Archivo de la categoría: Gastroexperiencias

Experiencias gastronómicas de todo tipo, principalmente reviews personales de restaurantes del mundo

Qué ver en Ptuj (Eslovenia): castillo, arquitectura y su famoso carnaval

Dicen las buenas lengua que Ptuj es la ciudad más antigua de Eslovenia. Durante la época romana del emperador Trajano, se habla ya de este asentamiento con el nombre de Poetivio. Situada en la parte noreste del país, la ciudad de Ptuj alberga una gran riqueza en cuanto al patrimonio histórico de Eslovenia se refiere. Este pequeño museo al aire libre llamado Ptuj está hoy en día muy bien comunicado por autopista con la capital Liubliana, con Maribor y con Zagreb en Croacia. Bajo el amparo de su vecina Maribor, formó parte de la Capitalidad de la Cultura Europea en el año 2012.

Con estos prometedores ingredientes viajeros, ¿quieres saber qué ver en Ptuj en un día? Crucemos entonces el puente sobre el grandioso río Drava y visitemos la ciudad continental más pintoresca y carnavalesca de Eslovenia.

Kurentovanje o carnaval de Ptuj: Disfraces típicos
Impone un poco, ¿no?

Seguir leyendo Qué ver en Ptuj (Eslovenia): castillo, arquitectura y su famoso carnaval

Restaurante Miu, gastroexperiencia ‘japo’ para todos los bolsillos

Viendo que la cocina japonesa está muy de moda y que todo el mundo ha probado y tiene un Máster (del Universo, en muchos casos) en sushis, nigiris etc., ya estábamos tardando en ir a un restaurante japonés juntos y revueltos, en tempura.

Sin ser personalmente muy fan del sushi y de los pescados crudos o poco cocinados que tanta fama tienen en la gastronomía japonesa, me daba incluso cierto recelo acudir al restaurante Miu,  uno de los restaurantes japoneses en Bilbao que más adeptos gastronómicos está consiguiendo en los últimos tiempos. En fin, que como todo en la vida, hay que probar, y luego, opinar.

Uramaki, ¡al ataque!
Comer con palillos, ¡qué movida!

Seguir leyendo

9 razones para atender a una masterclass de cocina

¿Qué es una masterclass? Este término anglosajón parece haberse puesto muy de moda en los últimos tiempos, y en muchos ámbitos diferentes. La traducción literal nos llevaría hacia el término ‘clase maestra‘ o ‘clase magistral‘, como las que se daban (o intentaban dar) en algunas Universidades de cuyo nombre no queremos acordarnos.

Realmente, no hay mucho más que decir. Sin ser unos dominadores nativos de la lengua de  Shakespeare, el término es bien sencillo: Es una clase o taller, normalmente con un componente práctico alto, impartida por un “maestro’, en el sentido de alguien que es experto o sabe mucho sobre la materia que versa la clase.

Masterclass de cocina y gastronomía de Gure Sukalkintza
En una masterclass de cocina se aprende mucho

Seguir leyendo

Molino de Errotabarri: El mejor talo con chorizo del mundo

Cruzar un puente sobre un río y trasladarte a un mundo de valores, tradición, experiencia, humildad, convicción, trabajo, innovación e ilusión. Y os preguntaréis: ¿Dónde leches habrán estado estos esta vez? ¿Habrán cruzado algún puente hacia alguna isla de start-ups, algún barrio que se ha reconvertido en polo de empresas de base tecnológica?

No, hemos cruzado un puente sobre el río Butrón, en terrenos de la localidad de Gamiz-Fika, en el entorno más rural de la comarca de Uribe. Allí, frente a un caserío remodelado, de los que nos gustan, sale a recibirnos Luis Azillona. Se percibe desde el puente ese carácter de hombre bonachón que cada vez menos gente tiene; en la distancia corta, con el simple hecho de darte la mano y escucharle hablar, se confirma lo percibido: buena gente, muy vasco, arraigado a la tierra, de los que se gana la confianza de la gente enseguida, por su carácter y forma de ser.

Luis Azillona, alma máter del molino Errotabarri
Luis, Jainkoak bedeinka zaitzala!

Seguir leyendo

Lago Bohinj, el lago más grande y más bonito de Eslovenia

Todo viaje a Eslovenia que se precie parece que tiene como único fin y objetivo la visita al lago Bled, con su altivo castillo y su fotogénica isla. Es comprensible, pero Eslovenia no termina en Bled. Es más, nosotros queremos romper una lanza en favor de otra maravilla natural y recomendarte visitar el lago Bohinj, muy cerca de Bled. Ubicado en pleno Parque Nacional de Triglav, Bohinjsko jezero, como se le denomina en esloveno, con sus 4 kilómetros de largo y uno de anchura máxima es el lago más grande de Eslovenia. Y como veréis en las fotos, al menos en nuestra humilde opinión, el más bonito. ¿Más bonito que el lago Bled, en serio? Lee el artículo y nos dejas tu opinión en los comentarios ;).

Visitar Lago Bohinj
De la serie “Sitios que inspiran”

Seguir leyendo

Restaurante Casa Dulce, homenaje gijonés al pulpo y al lacón

Nos gusta dejarnos guiar por ‘locales’, es decir, por gente oriunda de la ciudad o sitio que visitamos. No sólo con los sitios imprescindibles a visitar, también nos dejamos aconsejar muy gustosamente sobre gastronomía y restaurantes de la zona.

A pesar de que muchas veces tiramos sobre la marcha de aplicaciones como Foursquare para localizar gastrotips que nos ayuden a elegir un restaurante o bar, también solemos recurrir al socorrido método de parar abordar a alguien en la calle, y preguntar directamente, mirando fijamente a los ojos, como si de una sesión de hipnosis  gastronómica se tratara :).

En nuestra última visita a Gijón, no tuvimos que parar a nadie por la calle, entre otras cosas, porque la chica que nos alquiló su apartamento, ya nos dio de facto diversos consejos gastronómicos para comer y cenar bien en la ciudad asturiana y alrededores, ¡gracias Susana!

Entre las variadas recomendaciones, nos quedamos con Casa Dulce, principalmente porque queríamos algo accesible a pie desde el apartamento en el que estábamos alojados, evitando tener que mover el coche de noche.

Pulpo a la plancha
Pulpo a la plancha en Restaurante Casa Dulce

Seguir leyendo

Ardoaraba Vitoria-Gasteiz, feria del vino Rioja Alavesa y gastronomía

Ardoaraba es una palabra que para la gente de Euskadi, más específicamente, para los que hablan euskera, dice mucho de por sí, ya que ‘ardo‘ significa ‘vino’ y ‘Araba‘ es el nombre oficial de la provincia de ‘Alava’. Pero claro, es normal que la gente que viene de fuera no tenga ni idea del verdadero significado de ‘Ardoaraba’, al igual que yo no tendría por qué saber qué significa Innsbruck en tirolés. Bien, para todos los que no saben qué significa Ardoaraba y para aquellos que sólo conocen la traducción al euskera, vamos a contar con pelos y señales qué es y cómo se vive Ardoaraba, en primera persona del plural, que es como asistimos nosotros a la edición del 2013, léase en familia.

Ardoaraba fiesta del vino en Vitoria-Gasteiz
Vino de Rioja Alavesa y gastronomía, ejes principales de Ardoaraba

Seguir leyendo

Nueva sección de ‘Gastroexperiencias’, el lado foodie de los viajes

Mis padres me cuentan que de pequeño era un comedor normal, ni de los que comen todo, ni de los que comen mal y desesperan a sus padres. Sí me cuentan en cambio, y yo también tengo recuerdo de ello, que en el comedor de la ikastola o colegio, comía mal, tirando a muy mal. Por mucho que las señoras del comedor que nos cuidaban y se encargaban de que comiéramos lo intentaban por activa y por pasiva, primeros platos como los garbanzos, las alubias, rojas y blancas, las vainas, la coliflor etc., y segundos platos de pescado, no eran santo de mi devoción. De hecho, alguna vez me recuerdan que al llegar a casa y preguntarme qué había comido, decía: “Tres garbanzos”. Sí, tres, hablo de unidades.

Ojo, este mal comer de la ikastola no significa que la comida estuviera mala (tampoco era excelente), pero sí es verdad que durante esa etapa de mi vida, la primera en la que empiezas a comer fuera de casa, fui bastante ‘especialito‘ con la comida, en fin, etapas de la vida. Quién lo iba a decir si nos atenemos a la siguiente foto, donde ya apuntaba maneras de foodie

Lonifasiko ya apuntaba maneras como foodie desde bien pequeño

Lonifasiko ya apuntaba maneras como foodie desde bien pequeño

Sí, de no comer nunca he estado, más bien lo contrario, porque este mal comer en el  colegio lo compensaba con mi gran apetito carnívoro, que saciaba en casa. En la ikastola, suplía muchas veces esa falta de ingesta alimentaria básica y necesaria con ingentes cantidades de pan, que comía durante la comida, y durante el partido de fútbol posterior a la comida; había límite en los trozos de pan asignados, pero los sacábamos escondidos en la chaqueta o en el pantalón, para que no nos pillasen. Porque claro, otra máxima era que había que comer rápido para coger sitio en el campo de fútbol principal y organizar un partido a muerte contra la clase de al lado, los enemigos, en lo futbolístico, y en todo.

Viéndome y conociéndome ahora, ¿quién diría que de pequeño comía tirando a mal eh? La verdad es que según me iba haciendo mayor, de una forma natural fui abriendo mi mente alimentaria, probando alimentos que me había dado repelús probar anteriormente y volviendo a catar aquellos de los que no guardaba buen recuerdo en mi etapa infantil; y poco a poco, a día de hoy puedo decir que como casi de todo, con contadas excepciones alimentarias que no trago ni con el mejor de los vinos, léase acelgas, borraja, coliflor, espárragos, alcachofas, salmón a la plancha, brócoli y alguno más que seguro que me olvido. Tampoco soy un gran fan del marisco, dicen que es un defecto, pero yo prefiero un buen plato de cocido maragato antes que unos percebes, soy así de simple, es lo que hay. Juro que he probado todos estos platos, en repetidas ocasiones, pero no puedo con estos alimentos, no me gustan, ni a secas, ni camuflados, ni con mil y un florituras de alta cocina alrededor. Ojo, no me gustan y evito comerlos, pero si no tuviera nada más que comer, está claro que…para adentro con todas las de la ley.

Es más, durante esa etapa en la que empiezo a comer de todo, tengo la suerte de viajar y conocer muchos lugares, con mis padres primero, con mi novia y ahora mujer más tarde; y es ahí donde mi tendencia a comer de todo alcanza su plenitud y empiezo a apreciar y a disfrutar realmente de la comida, tanto de la de casa, como de la de fuera, principalmente en restaurantes. Me considero un afortunado de poder salir a comer fuera en bastantes ocasiones, da igual que sea un plato combinado, un bocadillo, un hot-dog en un puesto de la calle, un menú del día, un menú degustación, o un menú de alta gastronomía en un restaurante de lujo con chiquicientas estrellas Michelín. Para mí, todos y cada uno de estos momentos y vivencias son experiencias gastronómicas, lo que me atrevo a denominar como ‘gastroexperiencias‘, declarándome a día de hoy, muchos ya lo sabéis, foodie confeso.

¿Por qué os he metido toda esta chapa sobre mis diferentes etapas y evolución gastronómica? Porque considero que en los viajes y escapadas que hacemos, seguimos teniendo la necesidad, y la gran suerte, de comer, lo que en muchos casos implica probar alimentos nuevos o cocinados de otra forma, comer en sitios nuevos, en situaciones diversas, etc. En realidad, considero que viajar va muy unido al mundo de la gastronomía, directa o indirectamente, y en nuestro caso, el comer y disfrutar de la gastronomía de una zona, región o país, es algo que va implícito en todos y cada uno de nuestros viajes y escapadas, como un ingrediente más, importante, en todo el puzzle que compone cada viaje. Es algo con lo que disfrutamos como foodies que somos, y realmente lo considero una forma de ahondar en una cultura y tradición, de aprender, y también de valorar la gran labor de la gente que trabaja entre fogones, que son unos auténticos artistas, desde la señora de 60 años que cocina las mejores alubias de la zona hasta el chef revelación del año elegido por la guía gastronómica de turno. Por todas estoas razones, y tras darle una serie de vueltas, he creído conveniente que este blog tenga un apartado denominado ‘Gastroexperiencias‘, donde contaré nuestras aventuras gastronómicas, principalmente experiencias vividas en restaurantes, pero sin descartar otros temas relacionados con la comida y los alimentos, porque también es posible viajar a través de la gastronomía.

Por cierto, con el anuncio de esta nueva sección, creo que la descripción del blog necesita también una pequeña coletilla de actualización, por lo que pasa a ser “Viajes, escapadas y gastroexperiencias por un tubo”, ¿qué os parece? Nada más, os espero en la sección de ‘Gastroexperiencias’, donde intentaré aportar la visión gastronómica que muchos de los viajes y escapadas que hacemos tienen, como siempre, aportando mi experiencia personal, y no pretendiendo ser un crítico de cocina y gastronomía, porque  entre otras cosas, no me considero un experto, soy un simple aprendiz de foodie, que no morrofino ;-), que disfruta un montón en torno a una buena mesa. Espero que guste, ¡a la mesa!

SaludoX!