Pasai Donibane, sabor marinero en la bocana del puerto de Pasajes

A los pies del monte Jaizkibel, un entramado de casas asentadas en la parte oriental de la bahía de Pasaia (Pasajes en castellano) conforman lo que se conoce como Pasai Donibane (Pasajes San Juan en castellano), uno de los cuatro barrios o distritos que se agrupan bajo el municipio de Pasaia.

Si bien los barrios de Trintxerpe y Pasai Antxo se asocian muchas veces con Donostia, al ser una prolongación de la misma, Pasai Donibane y su vecina y hermana Pasai San Pedro, eterna rival si hablamos de remo, son los núcleos que la gente más rápidamente asocia con Pasaia y con su enorme puerto, el primero de Gipuzkoa, y el segundo de Euskadi tras el de Bilbao, ojito al dato.

Históricamente, el origen del pueblo es pesquero, y si bien a día de hoy, se sigue manteniendo bastante actividad en torno a la pesca, no es nada comparado con lo que fue años atrás. De todas formas, ese humilde origen confiere a Pasai Donibane ese aire tan especial que destilan los pequeños pueblos marineros: calles estrechas, empedradas, callejones y pasadizos, estrechas escaleras, fachadas y balcones de colores llamativos, iglesias a las que encomendarse antes de salir a la mar…todo eso, y más, lo tiene Pasai Donibane, por cuyas calles da gusto pasear para sumergirse en ese ambiente con tanto sabor a mar, Cantábrico por supuesto.

Estampa de Pasai Donibane y bocana del puerto de Pasaia-Pasajes

Estampa de Pasai Donibane y bocana del puerto de Pasaia-Pasajes

La propia actividad industrial del puerto de Pasajes, la forma en la que avanza la sociedad, las ciudades y sus gentes, el estado de bienestar y el way of life al que nos hemos (mal) acostumbrado, junto al paulatino abandono de la actividad de la pesca por parte de los jóvenes, han hecho que Pasai Donibane sea una zona que ha tenido que adaptarse a contrarreloj a este nuevo tiempo; y lo está sabiendo hacer realmente bien, ya que a diferencia de otras zonas bastante degradadas muy próximas a la actividad industrial del puerto, en Pasai Donibane se han creado nuevos espacios urbanos, y están sabiendo reorientar su camino, y negocio, hacia el sector servicios, con el atractivo turístico como un arma importante.

Espacio recovertido con vistas al puerto de Pasaia

Espacio recovertido con vistas al puerto de Pasaia

A la hora de visitar Pasai Donibane, la recomendación para llegar, en coche, al punto de inicio de esta excursión es la siguiente: atravesar Lezo y su posterior zona industrial, entrar en la parte nueva de Pasai Donibane, y desde allí, seguir por carretera las indicaciones de ‘casco histórico’, hasta topar con una explanada de reciente rehabilitación, moderna, que da hacia el puerto, con una rotonda y un aparcamiento bastante majo. Ésta es una buena zona para dejar el coche, y si bien (creo que es de pago y) suele estar muy solicitada, tirando con el coche por alguna calle que sube hacia arriba, tarde o temprano siempre se encuentra algún hueco, nosotros así aparcamos.

Es un buen punto de partida porque justo a partir de aquí da comienzo el casco histórico, el verdadero corazón y razón de ser de Pasai Donibane, zona a la que a través de una política muy acertada, sólo pueden acceder vehículos de residentes, por lo que caminar por ella sin coches de por medio, es una gozada. La misma entrada al casco histórico es por defecto bastante característica, presidida por una antigua y espigada chimenea industrial que se ha decidido mantener como reliquia, curioso.

Antigua chimenea industrial, entrada al casco histórico de Pasai Donibane

Antigua chimenea industrial, entrada al casco histórico de Pasai Donibane

Desde allí, la calle principal que vertebra todo el casco histórico, serpentea entre casas de piedra, algún que otro escudo y piso empedrado; estrecha y sombría, pasa varios túneles y pasadizos, parece como si fuera discurriendo por un mundo subterráneo en busca de rayos de luz y recodos de agua.

Pasadizo y calle principal del casco histórico de Pasai Donibane

Pasadizo y calle principal del casco histórico de Pasai Donibane

Escaleras y callejones estrechos en el casco histórico de Pasai Donibane

Escaleras y callejones estrechos en el casco histórico de Pasai Donibane

'Corrocones' en la bahía de Pasaia, un tipo de pez habitual en rías y puertos

‘Corrocones’ en la bahía de Pasaia, un tipo de pez habitual en rías y puertos

Como no podía ser meno, la iglesia, que como no podía ser de otra manera, está edificada en honor a San Juan Bautista, más que patrón de la localidad, se las arregla e ingenia para superar en altura a todo el caserío del casco histórico y absorber los preciados rayos de sol para calentar su colosal fachada decorada con vidriera circular y coronada por doble campanario.

Iglesia parroquial de San Juan Bautista

Iglesia parroquial de San Juan Bautista

Tras ese interesante y misterioso discurrir, la calle desemboca en la plaza principal del casco histórico, una zona rectangular, parcialmente porticada, que mira con descaro hacia la ría, hacia la vecina orilla de Pasai San Pedro. Restaurantes y bares con animadas terrazas, y casas de fachadas multicolor confieren a esta plaza de un ambiente singular que la convierte en el punto neurálgico de la localidad, quizás también el más pintoresco y conocido.

Terrazas en plaza de Pasai Donibane - Pasajes San Juan

Terrazas en plaza de Pasai Donibane – Pasajes San Juan

Detalles de casa marinera típica en Pasai Donibane

Detalles de casa marinera típica en Pasai Donibane

A ello también contribuye el pequeño embarcadero al que se accede desde esta plaza, donde una pequeña barcaza, en cuestión de  2 minutos, y por el módico precio de 0,60€, te traslada de una orilla a otra de la ría, desde el corazón de Pasai Donibane al pequeño puerto pesquero de Pasai San Pedro.

Barcaza que cruza de Pasai Donibane a Pasai San Pedro

Barcaza que cruza de Pasai Donibane a Pasai San Pedro

Aunque parezca mentira, esta opción de transporte está muy bien ideada, y es muy utilizada, porque la alternativa para cruzar la ría, es utilizar el coche, pero para ello, hay que rodear toda la bahía y puerto de Pasaia, lo que significa más de 7 kilómetros de trayecto por carretera pasando Lezo, Pasai Antxo, Trintxerpe y finalmente Pasai San Pedro, y a decir verdad, si no conoces la zona o tienes GPS, tienes una alta probabilidad de perderte y acabar en Catalunya.

Caminando ya de la plaza hacia el mar, tras sortear una luminosa iglesia en honor al Santo Cristo de Bonanza, comienza el paseo que nos lleva hasta la bocana del puerto de Pasaia, obviamente por su orilla oriental, paseo que se conoce como Paseo de Bonanza. ¿Será porque nos guía hacia el bien, hacia algo mejor, hacia la buena suerte? Probablemente…, lo comprobamos en seguida.

'Txalupa' o barca en el paseo de la bocana del puerto de Pasaia

‘Txalupa’ o barca en el paseo de la bocana del puerto de Pasaia

Es un paseo que discurre prácticamente paralelo al de la otra orilla, y que tras dejar atrás las últimas viviendas del casco histórico, pasa bajo una especie de arco de una antigua muralla o torreón y planta al viajero en medio de un fantástico enclave natural, azul Cantábrico, inmenso.

Panorámica de la bocana del puerto de Pasaia - Pasajes

Panorámica de la bocana del puerto de Pasaia – Pasajes

Faro y baliza de la orilla oriental de la bocana del puerto de Pasaia - Pasajes

Faro y baliza de la orilla oriental de la bocana del puerto de Pasaia – Pasajes

Es un paseo perfectamente habilitado, prácticamente llano exceptuando un repecho, ideal para ir con niños, carritos, cochecitos y demás parafernalia de neopadres. Dispone en casi todo el recorrido de un murete de piedra, algo bajo, barandilla en algunos puntos, y también hay zonas de descanso a modo de miradores.

Paseo de Bonanza en la bocana del puerto de Pasaia - Pasajes

Paseo de Bonanza en la bocana del puerto de Pasaia – Pasajes

Lógicamente el camino habilitado no llega hasta la mismísima baliza oriental de la bocana, a la que los aventureros, que no niños, podrían acceder por alguno de los senderos que discurren a media ladera, al terminar el camino. Aproximadamente, desde la plaza, en cuestión de 20-30 minutos se llega a la parte final del paseo y de la bocana, y el caminar se hace muy fácil y agradable. Sin duda es una excelente forma de conocer la última parte de la bahía y de explorar los entresijos de una de las bocanas de puerto pesquero e industrial más curiosas de España y parte de Europa, principalmente por su estrecha entrada, que no llega a los 200 metros. Y pensar que barcos internacionales de gran tonelaje y enorme eslora surcan hábilmente estas aguas…, parece increíble.

Bocana y bahía de Pasaia-Pasajes, con Pasai Donibane a la izquierda y Pasai San Pedro a la derecha

Bocana y bahía de Pasaia-Pasajes, con Pasai Donibane a la izquierda y Pasai San Pedro a la derecha

Esencia y tradición marinera, buena gastronomía, situación estratégica para transporte de mercancías y un enclave natural bonito y peculiar. A priori Pasai Donibane lo tiene todo, y en los últimos tiempos, se está convirtiendo en un punto turísticamente muy interesante de la costa guipuzcoana, casi siempre eclipsado por las vecinas Donostia-San Sebastian y Hondarribia, siendo la parte positiva de esto que no es tan conocido ni está tan explotado. Por último, y sin querer abrir heridas, y viéndolo desde la globalidad de la bahía de Pasaia, creo sinceramente que Pasai Donibane tiene más encanto y más autenticidad que su vecina Pasai San Pedro, lo que no quita que en materia de remo, me haya decantado y decantaré siempre por la ‘Libia’, el nombre de la trainera de San Pedro ;-).

¿Creéis por la descripción y por las fotos que Pasai Donibane sigue teniendo esa esencia marinera de la que hablo, os gustan este tipo de pueblos pesqueros?

Información práctica:

    • Dónde comer en Pasaia
    • Mapa interactivo (Google Maps customizado by Lonifasiko) con información básica para situar el aparcamiento, la plaza principal y el paseo comentados en el post.


Ver El Txoko de Lonifasiko – Pasai Donibane en un mapa más grande

SaludoX!

Valora el artículo:

8 pensamientos sobre “Pasai Donibane, sabor marinero en la bocana del puerto de Pasajes”

    1. Me alegro que te haya gustado Alicia! Es lo que comento en el post, al estar entre Donosti y Hondarribia, es una zona que muchos visitantes que se acercan a la costa guipuzcoana obvian, pero que sin duda, tiene su encanto, y presenta una alternativa bien chula y poco conocida para aquella gente a la que le gusten los sitios con sabor marinero, sitios que viven a otro ritmo, ideal para visitar en plan #slowtravel :).

      Gracias por el comentario y saludoX!

  1. Pasai Donibane es sin duda uno de los lugares con más encanto que he visitado. País Vasco engancha, lo dice una andaluza 😉 Salud y viajes! xx

    1. Cómo nos gusta escuchar palabras como ésas Zuna, y más si son de gente que viene de fuera y queda prendada de las perlas, naturales, culturales y gastronómicas que tiene Euskadi. Gracias por el comentario, saludoX e infinidad de viajes!

  2. Hola buenos días, voy a hacer el camino de Santiago desde Irún a Bilbao, cuando lleguemos a pasai, hacia dónde hay que dirigirse para coger las barcas para cruzar, queda cerca de la ruta del camino?

    1. Hola Juan José! No sé dónde ‘aterriza’ exactamente el Camino Santiago que desciende desde la zona de Jaizkibel. De todos modos, callejear por la preciosa Pasai Donibane no tiene pérdida alguna. Aquí tienes el punto exacto donde se toma la ‘motora’ para cruzar a Pasai San Pedro. Te animamos a que antes de cruzar visites la plaza de Santiago, un colorido balcón a la bocana del puerto de Pasaia, con bares y restaurantes donde comerte un buen pintxo y tomarte un buen txakoli. Que tengáis muy buen camino, ánimo y suerte! Saludos!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!