Comer en Bodega de Rivas de Tereso

La Bodega de Rivas, un tesoro gastronómico a los pies de la Sierra Cantabria

Es difícil comer mal en las históricas y fértiles tierras que coquetean entre Araba y La Rioja, a la vera del río Ebro y a los pies de nuestra querida Sierra Cantabria. Por el contrario, también es difícil comer muy bien y pagar la cuenta con sumo gusto, con la sensación de que la gastroexperiencia, un sumatorio simple de cocina, atención y sitio, lo merece. Hoy queremos compartir contigo nuestro último descubrimiento gastronómico en ese trozo de La Rioja que se adentra desafiante en plena Rioja Alavesa. Vamos ya con la experiencia gastronómica vivida en el restaurante La Bodega de Rivas, uno de los dos restaurantes en Rivas de Tereso, una diminuta localidad riojana que rehuye y vive a la sombra de pueblos muy conocidos como Labastida y San Vicente de la Sonsierra.

La Bodega de Rivas de Tereso fotos
La especial conexión “morcilla-piquillo” funciona a las mil maravillas

Dónde comer en Rivas de Tereso (La Rioja)

Cuando dos personas de confianza como Samuel y Carol te recomiendan el mismo restaurante, lo suyo es dejar de buscar y llamar acto seguido al restaurante para reservar mesa. Veníamos con invitados especiales y les queríamos enseñar un sitio especial, un sitio diferente a los habituales espacios gastronómicos de la zona de Haro que solemos frecuentar. De los dos restaurantes existentes en Rivas de Tereso, uno es “el de toda la vida”, mientras que La Bodega de Rivas es para aquellos que no les importe pagar un poquito más y busquen una experiencia gastronómica diferente, de nivel y calidad superior.

Bodega de Rivas Fotos
Comedor tradicional a la vez que moderno. Decorado con gusto.

Rivas de Tereso es un pueblo muy pequeño, donde el fin de semana, la afluencia de vehículos es alta debido a sus dos restaurantes. Aparcamos donde podemos. Nos adentramos por sus calles hasta dar con una gran casa, reformada, a mano izquierda. Funciona como wine bar hasta las 14 horas. A partir de ahí, su única y acertada función es la de hacer disfrutar a la gente en torno a la buena mesa.

La Bodega de Rivas Menú
Vista de comedor desde la bajada a la bodega

Entramos por la puerta, que directamente te sitúa en el comedor principal del restaurante. Observamos gruesas paredes de piedra, ambientación elegante a la vez que tradicional, mantelería fina y una puesta en escena que reivindica el gusto por agradar al comensal desde el principio. Así da gusto.

Cortinas decoración uvas
Decoración riojana que habla por sí sola

Antiguo calao o bodega subterránea

¿Por qué se llama la Bodega de Rivas? Bien fácil. El restaurante, en su planta baja, a la que se accede tras bajar unas escaleras junto a los servicios, conserva un antiguo calao, con dos habitáculos. Este tipo de bodegas subterráneas eran, y siguen siendo en algunos casos, muy habituales en muchas zonas de La Rioja Alavesa y La Rioja, a fin de conservar el vino en óptimas condiciones.

Antiguo calao fotos
Descenso a las “mazmorras” del vino

El frío y la humedad es considerable dentro, pero el espacio da juego para realizar una cata y tomar un aperitivo, hablar sobre vinos y realizar un improvisado ejercicio de enoturismo.

Antiguo calao fotos
Sitio “secreto” para tomarse un vino y charlar

Espectacular y extensa carta de vinos

Sentados confortablemente, ¡vaya carta de vinos más espectacular que llega a nuestras manos! Estamos en la “Tierra con nombre de Vino“, y en La Bodega de Rivas, a diferencia de otros establecimientos hosteleros de la región, tienen muy bien interiorizado este hecho, y lo ponen en valor de forma muy personal.

La Bodega de Rivas vinos
Da gusto leer y perderse en una carta de vinos cómo ésta

Clasificados por variedades de uva, nos llama la atención la sección de vinos singulares. Lo fácil es pedir vinos clásicos que nunca fallan, pero la vida está para arriesgar, o al menos, para probar sabores nuevos y poder opinar con cierta propiedad. Muy arreglado en precio, nos llama la atención Viña Ane, un vino de autor de San Vicente de la Sonsierra.

Viña Ane vino de autor San Vicente Sonsierra Rioja
Sorpresón de vino

Casualidad, al venir en coche desde San Vicente hacia Rivas de Tereso habíamos visto a mano izquierda en la carretera, esta pequeña bodega. ¿Una señal? No, un flechazo. Cosecha del 2012, 100% tempranillo, es un vino intenso en color y en aroma,  aterciopelado y ligero, muy fácil de beber. Un vino de los que gusta incluso a la gente a la que no le gusta el vino.

Viña Ane vino de autor San Vicente Sonsierra Rioja
Nuestro lema: “Hay que probar referencias nuevas”

Detalles, sorpresas y creatividad en los entrantes

Con cuatro comensales adultos y una niña, optamos por la fórmula de compartir un par de entrantes al centro, y elegir un segundo plato para cada uno. Si viajas en familia, para los niños, de forma excepcional, suponemos que se podría acordar por teléfono, con antelación, algún plato típico para ello, una especie de menú infantil. Si los niños comen de todo, no hay problema, pero sí es verdad que los platos de la carta son muy elaborados, siempre tienen un toque de cocina de autor. En nuestro caso, sin haber reservado previamente nada, Izaro se las arregló con media ración de riquísimas croquetas de jamón caseras.

Aceite arbequina Ollauri La Rioja
Oro líquido. ¡Ojo que te comes el bollo de pan!

De forma previa a los entrantes, nos dan a probar, servido con suma delicadeza, un aceite de oliva virgen extra, variedad arbequina, de Ollauri. Relamiéndonos todavía con este preciado oro líquido riojano, nos ofrecen un aperitivo a base de crujiente de txistorra que se unta sobre una salsa especiada. ¡Este bocadito está de muerte!

Restaurante La Bodega de Rivas
Se unta sobre salsa especiada, con un toque que sorprende

Casualidades de una azarosa vida gastronómica, seguimos en la misma línea con el primer entrante, con unos crujientes de morcilla con salsa de pil pil de pimientos del piquillo. Una unidad para cada comensal. Otro bocado delicioso que es imposible no untar en una salsa sabrosamente conseguida y bien ligada. Morcilla y pimiento rojo, dos productos y tradiciones riojanas unidas en un plato diferente. Evolucionar sin perder las raíces. De eso se trata, ¿no?

Restaurantes en Rivas de Tereso
Mismo sistema que la txistorra. Coger el “palito” y untar en el bol

Gustándonos el pulpo lo que nos gusta, era imposible resistirse a la tentación de pedir las láminas de pulpo asado, con salteado de vainas, trigueros y sopa de ajoblanco. Excelente textura y punto del pulpo, finísimas, de sabor, las vainas, y glorioso el remanso de ajoblanco que hará las delicias de más de uno. Este tipo de platos exige un pan bueno recién hecho, y este tipo de detalles también los cuidan a la perfección en este restaurante riojano.

Restaurante La Bodega de Rivas de Tereso
‘Un entrante de escándalo (en el buen sentido)!

En nuestra humilde opinión, son los entrantes los que definen en muchos casos el nivel de creatividad gastronómica de un restaurante. En La Bodega de Rivas mucha gente sería feliz comiendo a base de entrantes, todos ellos muy elaborados. En este caso, con los aperitivos y estos dos entrantes, sólo puedes esperar que los segundos platos estén al mismo nivel. El listón está muy alto, pero, ¿por qué no intentar saltar?

Impecable cocina de autor con fuertes raíces y gran apego por la región

Laura, especialista en pedir entrantes como segundo plato, opta por un risotto de setas y hongos, queso curado y trufa de verano. Espectacular punto de cocción, textura y sabor. Las setas y el queso sacan pecho en el plato, con un ligero pero notorio toque de trufa que lo invade todo con suma elegancia. Chapeau!

La bodega de Rivas de Tereso
Bien ligado, sabor espectacular y con claro toque a trufa

A pesar de que nos habían recomendado probar el lomo de bacalao asado con pisto de txangurro (para otra, Carol), el resto de comensales optamos por carnes. Nos sorprende la presentación armoniosa y casi floral del rabo deshuesado, crema de patatas y verduras salteadas. Sobre fina crema de patata y verduras que podrían pasar por tiernas flores comestibles, un trozo rectangular de carne, aparentemente muy sólido, se va laminando plácidamente a medida que deslizas el tenedor. En su punto, perfecto. No lo parece pero acaba siendo un plato sabrosamente contundente.

La bodega de Rivas de Tereso
Bonita presentación, tierna textura y ración contundente

Mirando de reojo a las típicas opciones en carnes de ternera, optamos por el siempre agradecido cerdo ibérico. Entre las sugerencias fuera de carta (merece la pena tenerla en cuenta), nos llama la atención el abanico ibérico a la parrilla con pimientos verdes. Acto seguido, un plato con generosos trozos de la mejor carne de cerdo ibérico, acompañada de pimientos verdes fritos, hace acto de presencia en la mesa. Una delicia a la que ninguna foto hace justicia.

Abanico ibérico fotos
“Lo mejor del cerdo ibérico”, emplatado. Sobresaliente.

Cuando todos pensábamos que nos íbamos a quedar sin probar los interesantes postres caseros que ofrecen, nuestra gula le da un permiso temporal a la tarta de queso con polvo de galleta, coulis y helado de frutos rojos. Nos sorprende el formato, con una singular copa de donde vamos compartiendo entre todos este goloso y suculento postre. Cucharada a cucharada, intentando mezclar la base de queso, el polvo de galleta, el helado y la acidez de la fría frambuesa. Gran colofón.

Tarta de queso fotos
Postre casero bien elaborado, perfecto para compartir

Atención muy profesional y confort gastronómico sobresaliente

La atención del servicio de camareros es en todo momento sigilosa, correcta, muy profesional. Un restaurante de este nivel no es para prisas, y se percibe que tienen los tempos perfectamente medidos. Sin hacerte esperar, dejándote el rato justo para reposar y asimilar, en tu paladar, incluso mentalmente, el plato que acabas de degustar. Así da gusto.

La Bodega de Rivas Opiniones
Mantelería y puesta en escena impecable

Apurando el último sorbo y el segundo brindis conjunto con ese Viña Ane que nos ha emocionado, terminamos la celebración con unos cafés de categoría. Recuerda que la comida no termina con el postre, termina con el café. Si en algunos casos un mal café puede desprestigiar o incluso fastidiar una buena gastroexperiencia, en este caso, el buen café que nos sirven (¿qué pasa con el café en La Rioja?) hace que todavía salgamos más satisfechos de este templo situado a medio camino del puerto de Peñacerrada.

Abanico ibérico fotos
Cocina de autor con buena base de arraigo riojano tradicional

Comiendo así de bien, uno se levanta y paga la cuenta, 137 € para cuatro comensales adultos, la mar de contento. Es un restaurante de precio medio, en el que por supuesto, te puedes complicar lo que quieras, tanto con los vinos como con pedir demasiados platos. Sé cauto, comparte platos, y sobre todo, disfruta de la buena mesa tranquilo.

Te recomendamos que leas bien y que saques el máximo provecho a la carta de vinos. Valora la sección de vinos singulares o anímate a probar vinos jóvenes de la zona, ya sean de Rioja Alavesa o de San Vicente de la Sonsierra, que tengan buena relación calidad precio. Por si te sirve de ayuda, Jarrarte de Bodegas Abel Mendoza, un vino tinto de maceración carbónica, puede ser otra excelente opción. Y si tienes dudas, pregunta y déjate aconsejar. El personal sabe muchos de vinos y estarán encantados de ayudarte.

La Bodega de Rivas Opiniones
Vas a comer muy bien. Y lo sabes.

Si buscas restaurantes diferentes en La Rioja Alta, cocina de autor enraízadaeste sitio debe entrar en lo más alto de tu gastroagenda a la hora de dónde comer en Haro, Labastida o San Vicente de la Sonsierra. Te animamos encarecidamente a que te salgas de la oferta tradicional de los restaurantes en Rivas de Tereso y apuestes por ir un par de escalonas más allá, tanto a nivel gastronómico como en atención y en confort. Prueba el restaurante La Bodega de Rivas y nos dices qué tal. No te va a defraudar. Es más, los cinco comensales firmaríamos con sangre que esta sobresaliente gastroexperiencia le va a encantar a tu paladar de sibarita. Vas a pagar la cuenta con la sonrisa en la boca y con mariposas en el estómago. Y eso, en estos jodidos tiempos que corren, es mucho, por no decir que lo es todo, ya que cada vez se hace mas difícil sorprender, satisfacer, emocionar, en definitiva, hacer felices, a los exigentes clientes. Gracias por hacerlo posible, Raúl, Laura y equipo, zorionak!


Valoración @Lonifasiko: 4,8/5


Información práctica

  • Dirección: Calle San Vicente 2 – 26339 Rivas de Tereso (La Rioja).
  • Teléfono: (+34) 941 33 43 29
  • Gastroexperiencia disfrutada en Octubre del 2016.
  • Precio: 137 € para 4 adultos y una niña, con 2 botellas de vino y todo lo descrito en este artículo. Precio medio persona: Entre 30-40€.
  • Se puede pagar con tarjeta.
  • Se aconseja reservar mesa en fines de semana y en periodo estival.
  • Si te apetece comer cochinillo asado o cordero asado, encárgalo con antelación al reservar por teléfono. De todas formas, te lo preguntarán ellos al realizar la reserva.
  • Si vas con niños, pregunta con antelación si ofrecen platos/menús especiales para ellos.
  • Mapa con la ubicación del restaurante La Bodega de Rivas.

On egin!

Ah! No olvides que también puedes seguir nuestras aventuras a través de nuestros perfiles en Twitter, Facebook, Google+, Instagram y Pinterest. ¿Mucho estrés? Sí, nosotros también confiamos en que no aparezcan más redes sociales ;-).

Valora el artículo:

4 pensamientos sobre “La Bodega de Rivas, un tesoro gastronómico a los pies de la Sierra Cantabria”

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!