Archivo de la etiqueta: experiencias

San Mamés Jatetxea, la concatedral gastronómica del Athletic, eup!

“La Catedral del fútbol”. Así es como se conoce a San Mamés, el estadio de fútbol del Athletic Club. Fue ya en 2013 cuando el nuevo San Mamés sustituyó, a escasos metros de distancia, a aquel viejo y eufórico estadio coronado por un mítico arco blanco que solo lograba tocar José Ángel Iribar durante sus memorable paradas. Añoranzas aparte, todo el mundo está de acuerdo en que la construcción de San Mamés Barria (“nuevo San Mamés” en euskera) ha supuesto un nuevo golpe de efecto -y ya van muchos- en la acertada regeneración urbana de Bilbao.

Sin embargo, lo más interesante de esta transformación es que el estadio de San Mamés es en la actualidad mucho más que un moderno campo de fútbol. La faraónica obra ha removido a base de bien los cimientos del santo más famoso de Bilbao, y se ha concebido como una magnífica oportunidad para innovar y diversificar negocios, ofreciendo diferentes servicios que van más allá del mero espectáculo deportivo. Entre los secretos y sorpresas varias que alberga el anillo interior del estadio, cabe destacar el guiño realizado a la alta gastronomía con San Mamés Jatetxea, el restaurante del estadio de fútbol del Athletic Club de Bilbao.

Restaurante San Mamés Jatetxea Fotos
Gatzatua de foie con reducción de patxaran

Sigue leyendo

Valora el artículo:

Todo lo que querías saber sobre el atún rojo de almadraba

Todavía recuerdo lo que nos sucedió, hace más de una década, siendo novios, en una de nuestras primeras visitas a la provincia de Cádiz. Tras pasar la tarde en la playa, nos sentamos a cenar en un típico restaurante de Zahara de los Atunes. A carta cantada, al preguntarle por pescados, el camarero nos ofreció “atún de almadraba”. Sin preguntar ni rechistar, optamos por el atún. Su sabor nos maravilló. Eso sí, hemos de admitir que habíamos comido atún de almadraba sin saber qué significaba “almadraba”.

¿Sería “Almadraba” algún pueblo de la costa gaditana en el que no habíamos reparado? Al igual que hay queso de Karrantza o morcilla de Beasain, podría haber atún de Almadraba, ¿no? Aquella vez, nada más terminar de cenar, corrimos a buscar en Internet “qué es la almadraba”. Y allí empezó nuestra relación especial con este túnido y con este arte de pesca del que recientemente hemos podido aprender muchas cosas. Para que no te pase lo mismo que nos sucedió a nosotros, hoy te vamos a contar, con pelos y señales, de la mano de profesionales como éste, todos los secretos sobre la pesca, la levantá y el ronqueo del atún rojo de almadraba en Barbate, Cádiz. Porque seguro que a él le creéis, ¿verdad?

Pescadores atún rojo almadraba
Viejo zorro marinero

Sigue leyendo Todo lo que querías saber sobre el atún rojo de almadraba

Valora el artículo:

Experiencia Verema Bilbao 2015: 10 vinos blancos que deberías probar

El lunes 26 de Octubre del 2015 fue la fecha señalada para celebrar la I Experiencia Verema en Bilbao. Le ha costado a Verema venir a la capital del mundo, pero ahora, tras habernos dado un garbeo por el Palacio Euskalduna Jauregia, podemos decir que ha merecido la pena, y que será a buen seguro, una cita que tendrá continuidad en añadas posteriores.

En este blog, siempre hemos defendido que somos aficionados amantes del vino, que es muy diferente a ser experto en vino. Quizás por ello, y por ser la primera vez que asistíamos a un encuentro Verema, acudíamos recelosos ante lo que pudiera depararnos el evento. Recelosos, pero con los ojos y oídos bien abiertos, con ganas a escuchar el saber de los bodegueros, interpretar y aprender. Y por supuesto, con las papilas gustativas deseando probar vinos nuevos, vinos que se alejan de los vinos tradicionales que solemos consumir, mayoritariamente Rioja en tintos, y verdejos y albariños en blancos. Anda, siéntate y sírvete una buena copa de vino antes de empezar a leer nuestra particular selección de vinos blancos.

Cómo catar vinos blancos

Sigue leyendo Experiencia Verema Bilbao 2015: 10 vinos blancos que deberías probar

Valora el artículo:

Molino de Errotabarri: El mejor talo con chorizo del mundo

Cruzar un puente sobre un río y trasladarte a un mundo de valores, tradición, experiencia, humildad, convicción, trabajo, innovación e ilusión. Y os preguntaréis: ¿Dónde leches habrán estado estos esta vez? ¿Habrán cruzado algún puente hacia alguna isla de start-ups, algún barrio que se ha reconvertido en polo de empresas de base tecnológica?

No, hemos cruzado un puente sobre el río Butrón, en terrenos de la localidad de Gamiz-Fika, en el entorno más rural de la comarca de Uribe. Allí, frente a un caserío remodelado, de los que nos gustan, sale a recibirnos Luis Azillona. Se percibe desde el puente ese carácter de hombre bonachón que cada vez menos gente tiene; en la distancia corta, con el simple hecho de darte la mano y escucharle hablar, se confirma lo percibido: buena gente, muy vasco, arraigado a la tierra, de los que se gana la confianza de la gente enseguida, por su carácter y forma de ser.

Luis Azillona, alma máter del molino Errotabarri
Luis, Jainkoak bedeinka zaitzala!

Seguir leyendo

Valora el artículo:

Dark dinner en el restaurante Andra Mari, una experiencia gastrosensorial

Cuando un encuentro gastronómico ha sido mimado y cocinado a fuego lento, añadiéndole poco a poco ingredientes misteriosos, con toques de intriga a partes iguales,  y todo ha sido removido suavemente y con mucha paciencia, los platos resultantes y el evento en general, tienen muchas probabilidades de salir bien.

Con esta receta de base, allí me planté yo, Laura, en el parking del restaurante Andra Mari, un restaurante del que guardamos un gratísimo recuerdo, bastante reciente además, tanto por su cocina como por el trato recibido. Vengo a este evento al que hemos sido invitados, ‘a ciegas’, sin conocer de forma física al resto de comensales, ni a los 7 bloggers gastronómicos ni a las dos personas que han resultado premiadas en el innovador concurso promovido por el equipo de Gure Sukalkintza con las que voy a compartir mesa. Sí, en los últimos días me he ‘cruzado’ con ellos virtualmente una vez se desveló la lista de asistentes, algunos me suenan de Twitter, Facebook, Instagram y de otras redes sociales, pero siendo sincera, no los conozco y no se qué me deparará esta misteriosa velada…

Dark dinner, una gastroexperiencia diferente en el Restaurante Andra Mari

Dark dinner, una gastroexperiencia diferente en el Restaurante Andra Mari

Seguir leyendo

Valora el artículo:

Pelotari por un día en el Gernika Jai Alai, el mejor frontón del mundo

Este fin de semana he podido vivir una de las experiencias viajeras más auténticas de mis últimos viajes y escapadas. ¿Creéis que me he tenido que ir muy lejos para ello, a algún país exótico? No, más bien todo lo contrario, ya que no he tenido que recorrer más de 40 kilómetros para vivir una experiencia de turismo activo que aúna deporte y tradición; una experiencia que te zambulle en la cultura e idiosincrasia de una región, ahondando en sus tradiciones, costumbres y valores; directamente, sin rodeos, hoy hablamos de una experiencia de las que marcan a un viajero, de las que dejan huella, para siempre. ¿Quieres aprender a jugar a cesta punta, convertirte en “puntista” o pelotari por un día en Gernika?

Cesta punta en el frontón Jai Alai de Gernika
Cestas en el frontón Jai Alai de Gernika

Seguir leyendo

Valora el artículo:

Vendimia y pisado de uva en Rioja Alavesa, enoturismo en familia

“Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”. Esta cita se le atribuye al polivalente político, filósofo y poeta cubano Jose Martí. Son tres cosas con las que puedes estar más o menos de acuerdo, aunque en los tiempos actuales, yo creo que “escribir un libro” podría ser perfectamente sustituible por “tener un blog o bitácora en Internet”. Con este pequeño cambio, a día de hoy puedo decir que he cumplido las tres, ¿soy por eso mejor persona? Para nada…y tampoco tengo entrada en la Wikipedia, cachís…

Ésa es la primera de mis apreciaciones sobre esa más que discutible frase; la segunda, simplemente añade como coletilla una cuarta nueva acción/actividad que habría que hacer al menos una vez en la vida: “Vendimiar y pisar uvas”. Es más, me permito incluso desligarme ligeramente de tal mítica frase y adquirir cierto ego-protagonismo vaticinando aquello de “No dejaré este mundo…sin haber vendimiado y pisado uvas como un oriundo”. Sí, lo sé, el chiste no es como para ir al Club de la Comedia…

Muchos de vosotros conocéis mi interés y gusto por el mundo del vino, que viene acrecentado e influenciado por el link especial que mantengo con La Rioja, tierra que visito muy a menudo; gracias a ese link, desde bien pequeño he tenido la oportunidad de participar, en clave festiva y testimonial, de la vendimia. He vendimiado a mano, e incluso he ido sentado en el tractor de turno con el remolque cargado de uva, a volcar las uvas en la tolva de la cooperativa de vino de la zona. Lo recuerdo, vagamente, como una experiencia divertida, pero lo vivido hace apenas dos semanas ha engrandecido y completado mi pasión por este mundillo. Sí, recientemente, tuve la ocasión, gracias a Servicios Turísticos Thabuca, con motivo de su décimo aniversario (¡zorionak!), de vivir una experiencia sin igual: vendimiar y participar en el proceso de pisado de la uva, en un antiguo lagar rupestre, en la Rioja Alavesa.

Significar que esta región al sur de Araba, perteneciente a Euskadi (dato importante), que linda con la vecina La Rioja, y Labastida en especial, cuenta con numerosos lagares rupestres; en ellos se pisaba antiguamente la uva para a posteriori dar comienzo al proceso de prensado y fermentación de la misma y a la consiguiente producción del vino.

En nuestro caso concreto, tuvimos la suerte de vivir esta experiencia en el el Lagar de Montebuena Norte, al que se accede tras caminar 10 minutos desde el centro de la Labastida, primero por la carretera dirección a San Vicente de la Sonsierra, y luego por un camino que sale a mano derecha. El camino desemboca en un antiguo lagar, entre viñas, bien conservado y de origen medieval, y construido aprovechando un afloramiento rocoso existente en la zona.

Lagar rupestre de Montebuena Norte, en Labastida

Lagar rupestre de Montebuena Norte, en Labastida

Viñedos de Labastida, en la Rioja Alavesa

Viñedos de Labastida, en la Rioja Alavesa

Uvas de la variedad tempranillo listas para ser vendimiadas y exprimidas

Uvas de la variedad tempranillo listas para ser vendimiadas y exprimidas

Tras inspeccionar el terreno y situarnos, atendemos a las interesantes explicaciones que nos enseñan cómo vendimiar, cómo recoger los preciados racimos de uvas de esas cepas que en otoño adquieren ese espectacular tono multicolor; ataviados con las herramientas pertinentes y siguiendo atentamente las instrucciones de nuestra guía Carol, pudimos cortar unos buenos racimos de uva tempranillo de las viñas de la zona, experimentando en primera persona lo dura que es la vendimia manual, un proceso actualmente bastante automatizado para producciones de vino a media y gran escala.

Aprendiendo la técnica de la vendimia manual en Labastida

Aprendiendo la técnica de la vendimia manual en Labastida

Racimos de uva tempranillo depositados en los cestos

Racimos de uva tempranillo depositados en los cestos

Tras probar in situ y llenar algunos cestos con varios racimos y kilos de uva, y con la repentina, pero indispensable, aparición de otros cestos repletos de uva traídos para la ocasión, el siguiente paso es volcar dichos cestos en la parte superior del lagar, en una especie de pileta circular en ligera pendiente.

Volcado del cesto a la pileta del lagar

Volcado del cesto a la pileta del lagar

Pileta del lagar llena de uva

Pileta del lagar llena de uva

Con la materia prima ya depositada, sólo queda descalzarse, remangarse los pantalones y…¡pies a la obra! Nos comentaban que el pisado de uva tenía que ser lo más natural posible, pero con un movimiento acompasado de ambos pies, en ligero vaivén, sin pretender pisar fuerte ni destrozar la uva, girando de vez en cuando sobre nosotros mismos.

Pisando uva como un auténtico profesional

Pisando uva como un auténtico profesional

Os juro que es una sensación muy agradable para los pies, es una especie de masaje natural continuo que te invita a seguir pisando, en plan adictivo, chof-chof, chof-chof

Vinoterapia para los pies

Vinoterapia para los pies

Vamos a ser sinceros, cada uno hizo lo que pudo, algunos mejor que otros, pero el caso es que el grupo que estuvimos, disfrutamos un montón, y se revivió ese antiguo espíritu de hermandad y de festividad que celebra la próspera recogida de la cosecha e intenta evocar buenos augurios para la posterior producción vitivinícola. No faltaron los abrazos y las risas, tampoco los traicioneros resbalones, pero nadie se tiñó completamente de morado y el mosto empezó a fluir rápidamente para disfrute y emoción de todos.

Pisar uva, acto de hermandad, trabajo en equipo

Pisar uva, acto de hermandad, trabajo en equipo

Aunque aparentemente no había tanta uva, es una pasada la cantidad de mosto, ese primer zumo de uva, que se extrae de un simple pisado realizado por aficionados como nosotros. Aprovechando la gravedad, de una forma totalmente artesanal pero muy inteligente, desde la pileta, a través de un estrecho canal, que en su entrada tiene varios racimos de uva sin pisar que ejercen como ‘filtro’, el mosto pasa a un compartimento  bastante hondo llamado ‘torco’ o depósito (parece una tumba).

El zumo de uva fluye desde la pileta al torco por un estrecho canal

El zumo de uva fluye desde la pileta al torco por un estrecho canal

El filtro natural de la uva en el paso del mosto de la pileta al torco

 El filtro natural de la uva en el paso del mosto de la pileta al torco

Pileta vacía de uva, torco lleno de mosto

Pileta vacía de uva, torco lleno de mosto

Sólo quedaba recoger el, nunca mejor dicho, fruto de nuestro trabajo, un excelente primer mosto, dulce, que tiene un sabor de autenticidad alucinante. Después de probar este mosto, opino que deberían cambiar el nombre a esa bebida que pedimos como ‘mosto’ en los bares, ¡nada que ver, por favor!

Mosto, zumo de uva recién exprimido, sin trampa ni cartón

Mosto, zumo de uva recién exprimido, sin trampa ni cartón

Tras disfrutar de ese primer caldo, la experiencia vitivinícola termina con la recogida de los restos de uva, que se utilizan como abono natural, la recogida en botellas del mosto, que te lo puedes llevar a casa para degustarlo, y la limpieza, con agua, del lagar y de los  gustosamente manchados y pegajosos pies y piernas de los participantes.

A posteriori, siguiendo con el ambiente festivo y distendido, completamos la jornada con un pequeño almuerzo en las inmediaciones del lagar, con embutido y vino de por medio, como no podía ser de otra manera, redondeando así una experiencia de enoturismo auténtica 100%.

Es una actividad que recomiendo a todo el mundo, da igual la procedencia, sexo, edad,  idioma, situación familiar, nivel cultural, tipo de viajero que seas…vendimiar y pisar uva es una experiencia única, de las que gusta vivir al menos una vez en la vida, sintiéndote  partícipe de esos primeros pasos en la producción ancestral del caldo divino que tanto gustaba al Dios Baco. Tonto no era el jodío no…

Nosotros tuvimos ocasión de hacer este plan en familia, con una cría de menos de año y medio. A algunos niños al principio les dará un poco de yuyu pisar la uva, pero tarde o temprano, bien pisando uva o bien chapoteando en el torco lleno de mosto, acabarán disfrutando, como enanos, de la experiencia, al igual que los padres. Eso sí, la probabilidad de que la ropa de los pequeños tenga que ir luego directamente a la basura, es alta no, altísima, pero merece la pena, esas fotos y experiencia, lúdica y formativa, de las que no enseñan en el colegio, serán para el recuerdo.

Y con esta inolvidable experiencia enoturística en familia, cumplo ya la cuarta actividad que comentaba al principio del post. Ahora bien, ¿cuál es la quinta, producir mi propio vino? Sea cual sea, ¡vamos a por ella! 🙂

Más información y reservas:

SaludoX!

Valora el artículo: