Marketing en bodegas y enoturismo

Viña Placentina, enoturismo slow y puro vino en Plasencia

Es probable que no asocies la provincia de Cáceres con la producción de vino. No te preocupes, no eres raro, pasa hasta en las mejores casas. Cáceres no tiene, ni es probable que tenga nunca, una masa crítica de bodegas ni marca de vino mundialmente reconocida como pueda tener La Rioja o la Ribera de Duero . Sin embargo, al igual que en otros muchos puntos de España, en Extremadura también se produce vino, y en muchos casos, buen vino.

En los últimos tiempos, los vinos de Extremadura, especialmente aquellos producidos en la parte sur de la comunidad extremeña, agrupados bajo la D.O. Ribera del Guadiana, están empezando a tener cierta repercusión y eco en el mercado. Así que caldos extremeños, más allá del típico vino de pitarra, haberlos, haylos. Para muestra, un botón la bodega Viña Placentina.

Viñedos extremeños
Líneas rectas y uniformes

La única bodega de Plasencia y del Norte de Cáceres

Hablábamos de la muy limitada producción de vino en la provincia de Cáceres, pero ¿y si rizamos el rizo y nos vamos a tentar la suerte al norte de la provincia, por ejemplo, a Plasencia? Con una situación geográfica envidiable, en la confluencia de los valles de Ambroz, Jerte y La Vera, un buen día, al empresario Ángel Sánchez se le ocurrió la brillante idea de construir una bodega. En honor al terruño sobre el que se asentaba, y tomando el gentilicio de la localidad cacereña, la denominó Bodega Viña Placentina, siendo a día de hoy la única bodega de Plasencia, y una de las destacadas bodegas de Cáceres.

Bodega-Viña-Placentina-Vino-Plasencia-TBMPlasencia-001

Ubicada en una pequeña loma con vistas a la bella Plasencia, Viña Placentina es una joven bodega familiar que se caracteriza por producir vino ecológico premium. Trabajan con las variedades de uva Merlot, Cabernet Sauvignon y Tempranillo, y al ser ecológico, su máxima es no utilizar productos químicos ni aditivos, ni en el viñedo ni en la fase de producción y crianza. Sólo pueden utilizar productos externos, estudiados y analizados de forma minuciosa, cuando hay algún problema de plagas muy gordo en el viñedo, nada más.

De Plasencia al Valle del Jerte
Plasencia, confluencia de valles y comarcas

La bodega es pequeña, pero su localización y los coquetos viñedos y paisajes que la rodean, así como el esmero y el cariño con el que producen sus vinos, la hacen grande.

Sitios para hacer fotos en Plasencia
Viñedos con vistas

Visita guiada a la bodega Viña Placentina

La visita guiada comienza en el viñedo colindante a la preciosa casa-bodega ubicada en la Finca Pago de los Ángeles. ¡Ya nos gustaría tener una casa así! Se asemeja a un pequeño ‘Falcon Crest a la extremeña’.

Casas rurales con encanto en Extremadura
Detalles de una preciosa casa de piedra y bodega

Nos cuentan que la vendimia y todo el proceso de producción del vino se realiza de forma muy artesanal. Vendimiar de noche es clave para que la uva entre fresca en bodega, plena de facultades.

En estas latitudes, vendimiar a pleno sol podría conllevar que la uva llegase a bodega en estado deteriorado. Lo mejor de esta bodega es que del viñedo a la propia bodega, apenas hay unos metros, con lo que la uva llega recién recolectada, sin perder calidad en el transporte a bodega.

Sentir el viñedo
Can you feel it?

Producción de vino ecológico

Visto el producto en origen, la visita nos adentra de lleno en el proceso de creación del tan ansiado vino placentino. Pasamos por una pequeña sala de grandes barricas de acero inoxidable, donde la uva deja de ser sólo uva, comenzando su proceso de fermentación.

Visita guiada a Viña Placentina
Proceso de producción del vino

De este primer y moderno paso, en un proceso muy controlado que hoy en día tienen ya todas las bodegas que comercializan vino con etiqueta, pasamos a la sala de barricas, esas salas donde el vino comienza a transformarse en arte. Aromas de roble francés y roble americano se entremezclan con el silencio y la quietud que emana la sala en la que este vino de Plasencia toma cuerpo y alma.

Crianza del vino en barricas de madera de roble francés
‘Donde el vino se cría y envejece’

En la sala de trasiegos, nos comentan que Viña Placentina también produce y comercializa aguardiente de orujo. Eso sí, se realiza en una pequeña zona totalmente aislada y separada de la zona de producción del vino. Allí está, el mítico alambique que destila esa bebida transparente que limpia y ayuda a realizar las digestiones más difíciles del mundo gastronómico. Amén por los orujos y aguardientes artesanos, fuera los empalagosos licores de hierbas y la famila de los Almax.

Aguardiente de orujo artesano
¿Quién se atreve? Es digestivo…

Cata de vino y degustación

Visto el proceso,  y con la suerte de no tener que esperar a que salga el vino de la barrica, se tenga que embotellar y dejar en reposo de nuevo,  pasamos a degustar los caldos de la bodega. Entramos en una sala donde el Rey Alfonso VIII de Castilla, fundador de Plasencia, cobra de nuevo protagonismo. Es más, en realidad la bodega es un continuo homenaje a este personaje histórico, que forma parte de la imagen de marca de los vinos de Viña Placentina.

Sentarse como un rey
La silla del rey

En una sala muy coqueta, aderezada con embutido extremeño de la zona, comienza la cata.

Salchichón ibérico extremeño
Salchichón, ese humilde embutido que tantas alegrías da

Probamos los vinos de crianza y reserva que esta bodega produce de manera ecológica. También comercializan un GR, Gran Reserva.

Cómo servir vino en una cata
¡Que corra el tinto extremeño!

Sin ser entendidos, pero siendo sinceros y desde un punto de vista totalmente subjetivo, no son vinos que nos han emocionado. Al menos allí, en la primera impresión en bodega. Son tipos de vinos a los que no estamos acostumbrados, mezcla de un tipo de uva diferente, con carácter, más ‘fuertes’ y ‘rudos’ en el paladar, al menos de entrada. Como tuvimos la suerte de traernos una muestra del crianza, lo tomaremos y analizaremos con más detalle en casa. ¿Qué os apostáis que nos sabe mejor que en bodega?

El primer e inesperado embate del crianza lo arregla de forma elegante el reserva, al que se le nota un aroma más refinado, es un vino más suave y trabajado. No somos morrofinos, y somos muy de crianzas, pero en este caso, nos quedamos sin dudarlo con el reserva.

Cuadros relacionados con uvas y el mundo del vino
Hipnotizados con este cuadro

La mejor parte de la visita llega cuando tenemos la ocasión de conversar con Ángel Sánchez Redondo, fundador y propietario de la bodega. Nos cuenta el origen de la bodega, que nace como un sueño en el año 2000, con la idea de producir un vino diferente, y referente, en Plasencia, incluso a nivel de la provincia de Cáceres. Los inicios son duros, muy duros, pero en los últimos años, la gran apuesta realizada está empezando a dar sus frutos.

Bodegas y Viñedos Ángel Sánchez Redondo
‘Una copa de vino al día’, la receta mágica de Ángel

Un vino de autor, sin adhesión a ninguna Denominación de Origen

A pesar de estar en Extremadura, por la evidente larga distancia hasta las tierras de Badajoz, este vino no puede acogerse a la Denominación de Origen (DO) que controla y rige los vinos de la cuenca del Guadiana. En algunos casos, esto puede resultar frustrante, un lastre; en otros casos, esto se puede ver como una oportunidad inmejorable para moldear un vino ecológico de alta calidad, un vino de autor extremeño. los vinos de Viña Placentina no pertenecen a ninguna Denominación de Origen. Es más, ese detalle es algo que diferencia a este vino frente a otros vinos extremeños.

Cómo oler el vino en una cata de vino
¿Vainilla, chocolate…?

Sin duda, otro detalle que marca la diferencia de la bodega, aparte de su producción ecológica, es su gente, sus empleados, gente que vive el mundo del vino. Nos cuenta Ángel, que aunque no lo parezca, tiene sus muchos años e historias a sus espaldas, que tras varios bypass y operaciones de corazón, su receta para mantenerse joven es tomar una copa de vino al día; media con la comida, y otra media con la cena. ‘Tampoco hay que pasarse, que el vino es muy goloso‘ nos dice medio sonriendo. ¡Crack!

Viñedos en Extremadura
El Falcon Crest de Plasencia

Esa vitalidad hace que Ángel nos cuente incluso sus planes para el futuro, donde quiere darle nuevos espacios y aires a la bodega, que poco a poco, crece y va obteniendo un merecido reconocimiento, tanto a nivel nacional como internacional.

Rincón del vino
¿Tinto o transparente? Tú eliges!

Plasencia, ciudad de placer, disfrute…¡y vino!

Ya lo dejó bien claro y patente Alfonso VIII, rey listo donde los hubiera. El lema que dejó escrito en el escudo de Plasencia lo dice todo: ‘Ut placeat Deo et hominibus’, que en latín, significa ‘para que agrade (plazca) a Dios y a los hombres‘. No nos engañemos, traduciendo e interpretando esa frase, Plasencia fue una villa fundada para agradar, para el placer, para el deleite, para el disfrute. Hala, ya sabéis qué hacer en Plasencia 😉.

Relax y descanso en Extremadura
#SlowTravel, la definición

Y amigos míos, sin irme a grandes delirios de gula y lujuria, me atrevo a decir que el vino, junto con el comer y el sexo, es uno de los grandes mayores placeres de la vida. Las cosas como son, y a poder ser, por su nombre; de ahí que el auténtico y puro vino de Plasencia, sea a día de hoy, el de la Bodega Viña Placentina.

Marketing en bodegas y enoturismo
Claims marketinianos de los que molan

Gracias a Viña Placentina y Travel Bloggers Meeting por darnos la oportunidad de visitar esta bodega.


Información práctica:

  • Página web de Viña Placentina.
  • Dirección: Ronda Sur, Urb. Haza del Obispo. Finca Pago de los Ángeles, 10600 Plasencia  (Cáceres).
  • Teléfono: +34 927 116 250
  • Se realizan visitas guiadas a la bodega, incluyendo una cata comentada, con tapa. El precio de la visita guiada es de 12 €/persona. Se puede reservar online, e incluso regalar como bono de  ‘experiencia de enoturismo’.
  • La mejor forma para llegar a la bodega es en coche. Son apenas 5 minutos desde el centro de Plasencia, con indicaciones.
  • Aparcamiento. Se puede aparcar en la explanada frente a la casa de la bodega.
  • Visita realizada en Mayo del 2015, durante la celebración del #TBMPlasencia.
  • Mapa con la ubicación de la bodega Viña Placentina en Plasencia.

SaludoX!

Ah! No olvides que también puedes seguir nuestras aventuras a través de nuestros perfiles en Twitter, Facebook, Google+, Instagram y Pinterest. ¿Mucho estrés? Sí, nosotros también confiamos en que no aparezcan más redes sociales ;-).

Valora el artículo:

2 pensamientos sobre “Viña Placentina, enoturismo slow y puro vino en Plasencia”

  1. Un artículo Q-U-E TE C-A-G-A-S.

    Madre de dios mira que estábais atentos en la visita!! Yo con el segundo vino ya estaba mirando pa Cuenca XD.

    Un abarazo giputxisss

    1. Aupa Marta! Gracias, pero seguro que se nos escaparon mil y un detalles, imposible estar a todo, más aún si hay embutido y vino de por medio, jajaja! A ti se te escaparían detalles, pero bien que captaste ese ‘acento vasco’ tan característico de cierta gente del mundo ;). Un abrazo vascorum-navarrorum para los dos!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!