el ascenso hasta pasar al lado de las ruinas de la antigua iglesia gótica de Sant Vicenç, y ya allí, obviando el camino, me vuelvo a marcar un pequeño ultra-trail que me sitúa en 5 minutos en el Faro de Tossa, el eterno guardián del cabo de mismo nombre, que ejerce de punto más alto de la Vila Vella. Según piso la explanada sobre la que se asienta el faro, que además es museo, descubro que un trenecito de turistas asciende hasta este punto cómodamente, pero apelando a mi orgullo montañero vasco y secándome el sudor de mi frente, supero tal varapalo sin mayor ataque de ansiedad :).

Ruinas de la iglesia gótica de Sant VIncent

Ruinas de la iglesia gótica de Sant VIncent

El faro en sí es un edificio de planta cuadrada bastante normalito, cuya torre no tiene mucha altura, la suficiente para sobresalir sobre la vegetación que corona esta cima y dar luz a los pobres barquitos que hace años no disponían de GPS ni de otras nuevas tecnologías.

Faro de Tossa de Mar

Faro de Tossa de Mar

En realidad, el atractivo del faro reside hoy en día en su museo y en las vistas que ofrece el mirador sobre el acantilado que cae hacia la inmensidad celeste del Mare Nostrum.

Vistas desde la bahía de Tossa de Mar

Vistas desde la bahía de Tossa de Mar

Ya de vuelta, como el resto de personas normales, hago el recorrido inverso para salir de la Vila Vella y volver a la zona de playa. Tras tantear varios restaurantes de primera línea de playa y otros tantos de los pegados a la muralla, comemos un menú especial en el Restaurante Can Pini, todo un acierto, espero hablar de dicha gastroexperiencia en breve.

La sobremesa es larga, pero con casi toda la parte histórica e importante de Tossa de Mar visitada, decidimos acabar el día relajados en la playa de la localidad. Claro, esto exige ir al coche a por el bañador y el resto de bártulos de playa, tarea para la que me ofrezco voluntario…a cambio de una visita express a la villa romana dels Ametllers, que es una de las villas rurales romanas más importantes de la provincia romana Tarraconense, todavía en fase de excavación, queda de paso camino al coche y .

Las ruinas romanas y un sol de justicia de Agosto a primera hora de la tarde no son buenas compañeras, es por ello que decido visitar alone in the sun esas ruinas que datan del periodo comprendido entre el siglo I a.C. y el siglo VI d.C. Bajo un calor sofocante, dando buena cuenta de la camiseta que ya había sudado en el ultra trail faro de Tossa, visito esta excavación al aire libre que exhibe de forma gratuita, los restos romanos encontrados a principios del siglo XX.

Parte baja de la villa romana dels Ametllers

Parte baja de la villa romana dels Ametllers

Es una excavación a dos niveles, siendo el primer nivel o piso el de menor importancia histórica, el que se sitúa a ras de calle, donde se pueden observar antiguos compartimentos de la parte rural de la villa. Subiendo por un sendero no accesible parcialmente habilitado con maderitas que ejercen de escalones, se sube al segundo terrazo de la excavación, la parte urbana de la villa, donde la historia cambia por completo. Habilitado mediante un recorrido guiado con paneles informativos y pasarelas metálicas, el visitante va haciéndose una idea de la importancia que tuvo esta villa romana, que disponía de un amplio jardín y termas, y lo más llamativo, preciosos mosaicos en el suelo de diferentes estancias.

Restos parciales de mosaico en la villa romana dels Ametllers en Tossa de Mar

Restos parciales de mosaico en la villa romana dels Ametllers en Tossa de Mar

Mosaico en la villa romana dels Ametllers en Tossa de Mar

Mosaico en la villa romana dels Ametllers en Tossa de Mar

Supongo que como ocurre con otras muchas excavaciones de antiguos asentamientos romanos de la costa catalana, si nueva financiación lo permitiera, todavía habría mucho por descubrir y estudiar en esta excavación en curso, pero a día de hoy, el estado de esta excavación en la que no cobran entrada, es el que es. Llaman la atención del visitante los diferentes mosaicos en el suelo, pero por lo demás, la excavación, para el turista medio no entendido en Historia, es bastante normalita. Hay que significar que los restos originales encontrados en las excavaciones están en el Museo Municipal de Tossa, sito en la Torre del Codolar de la Vila Vella, en el que si no me equivoco, sí que hay que pagar entrada.

Con otra excavación romana más en la mochila viajera, pago el tributo de acarrear los enseres playeros y sin estrategia ni ingeniería playera que valga, nos acomodamos como podemos en el extremo oeste de la playa de Tossa de Mar, bajo la atenta mirada de una de las tres torres cilíndricas de la Vila Vella. Es en esta esquina, donde entre rocas, suele haber muchas familias con niños pequeños, ya que se forma una especie de piscina natural, protegida del oleaje y en la que no cubre mucho, ideal para pegarse un bañito seguro con los críos.

Zona de baño ideal para niños en la playa de Tossa de Mar

Zona de baño ideal para niños en la playa de Tossa de Mar

Al margen del plan ‘chapuzón familiar’, si dispones de gafas y tubo para hacer snorkel, bucear toda esa zona perimetral de las rocas que rodean el ascenso a la Vila Vella es muy recomendable, ya que muy cerca de la playa es posible ver ya distintas variedades de peces. Sí, ‘aunque parezca mentira…me pongo colorada…’ al ver sorprendente fauna marina tan cerca de una playa tan turística, cosas extraordinarias que sólo ocurren en la Costa Brava. Una intensa sesión de snorkel, varios chapuzones con la peque y diferentes sesiones de ‘tú me das cremita, yo te doy cremita…’ para combatir los poderosos rayos de sol completan una tarde de agradable digestión de gastroexperiencia en la playa.

Y así acaba esta nueva y memorable jornada en la que los integrantes del txoko aprendieron a mirar Tossa de Mar con otros ojos. Quitado el ‘San Benito‘ de ciudad masificada de turismo de sol y playa extranjero, el resumen es que quedamos impresionados con las dimensiones y el buen estado de conservación de la Vila Vella, con el ambiente y ajetreo de las estrechas callejuelas de su coqueto casco histórico, con el descubrimiento de la cala Es Codolar, con un muy buen sabor de boca del sitio en el que comimos, y por último, con la excavación romana del siglo I a.C. que tiene unos mosaicos muy chulos. En fin, una excursión de día muy completa para ir en familia, que te hará disfrutar de una jornada que siempre podrás terminar como nosotros lo hicimos, disfrutando de otro de los atractivos per sé de Tossa de Mar, que no es otro que su estupenda playa. Es un sitio que nos sorprendió muy gratamente, una jornada de la que guardamos muy buenos recuerdos, y que recomendamos a aquellos que visitan la zona, ya que Tossa de Mar todavía conserva parte de su esencia histórica, tradicional y marinera, a diferencia de su vecina Lloret de Mar, y eso se nota, a veinte mil leguas de viaje submarino.

¿Es ésta la idea de Tossa de Mar que teníais todos en la cabeza, o vuestra percepción desde fuera, sin conocer esta villa de la Costa Brava, era tan errónea como la mía? Sea como fuere, espero aportar con este post mi granito de arena para que Tossa de Mar sea conocida por sus encantos históricos y culturales, más allá del turismo de sol y playa tan habitual por esos lares.

SaludoX!

Valora el artículo:

14 pensamientos sobre “Tossa de Mar y su recinto medieval amurallado de Vila Vella, una joya única en la Costa Brava”

    1. Buenas María! Toda la Costa Brava es una pasada, y aunque la gente se centra especialmente en visitar y hablar maravillas de la parte más al Norte, donde están pueblos como Cadaqués, cap de Creus, Roses, Ampuries, L’Escala, Tamariu, Begur, etc., esta parte más al sur, empezando por Blanes, inicio oficial de la Costa Brava, tiene su encanto como comentas. Aparte de sol y playa, hay pueblos interesantes por la zona, y desde luego Tossa de Mar es uno de ellos, porque con su Vila Vella como estandarte, lo tiene todo para seducir al visitante. Gracias por estar ahí, saludoX!

  1. Hola!! Justo estoy buscando información para un trabajo de Patrimonio arqueológico en Cataluña y acabo entrando a tu blog…no sé si te acuerdas de mi, pero coincidimos en el TBMCatsur!! jaja Me ha hecho ilusión esta coincidencia y no podía dejarlo pasar sin comentarte la entrada!! Unnn saludo!! :**

    1. Hola Alexandra! Me acordaba de tu nick y de tu blog del TBMCatSur, aunque admito que hasta entrar en la sección “Sobre mí” de tu blog, físicamente no te “ubicaba”, sorry pero soy un desastre con estos temas :). Me sorprende, ojo, gratamente, que hayas aterrizado en mi blog buscando información sobre patrimonio arqueológico en Cataluña, a ver si voy a ser, sin querer, un crack en SEO arqueológico xD. No, ahora en serio, no creo que mi humilde post sobre Tossa de Mar te aporte mucho en ese sentido de cara a tu trabajo, pero bueno, está claro que Tossa, con su recinto amuralllado de Vila Vella, y con las ruinas romanas de Els Ametllers, tiene una buena base de patrimonio arqueológico, como toda la costa catalana. Mucha suerte con ese trabajo, y me alegro un montón de haber coincidido por aquí de nuevo, quizás en el próximo TBM nos volvamos a ver. Un abrazo!

    1. Hola Ferdinand! Sinceramente, no te podemos contestar porque desconocemos totalmente lo que comentas que ha pasado. No somos de allí y sólo hemos estado en Tossa de Mar en una ocasión. Gracias por pasarte por el blog y dejar tu opinión al respecto, saludoX!

  2. Hola Miguel !,..Gracias por tu respuesta,..Pues si, ya he averiguado, el proyecto está en pie y promete cambiar la vida de Tossa de Mar en 380%.—será algo grandioso y de primer nivel,..es de lo que me enteré…
    Saludos !!

    1. Hola Ferninand! Aunque desconocemos los detalles del proyecto que mencionas, esperamos que si el proyecto marcha hacia adelante, traiga cosas buenas para Tossa de Mar; para sus habitantes, para los visitantes, para la economía local y de la zona…, pero siempre, preservando valores tradicionales y sin alterar el ecosistema natural, cultural e histórico de la villa. SaludoX!

  3. Me ha encantado el comentario que has hecho de Tossa de Mar, pocos vascos se acercan por aquí, este verano solo me encontré con una pareja de Donosti en el Castillo como yo le llamo. Me explico:
    Soy de Barcelona, pero mi padre y abuelo son de Bilbao y de los mejores pelotaris de pala, mi abuela catalana se casó con el vasco y se fue a tener un montón de hijos a Bilbao, Vedia, etc, jajaja, total que soy medio vasca y medio catalana y el destino me mandó hace tres años a vivir a mi pueblo favorito de la Costa Brava ( hay muchos ) es decir a mi Tossa de Mar, me dieron plaza fija en correos (aprobé las oposiciones en el 2009) y nada menos que soy la cartera del casco antiguo y Vila Vella. Todo lo que cuentas es cierto y eso en pleno Agosto, pero todo el año es precioso porque tiene un clima fantástico, eso sí desde Octubre hasta Abril queda todo cerrado y voy sola repartiendo con mi carrito a los habitantes mayores de toda la vida. Como que soy una viciosa de la lectura y en especial de Historia, tengo toda la documentación posible, las casas más antiguas, la gente, y más de mil fotos antiguas del pueblo.
    Os explico por que digo que voy al Castillo a repartir, puesto que vive gente en todo el recinto todo el año, y es que hubo un pequeño Castillo con fortaleza dónde hoy esta el Faro, sobre sus ruinas lo construyeron a principios de 1900, ese Castillo lo construyo el Abad de Ripoll en 1300 aproximadamente y a raíz de ello, la Iglesia y luego se amuralló en el siglo XV y XVI, por los piratas.
    Hay mucha historia, pero lo importante es que la gente sepa que este pueblo tiene un encanto especial y nada que ver con los otros de la Costa Brava, la razón es sencilla, hay tres carreteras para llegar aquí, y todo son de “curvas”, así que la juventud no está muy interesada y por eso nuestro turismo es familiar.
    Por cierto en Can Pini se como genial, pero yo los voy probando todos y hay más, y de todos los precios.
    Si alguien se anima a venir, ya me veréis por la calle y como que mi profesión durante 30 años antes de ser cartera ha sido el Turismo, pues me encanta informar a todos los extranjeros y españoles que me preguntan.

    Saludos cordiales de Mentxu Aboitiz

    1. Hola Mentxu! ¿En serio que se acercan pocos vascos a Tossa de Mar? Nunca lo hubiera dicho, aunque sí es verdad que en general, la gente de Euskadi ha solido tirar más por la zona de Tarragona (Salou, Cambrils, etc.) y la parte norte de la Costa Brava, por ejemplo Roses y alrededores. Es más, yo de pequeño iba con mis aitas a Roses, los primeros años, y más tarde, a Cambrils. Ya ves, un clasicazo :).

      Por cierto, bonita historia la de tu familia a caballo entre Euskadi y Cataluña, interesante combinación. Y nos alegramos de que hayas terminado encontrando tu sitio, laboral y personal, en una localidad tan curiosa y bonita como Tossa de Mar.

      Genial tu aporte de información sobre el antiguo castillo, un lujo contar con esa información de primera mano. Que sepas que si visitamos de nuevo Tossa, nos encantaría que fueses nuestra guía, para conocer más a fondo la historia de la Vila Vella, y por supuesto, ver fotografías antiguas del lugar, ¡qué lujo! Ah, como somos de buen comer, también nos dejaríamos aconsejar sobre dónde comer ;-).

      Mil gracias por este pedazo de comentario Mentxu. Un fuerte abrazo desde Euskadi!

  4. Hola soy de BCN pero tengo segunda residència en TOSSA me encanta que se descubra esta localidad puesto que es una maravilla en respecto al hotel de gran lujo y el puerto deportivo si no estoy mal informado está todo parado y espero que siga así pues como muy bien dice mucha gente “LO BUENO DE TOSSA ES QUE NO HA CAMBIADO NI SE HA DEJADO PROSTITUIR POR LA ESPECULACIÓN”

    1. Hola Pedro! Gracias por tu comentario. Coincidimos contigo en que Tossa es muy diferente a otras localidades de la Costa Brava, y ésa sea quizás su clave para diferenciarse, ahí reside su encanto. No conocemos ese proyecto del que se habla en otros comentarios de este artículo, pero si desde luego no es un proyecto que sea beneficioso para todos, conservando la esencia y siendo sostenible con el entorno, esperamos que siga paralizado, poniendo freno a la especulación costera. Gracias por la información actualizada y por comentar. SaludoX!

  5. Muy buen post!!!! Me he permitido la licencia de compartirlo en el Face del negocio que regento. Muchas Gracias!!!!

    1. Muchas gracias joravibo, faltaría más! Es más, encantados de que lo hagas, ¡muchas gracias a ti!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!