Archivos de la categoría Off-topic

4º Aniversario del blog: Sorteo de menú degustación en el Restaurante Belaustegi de Elgoibar

[Actualización 19/09/2016] Sorteo ya finalizado. Ver el nombre del ganador del sorteo al final del artículo. ¡Muchas gracias a todos por participar!

Hoy es un día especial, hoy es un día de fiesta. No lo decimos porque sea domingo, que también, sino porque este blog cumple hoy nada más y nada menos que cuatro años en la red.

No es nada si lo comparamos con muchos otros blogs y webs que llevan una eternidad deleitándonos con sus contenidos sobre viajes y gastronomía, pero creednos que para nosotros, celebrar el cuarto aniversario del blog Lonifasiko – Viajes y gastroexperiencias es un pequeño gran triunfo. Teníamos nuestras incógnitas respecto si convertiríamos este embrión viajero en un proyecto sólido, de continuidad y con  garantías. Las dudas siguen existiendo, pero sumar años y seguir publicando, seguir disfrutando contando nuestras aventuras, siempre es buena señal. Y hemos decidido que estos pequeños momentos de alegría hay que celebrarlos como se merecen, haciendo algo diferente, especial, para/con vosotros, amigos, conocidos y demás lectores que aguantáis estoicamente nuestras aventuras y reflexiones viajeras, artículo tras artículo, batalla tras batalla. ¿Intriga?

Restaurante Belaustegi Elgoibar Fotos
¿Te apetece…?

Seguir leyendo

Valora el artículo:

3 años de bitacoring gastroviajero, new logo included!

Hoy hace tres años inauguramos ese espacio de nombre impronunciable denominado ‘El Txoko de Lonifasiko’. Sí, casualidades de la vida, el destino quiso que fuéramos un poco macabros (por aquello del 11-S) con la fecha de apertura de un blog que se ha convertido en un proyecto viajero y gastronómico en familia.

Con tres años de andadura, hemos decidido que ya era hora de renovar un poco la imagen y crear un logo que represente a este blog de viajes y gastronomía. Después de mil y un vueltas y revueltas, la imagen que veis aquí es el resultado en el que hemos aterrizado. ¡Tachán!

Logo e imagen de blog Lonifasiko.com
¿Os gusta? Se agradece feedback, positivo y negativo

¿Os gusta? ¿Qué os sugiere? ¿Creéis que nos representa? Sed sinceros por favor, que hay confianza.

Menos insultos, se aceptan y se agradecen enormemente todo tipo de sugerencias, críticas, carcajadas, levantamiento de cejas, etc. Cause feedback matters, y si viene de vosotros, todavía más!

Gracias por acompañarnos en esta aventura durante estos tres años. Esperamos que sigáis aguantándonos al menos otro trienio ;).

Eskerrik asko danoi hiruron partez!


Izaro, Laura ta Miguel

Ah! No olvides que también puedes seguir nuestras aventuras a través de nuestros perfiles en Twitter, Facebook, Google+, Instagram y Pinterest. ¿Mucho estrés? Sí, nosotros también confiamos en que no aparezcan más redes sociales ;-).

Valora el artículo:

Sorteo de vino y visita a bodega Torre de Oña

[Actualización 05/02/2015] Sorteo ya finalizado. Ver ganador del sorteo al final del artículo. Gracias a todos por participar!

¿Os hemos dicho alguna vez ‘Eskerrik asko‘ por dejarnos un comentario en el blog? ¿Y un simple ‘thanks‘ por un ‘Me gusta‘ en Facebook, por un retuit o mención en Twitter? En definitiva, ¿os hemos dado alguna vez las gracias por leernos, por el simple pero importante hecho de estar ahí, siempre?

Tras cumplir en Septiembre del año pasado dos años con el blog, queríamos hacer algo diferente, especial, para vosotros: amigos, conocidos y demás lectores que aguantáis estoicamente nuestras batallas viajeras, artículo tras artículo, gastroexperiencia tras gastroexperiencia.

Los que nos conocéis, sabéis que nos gusta la (buena) mesa, y por ende, el apasionante mundo del vino. Bien, buscando sinergias entre estos tres párrafos, no se nos ha ocurrido mejor idea que organizar un sencillo concurso-sorteo entre todos vosotros, con la inestimable ayuda de la bodega Torre de Oña (Grupo La Rioja Alta S.A.), ubicada en Rioja Alavesa. ¿Intriga por saber el premio?

Bodega Torre de Oña en Rioja Alavesa
Rioja Alavesa, un entorno único

Seguir leyendo

Valora el artículo:

Redescubriendo rincones de Euskadi en familia

La pasada semana fue corta para mucha gente de Euskadi, ya que al día festivo del 25 de Julio, se le unió que en muchas empresas la gente hizo ‘puente’ el viernes 26, con el maravilloso resultado de un acueducto de 4 días de fiesta que viene de perlas por estas fechas, más si el tiempo acompaña.

Era una excelente ocasión para escaparse y realizar algún nuevo Lonitrip, pero una cita personal ineludible el viernes y el andar mirando opciones de alojamiento en Francia muy a última hora, demasiado a última hora para ser más exactos, nos hizo finalmente desistir en la búsqueda y arrojar la toalla. De todas formas, a pesar del bajón inicial y de la progresiva asunción del intento frustrado de escapada de última hora, intentamos buscarle la parte positiva al asunto, y en un alarde culinario-viajero de darle la vuelta a la tortilla, nos planteamos el ‘¿Y si nos quedamos aquí en Eibar los 4 días, pero salimos todos los días por los alrededores a pasar el día en plan excursión, volviendo a nuestro nido a última hora de la tarde?’

Puerto de Ondarroa, en la Costa de Bizkaia
‘Txalupa’ saliendo del puerto pesquero de Ondarroa, en plena Costa Vasca

Seguir leyendo

Valora el artículo:

Nueva sección de ‘Gastroexperiencias’, el lado foodie de los viajes

Mis padres me cuentan que de pequeño era un comedor normal, ni de los que comen todo, ni de los que comen mal y desesperan a sus padres. Sí me cuentan en cambio, y yo también tengo recuerdo de ello, que en el comedor de la ikastola o colegio, comía mal, tirando a muy mal. Por mucho que las señoras del comedor que nos cuidaban y se encargaban de que comiéramos lo intentaban por activa y por pasiva, primeros platos como los garbanzos, las alubias, rojas y blancas, las vainas, la coliflor etc., y segundos platos de pescado, no eran santo de mi devoción. De hecho, alguna vez me recuerdan que al llegar a casa y preguntarme qué había comido, decía: “Tres garbanzos”. Sí, tres, hablo de unidades.

Ojo, este mal comer de la ikastola no significa que la comida estuviera mala (tampoco era excelente), pero sí es verdad que durante esa etapa de mi vida, la primera en la que empiezas a comer fuera de casa, fui bastante ‘especialito‘ con la comida, en fin, etapas de la vida. Quién lo iba a decir si nos atenemos a la siguiente foto, donde ya apuntaba maneras de foodie

Lonifasiko ya apuntaba maneras como foodie desde bien pequeño

Lonifasiko ya apuntaba maneras como foodie desde bien pequeño

Sí, de no comer nunca he estado, más bien lo contrario, porque este mal comer en el  colegio lo compensaba con mi gran apetito carnívoro, que saciaba en casa. En la ikastola, suplía muchas veces esa falta de ingesta alimentaria básica y necesaria con ingentes cantidades de pan, que comía durante la comida, y durante el partido de fútbol posterior a la comida; había límite en los trozos de pan asignados, pero los sacábamos escondidos en la chaqueta o en el pantalón, para que no nos pillasen. Porque claro, otra máxima era que había que comer rápido para coger sitio en el campo de fútbol principal y organizar un partido a muerte contra la clase de al lado, los enemigos, en lo futbolístico, y en todo.

Viéndome y conociéndome ahora, ¿quién diría que de pequeño comía tirando a mal eh? La verdad es que según me iba haciendo mayor, de una forma natural fui abriendo mi mente alimentaria, probando alimentos que me había dado repelús probar anteriormente y volviendo a catar aquellos de los que no guardaba buen recuerdo en mi etapa infantil; y poco a poco, a día de hoy puedo decir que como casi de todo, con contadas excepciones alimentarias que no trago ni con el mejor de los vinos, léase acelgas, borraja, coliflor, espárragos, alcachofas, salmón a la plancha, brócoli y alguno más que seguro que me olvido. Tampoco soy un gran fan del marisco, dicen que es un defecto, pero yo prefiero un buen plato de cocido maragato antes que unos percebes, soy así de simple, es lo que hay. Juro que he probado todos estos platos, en repetidas ocasiones, pero no puedo con estos alimentos, no me gustan, ni a secas, ni camuflados, ni con mil y un florituras de alta cocina alrededor. Ojo, no me gustan y evito comerlos, pero si no tuviera nada más que comer, está claro que…para adentro con todas las de la ley.

Es más, durante esa etapa en la que empiezo a comer de todo, tengo la suerte de viajar y conocer muchos lugares, con mis padres primero, con mi novia y ahora mujer más tarde; y es ahí donde mi tendencia a comer de todo alcanza su plenitud y empiezo a apreciar y a disfrutar realmente de la comida, tanto de la de casa, como de la de fuera, principalmente en restaurantes. Me considero un afortunado de poder salir a comer fuera en bastantes ocasiones, da igual que sea un plato combinado, un bocadillo, un hot-dog en un puesto de la calle, un menú del día, un menú degustación, o un menú de alta gastronomía en un restaurante de lujo con chiquicientas estrellas Michelín. Para mí, todos y cada uno de estos momentos y vivencias son experiencias gastronómicas, lo que me atrevo a denominar como ‘gastroexperiencias‘, declarándome a día de hoy, muchos ya lo sabéis, foodie confeso.

¿Por qué os he metido toda esta chapa sobre mis diferentes etapas y evolución gastronómica? Porque considero que en los viajes y escapadas que hacemos, seguimos teniendo la necesidad, y la gran suerte, de comer, lo que en muchos casos implica probar alimentos nuevos o cocinados de otra forma, comer en sitios nuevos, en situaciones diversas, etc. En realidad, considero que viajar va muy unido al mundo de la gastronomía, directa o indirectamente, y en nuestro caso, el comer y disfrutar de la gastronomía de una zona, región o país, es algo que va implícito en todos y cada uno de nuestros viajes y escapadas, como un ingrediente más, importante, en todo el puzzle que compone cada viaje. Es algo con lo que disfrutamos como foodies que somos, y realmente lo considero una forma de ahondar en una cultura y tradición, de aprender, y también de valorar la gran labor de la gente que trabaja entre fogones, que son unos auténticos artistas, desde la señora de 60 años que cocina las mejores alubias de la zona hasta el chef revelación del año elegido por la guía gastronómica de turno. Por todas estoas razones, y tras darle una serie de vueltas, he creído conveniente que este blog tenga un apartado denominado ‘Gastroexperiencias‘, donde contaré nuestras aventuras gastronómicas, principalmente experiencias vividas en restaurantes, pero sin descartar otros temas relacionados con la comida y los alimentos, porque también es posible viajar a través de la gastronomía.

Por cierto, con el anuncio de esta nueva sección, creo que la descripción del blog necesita también una pequeña coletilla de actualización, por lo que pasa a ser “Viajes, escapadas y gastroexperiencias por un tubo”, ¿qué os parece? Nada más, os espero en la sección de ‘Gastroexperiencias’, donde intentaré aportar la visión gastronómica que muchos de los viajes y escapadas que hacemos tienen, como siempre, aportando mi experiencia personal, y no pretendiendo ser un crítico de cocina y gastronomía, porque  entre otras cosas, no me considero un experto, soy un simple aprendiz de foodie, que no morrofino ;-), que disfruta un montón en torno a una buena mesa. Espero que guste, ¡a la mesa!

SaludoX!

Valora el artículo:

Bienvenidos a bordo, ¡zarpamos!

¡Hola de nuevo Internet, hola internautas de diversa índole! Sí, ya estoy aquí de nuevo, blogueando desde mi nuevo txoko virtual, recuperando sensaciones blogueriles que había dejado de lado tras abandonar vilmente hace tres años mi primer blog. Tres años ya, ¡qué tiempos aquellos! Sí, efectivamente no soy nuevo en esto, ya que tuve un blog en el que durante dos años escribí sobre mis peleas con la informática y las nuevas tecnologías, era mi pan de cada día. Fue una etapa divertida, un periodo de aprendizaje en temas de blogging muy interesante, pero por diversas causas personales y profesionales, aquella bitácora quedó un día criogenizada para siempre, se puede consultar todavía aquí.

Este hecho no significó que abandonara el mundillo de la red, todo lo contrario, me permitió dedicar más tiempo a dos de mis ojitos tecnológicos derechos, Twitter, y Minube, donde sigo en la actualidad compartiendo rincones y experiencias de viaje personales. En el caso de Minube, ha sido desde sus inicios allá por el 2007 un proyecto con el que me he identificado mucho, puedo decir incluso que hemos crecido juntos :). Y admito sin tapujos que la participación en dicha red y el networking, físico y virtual, con otros viajeros, aderezado con una potente base de persona curiosa e inquieta por naturaleza que traigo por defecto, tienen la ‘culpa’ de que hoy esté escribiendo aquí este primer post, iniciando así una nueva etapa en la que tengo depositadas muchas ilusiones y esperanzas.

Ya siento daros la chapa con este primer post pseudo-biográfico y off-topic total, pero creo que era necesario para romper el hielo y contaros de qué planeta vengo. Para obtener información más personal y detallada, podéis consultar también la sección “Quiénes somos”, donde hemos intentado auto-describirnos en el plano corto.

Respecto a la pregunta ‘hacia dónde voy’… Como ocurre en muchos viajes, el destino concreto no está marcado aún, pero sí el rumbo, que no es otro que crear una bitácora donde ir contando mis viajes y escapadas, con sus correspondientes vivencias, anécdotas y aventuras. Esto no quita que también hable de vez en cuando sobre servicios de Internet y redes sociales aplicadas al turismo y a los viajes (para dar rienda suelta a mi faceta geek), o que cuando me apetezca, me marque algún post off-topic total, incluso peor que éste :). Eso sí, como siempre, intentaré contarlo todo desde un punto de vista muy personal y particular, Lonifasiko’s way.

Asumo que la velocidad de esta aventura por los mares de blogging será variable. En la medida de lo posible, intentaremos poner el piloto automático para mantener una buena velocidad de crucero y postear con cierta asiduidad, pero habrá veces en las que sople el viento Bora y tengamos mar arbolada, tanto en lo personal como en lo profesional; en tal caso, iremos paralelos a la costa, porque sabemos que piano piano, si va lontano. De todas formas, tengo que decir que me declaro fan del movimiento #slowpost, ante todo, personalidad y calidad en el contenido, soy así, ¡qué le vamos a hacer! 🙂

Comentaros que durante los primeros meses de andadura, iréis percibiendo paulatinamente cambios en el blog, trataré de tunearlo poco a poco a nivel de diseño, funcionalidad, etc. No soy para nada experto en WordPress por lo que anticipo que habrá errores, y ahí os pido un poco de paciencia hasta que tenga todo controlado y este txoko ofrezca una imagen uniforme y a gusto de (casi) todos. Sobra decir que el feedback es más que bienvenido, sobre todo ahora al principio: críticas, notificación de errores/caídas, sugerencias de mejora, tanto a nivel de diseño como de contenido, cosas que os gustan…cualquier tema que consideréis importante, no dudéis en comentarte, bien a través de los comentarios de los posts, bien a través de la sección de contacto del blog, también a través de las diferentes redes sociales… Todo vale y se agradece, grazie mile!

Nada más, con estos párrafos doy por inaugurado este nuevo txoko y esta segunda etapa como blogger, espero que tengáis que aguantar mis chaparrones viajeros durante mucho tiempo, id comprando por si acaso un buen paraguas Gore-Tex, yo os aviso :). Lo dicho,  gracias y bienvenid@s, un placer estar de nuevo con vosotr@s en esta nueva y fascinante aventura. ¿Zarpamos, despegamos, arrancamos, damos el primer paso…? Lo que prefiráis, habrá de todo y para tod@s, pero por el momento, ¡empezamos!

SaludoX!

Valora el artículo: