Volver a visitar un destino por segunda vez

Frases típicas de viajes: “Aquí tenemos que volver algún día”

Te gusta viajar y conocer sitios diferentes, tanto en tu propio país como en el extranjero. Tu pasaporte tiene decenas de sellos y Asia no tiene prácticamente secretos para ti. Sin embargo, como le pasa a todo el mundo, tu viaje, escapada o periodo vacacional está a punto de terminar. Hoy por la tarde visitas ese castillo que te falta por ver, y mañana por la mañana emprendes el viaje de vuelta. Este viaje ha estado de cine. Ha salido todo a pedir de boca, y los sitios visitados en la comarca, región, país, te han encantado. Aún así, por la razón que sea, tienes una ‘espinita’ viajera clavada: ese monumento al que no has podido entrar, ese pueblo medieval que quedaba demasiado lejos, ese plato típico que no has tenido el lujo de degustar… Esa tarde-noche, o al día siguiente, durante el trayecto en coche o en avión, probablemente martillees a tu compañero de viaje, o pienses en voz alta, las típicas frases, casi míticas, que se lanzan en la etapa final de muchos viajes:

  • Aquí tenemos que volver algún día…(con más tiempo)
  • Tranquilo, a esta zona volveremos otro año, seguro
Volver a viajar a un sitio o destino
El eterno dilema. ¿Seguro al 110%?

Se suele decir que ‘hay que dejar algo sin ver para tener un motivo para volver‘. Sin embargo, el siririmiri de los últimos días nos invita hoy a reflexionar sobre ese tipo de frases que se dicen al final de los viajes, a la vuelta de esas vacaciones tan molonas en las que tanto hemos disfrutado.

Después de mucho estudio avalado científicamente por nuestros propios laboratorios neuroviajeros, hemos llegado a la conclusión de que son simples frases hechas de los viajes. Como hablar del tiempo en el ascensor con ese vecino al que no quieres ver ni en una pintura de Miró. En muchas ocasiones, estas frases se convierten en dichos, refranes llenos de palabras huecas, deseos que no se cumplirán en el 99% de las hojas de ruta que vamos trazando con nuestras vidas.

Hoja de ruta viajera
¿Nuevos viajes, destinos y experiencias en el horizonte?

No nos queremos poner pesimistas y hablar de que puedes tener un repentino accidente, problema de salud o lo que sea que te impida volver a viajar a esos destinos a los que prometiste volver algún día. No, hoy no van los tiros por ahí, que ojo, también puede pasar, por eso nuestro consejo de siempre: carpe diem en viajes y en gastronomía.

Degustar la gastronomía de nuevos lugares
¿Cuál será el próximo plato que nos sorprenda?

Entonces, ¿por qué narices las soltamos, siempre, y nos quedamos más anchos que largos? Sin lugar a dudas, es un tema digno de estudio. Este tipo de frases las lanzamos normalmente en momentos positivos, incluso emotivos; momentos en los que nos sentimos muy bien, cuando algo que hemos visto nos ha emocionado, una experiencia que hemos vivido nos ha marcado… Son momentos en los que nos damos cuenta que se acaba lo bueno, instantes antes de sentir la necesidad de nueva adrenalina y motivación viajera, un buen chute para sobrellevar y vencer a la rutina del día a día.

Volver a la rutina después de vacaciones
Amigo, creo que necesitemos un nuevo sueño o ‘chute viajero’

Sin embargo, tú, nosotros y hasta el más tonto de Capri sabemos que si eres de los que viaja mucho se mueve bastante y te gusta conocer sitios nuevos, es muy probable que no vuelvas a ese lugar. La razón es simple: Hay infinidad de destinos por descubrir, y no hay minutos suficientes en nuestras vidas como para descubrir todos los bellos rincones de la Tierra.

Te puede ocurrir incluso en destinos de tu propio país de origen, destinos teóricamente cercanos, pero esta afirmación con tintes de auto-engaño se da con más ahínco en destinos internacionales, destinos que ya requieren de un desplazamiento majo en avión o de una logística y desembolso económico bastante potente.

Son frases que se han agudizado desde que nació Izaro, cuando viajar en familia se convirtió en deporte olímpico. Antes, si una ciudad tenía siete iglesias, un castillo, dos museos y un restaurante de estrella Michelin, era cuestión de madrugar un poco más y patear como condenados, pero terminábamos viendo más o menos “lo más importante” a nivel turístico de los sitios que visitábamos. Ahora, el ritmo es otro, y siempre nos quedarán iglesias, castillos y museos por ver. Ahora bien, ríos donde tirar piedras y parques infantiles, normalmente volvemos full-equipe.

Sol, playa, agua y columpios, ingredientes básicos del #slowfamilytravel
Un día escribiremos un libro sobre ‘El parque infantil perfecto’

¿Visitaremos esa espectacular catedral en un nuevo viaje, dentro de 21 años, cuando Izaro ya no quiera ir de viaje con el aita y la ama? ¿Y si no llega ese momento? ‘Tranquila, llegará, y la próxima vez volveremos con más tiempo, mínimo una semana‘ ¿Y si en ese nuevo viaje vuelves a no tener el suficiente tiempo para realizar la visita? El tiempo es oro, un bien muy preciado que escasea all around the world.

Fuentes de inspiración visual para viajar
Infinidad de destinos en el mundo

A nivel europeo, nos ha pasado en destinos como Croacia, Bulgaria o Eslovenia. Fueron viajes espectaculares, en diferentes situaciones y momentos, pero espectaculares. ¿Volveremos? Me acuerdo que eso dijimos, firmemente convencidos; volvimos encantados y nos quedaron muchas cosas por ver… Ya, pero, seguro que antes que volver a Croacia, ¿no te apetece conocer un nuevo país, por ejemplo, Eslovaquia, Polonia, Noruega? Algún año habrá que animarse también a dar el salto a Asia, ¿no?

Dar el salto a nuevos destinos
Algún año, habrá que dar el salto, ¿no?

A menos escala, pero ocurre lo mismo a nivel de España, incluso a nivel de Euskadi. Hace dos veranos estuvimos en Arousa Norte, en Galicia, y en Semana Santa del año pasado en Teruel. Por supuesto, nos quedaron muchas cosas por ver. ¿Volveremos? Esperamos volver, sí, algún día, pero nunca lo podremos afirmar con la rotundidad condenatoria de esas míticas frases viajeras de las que hablamos. Es más, es probable que antes de volver a esa zona de Galicia o Teruel, prefiera conocer esa comarca de León que no conocemos, o Toledo, una de nuestras grandes asignaturas viajeras pendientes. ¿Por qué? Porque el ser humano, por norma general, es inquieto y curioso por naturaleza, y necesita nuevas experiencias, nuevos destinos, savia nueva, ¡adrenalina!

La adrenalina de conocer nuevos destinos
¿Cuál es tu próximo destino?

No nos digas que tú no has pronunciado alguna vez este tipo de fatídicas frases al final de un viaje? ¿En qué lugar, momento o destino? ¿Se os ocurre alguna frase típica de viajes más? Confirmadnos a través de los comentarios que no somos los rarunos de los viajes, por favor ;-).

Por cierto, ¿algún lugar al que sabéis, más allá de frasecitas de este tipo, que vais a volver, algún día? Muy seguros os vemos con esa respuesta tan rotunda. Esperamos que nos deis una razón muy pero que muy potente, con argumentos contundentes y creíbles, más allá de la típica frase hecha :).

Volver a visitar un destino por segunda vez
¿Habrá una segunda oportunidad, un segundo viaje?

¿Pondrías la mano en el fuego?

SaludoX!

Valora el artículo:

19 pensamientos sobre “Frases típicas de viajes: “Aquí tenemos que volver algún día””

  1. Buen post Mikel, Aquí te dejo las reflexiones que has generado en mi:
    1.- Últimamente prefiero terminar los viajes con la frase “Qué agusto hemos estado. Qué bien lo hemos pasado. y cuál es la parte del viaje que más os ha gustado” Así hacemos un resumen recordatorio en el viaje que nos ayuda a sobrellevarlo.
    2.- Planificando las próximas vacaciones de verano con nuestra flamante auto, no descartamos volver a mont saint Michel. Aunque seguramente visitemos parte de Italia ya conocida por nosotros pero no por nuestros peques.
    3.- A un lugar al que vamos a volver sí o sí, es Argentina. Quiero que mis niños disfruten lo que yo disfruté. Quiero que vean las maravillas de la naturaleza, antes de que desaparezcan. Quiero que disfruten del sonido del glaciar en movimiento en el Perito Moreno.
    Maravilloso post. Un abrazo!

    1. Kaixo Maider! Gracias por compartir tus reflexiones en nuestro txoko, ¡qué lujo de pensamientos te has sacado de la manga en un momento! Muy acertada tu postura de no pronunciar este tipo de fatídicas frases y simplemente pensar en lo bien que lo habéis pasado. Volver en autocaravana a un destino que conocéis tiene que aportar otra visión diferente y una manera muy distinta de ver y sentir un destino.

      Respecto a Argentina, y aunque no lo conozcamos, ¡buena elección para repetir viaje! Como casi todo el mundo que nos habla de este gran país, nos acabas de poner los dientes más que largos. Es uno de los países a los que más ganas le tenemos, aunque creemos que habría que ir una temporada larga y la peque tiene que crecer todavía un poco más para poder explorarlo más a fondo, ya que queremos que se de cuenta y valore lo que está viendo durante ese pedazo de viaje. Eskerrik asko zure komentarioagatik!

  2. Ay, ay, si es que nos pasa a todos. Y el mundo es tan grande y hay tanto para descubrir… Pero también la vida es muy larga, y, por qué no, siempre habrá tiempo de volver a aquellos lugares que han sido especiales para nosotros 🙂
    Hace poco volví a París, y me re-enamoró. Añoro profundamente Praga, espero pisar de nuevo en breve las calles de Edimburgo…
    Un abrazo de la cosmopolilla.

    1. Hola! ¿A ti también te pasa? Bien, no somos los únicos! 🙂 Nosotros también confiamos en volver a algún destino que haya sido especial, para poder vivirlo y sentirlo desde otra perspectiva, con otra visión más “madura”; de todas formas, si ponemos en la balanza eso con la posibilidad de descubrir un destino nuevo, “virgen” en tu pasaporte…la elección siempre es muy difícil. Mira, a Paris tengo que volver, en pareja o con la peque, porque he estado sólo y con amigos; y a Praga, tengo que ir sí o sí, que no la conozco :). Gracias por compartir tu experiencia, saludoX!

  3. En el año 2006 estuvimos de vacaciones en Chile, y a la vuelta mi frase fué:
    – yo cuando me jubile quiero venir a vivir aquí.
    No sé si lo haré pues todavía me quedan unos cuantos años para jubilarme, pero me encantaría. Además nos quedó por ver, la Isla de Pascua y el Desierto de Atacama. Hay varias probabilidades, ya veremos.
    Un saludo.

    1. Hola Nuria! No elegiste mal país para pronunciar esa gran frase ;-). Incluso tu frase es bastante más “cañera” que la típica frase de la que hablamos en el blog, porque suena a jubilación sempiterna en la bella Chile andina. Además, nos alegra ver que sigues ilusionada con el tema y estás valorando probabilidades reales de volver, eso es que algo te encandiló allí, una señal ;). Gracias por pasarte por el blog y compartir tu experiencia, saludoX!

  4. Yo creo que nos pasa a todos los que amamos viajar, porque ya sabes, luego hay gente que no sale de “su playa” en su vida. Yo repito si me sale gratis, osea nunca. Sin embrago estoy pensando en repetir Estambul porque no le saque el partido suficiente y me encantó y ciudades de Italia que fui en el viaje de estudios, y eso en ese momento no estaba para apreciar nada.
    Saludos!

    1. Hola Marta, ¡bienvenida al txoko! Sí, hay gente que tiene “su destino”, se acostumbra a ello, se acomoda y no hay manera de sacarles de allí, ni con agua caliente. El ejemplo que pones del “viaje de estudios”, desgraciadamente, nos ha pasado a muchos :(. Si pillara yo ahora aquella oportunidad de visitar parte de Bélgica y Holanda…, qué pena, ¡cuántos pájaros en la cabeza por aquella época! Muchas gracias por compartir tu visión sobre este tema, saludoX!

  5. ja, ja, cuánta razón!! Hombre, yo creo que cuando se suman años de viajes, la posibilidad de volver a un destino incluso extranjero es más fácil que cuando tienes todo el mundo por descubrir.
    Yo sólo puedo decir que he vuelto a la India, y precisamente no fue un destino que después del primer viaje dijera “tengo que volver”. Y en realidad volví al Sur y fue un viaje muy distinto en todo: paisajes, cultura, gentes. Y me reconcilió con la India y volví diciendo “tengo que volver!”. Y quizá lo haga pronto, pero a otras latitudes.. es que es un subcontinente ¿hago trampas? ja, ja, ja.
    A Estambul también he vuelto, y espero poder volver a hacerlo, siempre con años entre medias!

    En serio, a veces son sitios de difícil acceso a todos los niveles, otras son sitios que han caído en guerras y conflictos que te impiden volver, pero desde luego el “tengo que volver” en caliente se dice prácticamente siempre que terminas un viaje fantástico, y luego otros te distraen 😉
    Y sí, siempre quedan sitios o buenas excusas para volver, sobre todo cuando tienes el tiempo de vacaciones limitado!!

    Bss
    Alicia

    1. Gracias por tu profunda reflexión Alicia, verdades viajeras como puños. Efectivamente, es tan simple como lo que comentas, que con el tiempo y los años, aumentan las posibilidades de volver a un destino. En mi caso todavía no me ha ocurrido con destinos extranjeros, porque nuestro “nicho” siempre ha sido más “nacional”, tanto cuando nos íbamos de vacaciones con mis padres como ahora con la peque. ¿Volveremos algún día a Croacia, Bulgaria, Túnez y Eslovenia? ¡Quién sabe! Pero nos queda mucho mundo por descubrir, y estoy seguro que antes que repetir, probaremos otros sabores viajeros. Gracias por compartir tu visión del asunto Alicia, un abrazo!

  6. Debo de ser un bicho raro, porque el año pasado volví a Nueva York, a París, visité Malta en 2 ocasiones, volví a visitar sitios similares en Italia y a Málaga otras 2 veces. Lo dicho, soy muy raro.
    Una cosa que me gustó de repetir destinos es que al llegar, a pesar de las horas de viaje, era como estar en casa, porque ya conocía lo básico y visité sitios más locales.

    De volver, fijo fijo, a la isla de El Hierro, y a Canarias

    1. Hola Victor! Sí que es algo raro tu caso y tus viajes “repes” del año pasado, pero sabiendo lo que te mueves, tampoco nos extraña tanto :). Lo que comentas es un buen punto a favor, ya que la segunda o enésima vez, andas en el destino como “Pedro por su casa”. Mira, no me lo había planteado, pero tengo esa misma sensación en Milán, donde yo también me aventuro a buscar sitios más locales y auténticos. Canarias, ¿qué tendrán las Islas Afortunadas que tanto enganchan? 😉 SaludoX!

  7. Que cierto, que cierto Loni…. creo que al final es un tema de tiempo.

    Volvería a prácticamente todos los sitios donde he ido. Además, si tardas 10 años en volver, es probable que el destino haya cambiado tanto que sea “un nuevo sitio” o bien que tu forma de verlo en una etapa diferente de tu vida, te haga percibirlo como nuevo.

    Es la sed viajera y el círculo que no acaba.

    Un abrazo.

    1. Aupa Natalia! Es un círculo viajero vicioso donde los haya, pero me gusta mucho tu visión, porque como dices, volver a un destino unos cuantos años más tarde, puede ser una experiencia totalmente nueva, o cuando menos, diferente. Gracias por pasarte por el txoko, un abrazo!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!