Santuario de Arantzazu se asoma al vacío kárstico

Excursión en familia por la Gipuzkoa profunda: Oñati, Arantzazu y alrededores

Hoy nos vamos de excursión por Gipuzkoa, concretamente a Oñati, en la comarca de Debagoiena. Desde Eibar, no tenemos ni media hora de camino, todo controlado. Controlado… Hasta que Izaro, tras pasar un maldito badén, vomita como una campeona. Shit! Gajes del oficio de viajar en familia. No pasa nada, don’t panic, le cambiamos de ropa y listo. ¿Ropa, qué ropa? Shit! Casualidad es la primera vez que se nos olvida meter ropa de recambio. Dejo que mis chicas comiencen la visita guiada en Oñati, y conduzco de vuelta a casa raudo y veloz, a coger algo de ropa limpia. Shit!

Bueno, basta ya de pensar en negativo y de decir tacos. ¿Qué tal si reseteamos y comenzamos de nuevo la excursión en familia por Oñati? Olvidemos el incidente y centrémonos en descubrir qué ver y hacer en Oñati, Arantzazu y alrededores en un día. ¡Vente!

Santuario de Arantzazu: Qué ver en Oñati Oñate
El Santuario de Arantzazu sigue siendo uno de los motivos principales para visitar Oñati

Mientras Miguel conduce hasta Debabarrena y vuelve a la Comarca de Debagoiena (Alto Deba), el grupo se junta en la oficina de turismo de Oñati, cerca de la plaza principal, donde Ikerne, nuestra guía, cuenta la historia y demuestra in situ el funcionamiento del antiguo molino de San Miguel. Este molino fue en otros tiempos propiedad de los Condes de Oñate, que cobraban por su uso a los pobres campesinos, y tras pasar por diferentes manos, a día de hoy se puede disfrutar de su didáctica visita, en la que es posible ver cómo se muele el cereal.

Molinos antiguos de San Miguel de Oñati
Utensilios del antiguo molino de San Miguel de Oñati

Miguel se une al grupo en la Universidad del Sancti Spiritus, donde cambiamos a la peque en un abrir y cerrar de ojos. Ya está, anécdota del día y nervios mañaneros olvidados, el día sólo puede ir a mejor.

Universidad Sancti Spiritus de Oñati, la primera Universidad de Euskadi

Efectivamente, todo va a mejor nada más plantarse frente a frente ante la monumental planta y fachada de esta histórica universidad. Es una obra renacentista fundada en el siglo XVI por el obispo y mecenas Don Rodrigo Sáez de Mercado de Zuazola, natural de Oñati, y fue la la primera y única universidad de Euskadi hasta principios del siglo XX.

Universidad Sancti Spiritus de Oñati Oñate
Entrada principal  de la Universidad Sancti Spiritus de Oñati

La variedad y los detalles escultóricos de la fachada son impresionantes, obra del escultor Pierre Picart. La obra es quizás incluso un poco cargante, pero queda claro que se quería hacer ostentación y alarde de un señor edificio, que hoy en día posee el título de Monumento Histórico-Artístico Nacional.

Impresionados con lo que ofrece puertas para afuera, entramos al interior con la visita guiada, y accedemos en primer lugar a la capilla situada a mano derecha, que presenta un esmerado retablo de estilo plateresco. Como en muchos otros retablos, las figuras religiosas centrales y las más altas son las que más importancia se llevan por estar teóricamente más cerca del cielo. A pesar de estar abajo, sin duda nos quedamos con la representación de San Miguel, que es con su lanza el personaje del retablo encargado de ahuyentar al diablo y a las criaturas del mundo oscuro. Dicho sea de paso, San Miguel es el patrón de Oñati, Oñate en castellano, unas fiestas muy conocidas en los alrededores.

Imagen de San Miguel con lanza y diablo
Figura de San Miguel en el retablo de la capilla de la Universidad Sancti Spiritus

El afán de unir el mundo académico con el mundo teológico

Del retablo al patio y claustro de la universidad. Es probable que no se utilice esta segunda palabra porque teóricamente no estamos en un monasterio, pero hay que ser consciente que en aquella época, este recinto universitario, y sus estudiantes, tenían profundas raíces religiosas, eso es innegable.

Patio Universidad Oñati Oñate
Patio y jardín de la Universidad Sancti Spiritus de Oñati, espacio para la meditación

Es un patio de dos pisos, con jardín central, donde destaca la perfección de los arcos y los 32 medallones esculturas que se distribuyen a lo largo de la construcción, muchos de ellos con motivos de figuras históricas de diferentes épocas.

Escultura medallón Universidad de Oñati Oñate
Medallón en el patio de la Universidad Sancti Spiritus de Oñati

Destacar también la escultura de Jorge Oteiza situada en el jardín así como un complicado adorno, de estilo mudejar, en el techo de madera de la escalera que da acceso al primer piso, una obra muy trabajada que para nada esperábamos ver en este monumento.

Pasear en silencio con la peque por las estancias de este patio evoca historia, sabiduría y espiritualidad, supongo que ése era el objetivo de este tipo de universidades católicas, intentar unir el mundo académico con el teológico, formando distinguidas personas con un marcado arraigo religioso.

Universidad Sancti Spiritus en Oñati Oñate
El silencio y la solemnidd presiden el patio de la Universidad Sancti Spiritus

En la actualidad, este edificio se utiliza parcialmente como sede de alguna entidad dependiente del Gobierno Vasco, y para temas asociados a Sociología, donde se ha impartido algún que otro seminario, jornadas, etc.

Iglesia de San Miguel en Oñati Oñate
La torre de la iglesia de San Miguel, bien visible desde el patio de la Universidad

Impregnados de historia y alucinados con la Universidad del Espíritu Santo de Oñate, sintiéndonos algo más sabios, dejamos la universidad (¡cómo suena esto!) para cruzar el río Ubao o Arantzazu y dirigirnos hacia la parroquia principal de la localidad, la iglesia de San Miguel, con cuyos gruesos muros externos topamos.

¿Por qué a los habitantes de Oñati se les conoce con el sobrenombre de ‘Txantxiku‘-s?

Fuera de la iglesia, la guía nos cuenta diversas curiosidades sobre la villa. Nos llama la atención que en Oñati se habla bizkaiera, el tipo de euskera que se habla en Bizkaia, nunca lo hubiera dicho. Así mismo, nos desvela las dos teorías que pretenden argumentar el origen y significado del mote o apodo de ‘Txantxiku, que se utiliza para denominar de forma coloquial a los habitantes de Oñati. ‘Txantxiku‘ significa ‘rana‘ en euskera, y según la primera teoría, era un animal muy numeroso en la zona y que no hacía mucha gracia al Conde de Oñate, porque con su croar, las ranas no le dejaban echar la siesta.

Río Ubao/Arantzazu que pasa por Oñati Oñate
Río Ubao/Arantzazu a su paso por Oñati, se dice que suelen verse truchas…

Esto hacía que fuese un animal muy querido por los habitantes de la villa, que desoían las órdenes de acabar con las ranas enviadas por el Conde, ya que era la única forma de fastidiar y hacer frente a su amo y señor.

La otra teoría está relacionada con la baldosas blancas y negras del palacio del Conde, unas baldosas blancas que el propio Conde no dejaba pisar a los habitantes del pueblo durante las audiencias, porque las ensuciaban con sus calzados llenos de barro; esto propiciaba que tuvieran que dirigirse a él saltando de baldosa negra en baldosa negra, como si fueran ranas, y de ahí el despectivo mote de ‘txantxiku’, una forma de burla de Don Pedro Vélez de Guevara, Conde y Señor de Oñate.

La tumba del Conde de Oñate y el misterioso claustro de la iglesia de San Miguel, único en España

Sonriendo tras desvelarse el misterio, entramos a esta amplia iglesia gótica construida durante el siglo XV, donde nos llama la atención su altura y luminosidad, el enorme órgano en el primero piso, y una capilla lateral con una reja muy trabajada que hace las veces de recinto funerario del obispo fundador de la Universidad.

Iglesia de San Miguel de Oñati Oñate
Luminoso interior de la Iglesia de San Miguel de Oñati

Hay que mencionar también la cripta bajo el retablo mayor, donde descansa el histórico Pedro Vélez de Guevara, señor de Oñate, el ‘amigo’ de las ranas y de los txantxikus.

Cripta y tumba de Don Pedro Vélez de Guevara, señor de Oñate
Cripta y tumba de Don Pedro Vélez de Guevara, Conde y Señor de Oñate

Pero la joya que hace de esta iglesia un monumento singular reside en el claustro que Rodrigo Sáez de Mercado ordenó construir, un claustro que en vez de tener un patio o jardín, tiene un vacío que asoma al río Ubao, que discurre místicamente bajo el claustro. Esta peculiar singularidad hace que el claustro de la iglesia de Oñati sea único en España, y uno de los tres de este tipo que se conocen en Europa.

Claustros curiosos de España
El río Ubao pasa por debajo del claustro de la iglesia gótica de San Miguel

El paseo por los monumentos históricos y religiosos de Oñati nos deja en la plaza principal de la villa, Foruen Enparantza (Plaza de los Fueros). Es la sede del ayuntamiento, una enorme plaza donde discurre gran parte del ir y venir de los oñatiarras, especialmente de las personas mayores y de aquellos que tienen familia.

Plaza y ayuntamiento de Oñati Oñate
Plaza principal y ayuntamiento de Oñati

Y justo al lado del ayuntamiento, un pequeño remanso de paz denominado Parque Lazarraga, que coge prestado el nombre del palacio gótico del mismo nombre que allí se ubica. Un sitio ideal para dar un pequeño paseo y oxigenarse, para sentarse en un banco a pensar; un sitio que ahora en otoño, con árboles y plantas de mil colores, es muy apetecible, y en el mismísimo centro de la muy noble y leal villa de Oñati.

Qué hacer en Oñati: Parque Lazarraga
Otoño en el parque Lazarraga, situado en pleno centro de Oñati

Visita al Santuario de Arantzazu, un retiro espiritual entre un abismo de montañas

Faltan cosas por ver en Oñati, pero ya hemos visto dos de los monumentos más importantes del patrimonio histórico-artístico de la villa, por lo que cogemos el coche y ascendemos por la sinuosa carretera, algo bacheada, que nos conduce valle arriba hacia el barrio de Arantzazu. Situado a 700 metros de altitud, este santuario venido a barrio, es uno de los principales enclaves de culto religioso de Gipuzkoa, y también de Euskadi, y que ejerce también de puerta principal de acceso al Parque Natural de Aizkorri-Aratz.

Tras aparcar en la gran explanada y aparcamiento frente al santuario, lo primero que hace mucha gente es dirigir su mirada hacia el santuario, es inevitable no dejarte llevar por esa gran estructura de piedra y sus altivas torres, la más alta coronada por una cruz. Es tan diferente pero a la vez tan característico, es tan Arantzazu….

Santuario de Arantzazu Aparacamiento
Explanada del Santuario de Arantzazu

De la misma forma, otra de las acciones habituales de los visitantes es asomarse sobre el murete de la acera y mirar hacia abajo, para admirar ese precipicio que se desploma hacia un misterioso terreno y abismo kárstico, de paisaje abrupto, sobre el que se asienta Arantzazu. Desde luego, si te pones a pensar fríamente, la logística y construcción de todo este tinglado religioso tuvo que ser de órdago.

Santuario de Arantzazu entorno y montañas
El entorno kárstico sobre el que se sitúa el Santuario de Arantzazu

Hemos estado bastantes veces en Arantzazu, siempre por algún motivo montañero, pero sin dedicarle el tiempo que se merece a la visita de su rico patrimonio. Donde sí hemos pasado algo más de tiempo es en sus ‘ventas’, en esos caseríos antiguos reconvertidos en posada, bar y restaurante, donde la gente se da un homenaje o se auto-premia con un buen caldo y un buen pintxo de chorizo tras realizar la correspondiente ruta de senderismo. Es una tradición muy vasca, caminar en la montaña y luego ponerse tibio al bajar, somos así, ¡qué le vamos a hacer!

Goiko Benta, la “casa” del escultor Jorge Oteiza en Arantzazu

Hay varias ‘ventas’ -antiguas fondas reconvertidas- en Arantzazu, muy concurridas los fines de semana, pero si hay una que se lleva la palma, palma histórica, probablemente ésa sea el actual restaurante y hotel rural Goiko Benta (‘Venta de Arriba’ en castellano).

Goiko Benta Hotel Restaurantes en Arantzazu
El antiguo caserío que alberga el restaurante y hotel rural Goiko Benta

Habremos estado alguna vez en esta venta, pero no conocíamos, para nada, su historia viva. Y es que hasta hace una semanas, no teníamos ni idea que el mismísimo Jorge Oteiza, durante el tiempo que pasó en Arantzazu para esculpir sus polémicos 14 apóstoles para la entrada del santuario, se alojaba, vivió, en Goiko Benta. Esto conllevó que Goiko Benta se convirtiese en punto de encuentro de referencia de los principales artistas y personajes culturales relevantes de la época.

Vida y obra de Jorge Oteiza en Arantzazu Goiko Benta
‘Txoko’ dedicado a la memoria de Jorge Oteiza, escultura regalo incluída, en Goiko Benta

A día de hoy, Goiko Benta sigue siendo uno de los más conocidos bares y restaurantes en Arantzazu. Además, sus dependencias se han renovado por completo en lo que a habitaciones se refiere, y si bien se sigue conservando alguna zona de la casa como antiguamente era, con ese incalculable valor histórico y aroma a tradición de caserío vasco, las nuevas habitaciones dan muchas ganas de quedarse allí a realizar un retiro espiritual en la Gipuzkoa profunda.

Dónde dormir en Arantzazu: Hotel rural Goiko Benta
Coquetas habitaciones del hotel rural Goiko Benta, junto al Santuario de Arantzazu

A pesar de esta renovación, el caldo con chorizo que tan bien combaten el frío siguen gozando de un increible éxito que pudimos comprobar de primera mano, y conocer la historia y conversar sobre los nuevos tiempos con una de las hermanas propietarias de Goiko Benta fue todo un lujo. Eskerrik asko!

Goiko Benta antiguo caserío vasco
Goiko Benta sigue conservando, a modo de museo, la parte del antiguo caserío vasco

El desafío y la polémica de los 14 apóstoles de Jorge Oteiza

Tras esta parada y fonda histórica, antes de ir a comer, sería un serio pecado no entrar al Santuario de Gipuzkoa por excelencia. ¿Quién no ha contado uno a uno los 14 apóstoles de Oteiza a la entrada del santuario? Es una de ésas cosas que tienes que hacer al menos una vez en la vida.

Santuario de Arantzazu: Escultura 14 apóstoles de Jorge Oteiza
Entrada principal al Santuario de Arantzazu, con los 14 apóstoles de Jorge Oteiza

Hacía años que no entrábamos, y teníamos un muy vago recuerdo de esta gran obra arquitectónica, un recuerdo muy equivocado por cierto. Nos sorprendió su relativa simpleza, sin altares sobrecargados de oro ni otros detalles ostensosos a los que nos tiene acostumbrados la iglesia católica; nos sobrecogió su elegancia y carácter innovador, la perfección en sus formas y su pulcritud, es un recinto que rebosa espiritualidad.

Retablo Santuario de Arantzazu
El retablo mayor, innovación en estado artístico puro

Se nota que es un santuario moderno, y si bien las vidrieras laterales le dan un toque de iglesia, por la perfección de la forma y el buen enaltecimiento de la madera, uno podría pensar que estamos en un auditorio perfecto, con una acústica paranormal, en el buen sentido.

Qué ver en Santuario de Arantzazu
El elegante interior del Santuario de Arantzazu bien podría ser un auditorio

Santuario de Arantzazu, un icono de la arquitectura religiosa vanguardista

Tras este reencuentro con esta gran basílica, no podemos obviar la visita a la cripta subterránea decorada por Nestor Basterretxea. Otro artista vasco que se unió a la corriente rupturista de Oteiza y decoró la cripta… ¡De forma realmente desafiante y moderna para aquella época! Ésta sí que es una sorpresa para cualquier visitante, ya que la palabra cripta va normalmente asociada a ‘ambiente tétrico, oscuro, tumbas, etc.’, pero en este caso, las paredes de este recinto son simplemente geniales, innovadoras a más no poder, y más propias de un museo de arte moderno o de un metro cosmopolita que de una cripta. A pesar de que en su día estas obras de Oteiza y Basterretxea fueron un auténtico shock y calvario para los líderes religiosos correspondientes, motivo de polémica continua, estamos convencidos de que estas corrientes rupturistas son acertadas. Hay que innovar, sí señor, también en templos religiosos, why not?

Obra Nestor Basterretxea Cripta Santuario Arantzazu
Decorada por Nestor Basterretxea, la cripta es un sitio que no te deja indiferente

Terminado el paseo religioso del día, y sin mover el coche, comenzamos a descender en la dirección que nos marcan, sin titubeos y de forma amenazante, las afiladas piedras de la fachada exterior del Santuario de Arantzazu, nos encomiendan hacia Oñati.

Santuario de Arantzazu, virgen patrona de Gipuzkoa
El santuario de Arantzazu, un icono de arquitectura religiosa vanguardista

Dónde comer en Arantzazu: Restaurante Zelai Zabal

Adicionalmente a la mencionada e interesante opción de comer en Goiko Benta, aprovechando la acera que circula paralela a la carretera de subida al santuario, caminamos en ligero descenso aproximadamente medio kilómetro. Con un último tramo en el que no hay acera y hay que ir por la propia carretera, en una curva pronunciada, topamos con nuestra próxima cita, el Restaurante Zelai Zabal. Aquí da comienzo otro paseo, esta vez, de tipo gastronómico.

Dónde comer en Arantzazu: Restaurante Zelai Zabal
El Restaurante Zelai Zabal se encuentra en una curva muy cerca de Arantzazu

Es un sitio acogedor, con una entrada y pasillos que te hacen ponerte impaciente antes de entrar al comedor principal, una gran sala, de madera, bien decorada, y con un ventanal envidiable hacia el abismo. Las vistas son de alucinar, nos sentamos expectantes, la comida debería ir muy en consonancia con el entorno y la primera impresión. Un delicioso aperitivo en forma de crema de calabaza para abrir boca y pasamos a los entrantes, muy bien combinados con una sencilla ensalada de pulpo y un riquísimo arroz meloso de setas, un plato cuyo sabor Ainara ‘no va a olvidar en mucho tiempo‘. Ojo al apunte gastronómico de esta gran fotógrafa.

Restaurantes en Arantzazu: Comer en Restaurante Zelai Zabal
Los arroces melosos, una opción siempre apetecible

Tras dos entrantes delicadamente emplatados a los que el estómago se acomoda muy gustosamente, Laura opta por un lenguado a la menier, y yo opto por unas siempre agradecidas carrilleras. El lenguado es un pescado fino y agradecido, y de las carrilleras hay que destacar la generosidad de la ración, con unos medallones estratosféricos en tamaño. Carne más que abundante, como para alimentar incluso al comensal de al lado.

Comer en Restaurante Zelai Zabal en Arantzazu en Oñati
Carrilleras bien jugosas y bien presentadas

Personalmente me cuesta terminar las carrilleras, lo digo en serio, pero como suelo hacer habitualmente, prefiero dar el do de pecho gastronómico con el plato principal y obviar el postre…, parcialmente. Sí, llega el postre y todos pensamos que es una torrija caramelizada con helado, pero la sorpresa es general cuando la camarera nos comenta que se trata de un pastel de manzana con la parte superior caramelizada, y con una  bola de helado de vainilla que fresco-fresco, viene de cine para bajar un poco el efecto ‘carrilleras overflow‘. El pastel sorprende a propios y a extraños, un postre casero delicioso, las cosas como son.

Dónde comer en Arantzazu: Postres Restaurante Zelai Zabal
Pastel de manzana en el Restaurante Zelai Zabal de Arantzazu

La peque de la familia aguanta casi toda la comida dormida en su sillita, por lo que la comida y la compañía que tenemos en la mesa se hace en un ambiente muy propicio a la conversación. Es el típico sitio que invita a una larga sobremesa, especialmente en invierno, cuando hace frío fuera, y tú estás ahí dentro, goxo-goxo. Degustar un buen licor digestivo o un copazo mientras miras por ese gran ventanal que se asoma al caprichoso valle, tiene que ser una auténtica gozada. Sin duda, el restaurante Zelai Zabal es una gran opción, gastronómica y paisajística, para comer en Arantzazu.

Santuario de Arantzazu: Cómo llegar desde Oñati
El valle que sube desde Oñati a Arantzazu, con el Rest. Zelai Zabal en la parte derecha

Visitas guiadas a las Cuevas de Arrikrutz – Oñatiko kobak

Contemplando ya desde arriba este hermoso valle que ofrece unos colores preciosos en otoño, nos montamos en el coche para adentrarnos en él, y en pronunciado descenso hacia Oñati, tomamos a mano izquierda el desvío que nos lleva dirección al barrio de Araotz, otro de los barrios de Oñati. Tras la primera larga bajada que realiza la carretera, en una curva pronunciada a derechas, siguiendo las indicaciones tomamos una pista asfaltada que sube, tras pasar una valla metálica, hasta el centro de interpretación de las Cuevas de Arrikrutz-Oñatiko kobak (Cuevas de Oñate).

Centro interpretación Cuevas de Arrikrutz en Oñati
Centro de interpretación de las Cuevas de Arrikrutz, Oñatiko kobak, en el barrio de Araotz

Es allí donde se compran las entradas de acceso y visita guiada a la cueva: 9 euros las entradas para adultos, y 6 euros las de los niños. Información más precisa sobre precios de entradas y horarios, aquí. En la caseta del centro de interpretación existe todo tipo de material audiovisual, en forma de paneles y vídeos, que ayuda a conocer más de cerca, de forma didáctica, la historia de la cueva y sus alrededores, ya que no hay que olvidar que estamos en un entorno kárstico que esconde multitud de cavidades. Para acceder a la cueva, hay que tomar un sendero que en cuestión de cinco minutos nos planta en la entrada artificial de la cueva, ya que la oquedad original, situada un poco más arriba a mano izquierda, es muy pequeña y se quiere preservar. También es posible subir por una pista asfaltada que asciende a mano izquierda de la caseta, aunque la aproximación tiene menos gracia.

Precio Entrada Cuevas de Arrikrutz en Oñati
Entrada artificial actual a la Cueva de Arrikrutz-Oñatiko kobak

Una vez entramos y el guía cierra la puerta, se inicia la fascinante aventura de poder visitar parte de la cueva más larga de Gipuzkoa, que tiene nada más y nada menos que 15 kilómetros de galerías subterráneas. Actualmente está habilitado para el público un recorrido de 500 metros de longitud, en el que se desciende un primer tramo, bastante abrupto, a través de las entrañas de la cavidad.

Visitar Cuevas de Arrikrutz en Oñati
Tramo de desfiladero subterráneo abrupto en la Cueva de Arrikrutz, Oñatiko kobak

El recorrido está perfectamente acondicionado por medio de seguras pasarelas con valla a ambos lados y rejilla en el suelo, habiendo tramos en los que son necesarias numerosas escaleras para salvar el desnivel existente. Nos comentaba el guía, muy majo y con unos conocimientos impresionantes sobre la cueva y el entorno, que la estructura de las pasarelas está construida de un material especial, no metálico, ideado especialmente para este propósito.

Visitas guiadas Cuevas de Arrikrutz en Oñati
El recorrido de la cueva de Arrikrutz está jalonando por pasarelas modernas y sostenibles

La visita guiada a la cueva de Arrikrutz nos descubre que esta cueva se formó hace millones de años por la continua labor de erosión de un río de vertiginoso cauce, el cual discurría entre enormes paredes verticales y cascadas, por una especie de desfiladero subterráneo. De ahí los tramos angostos que se ven durante el recorrido, ahora cómodamente salvados por la pasarela, pero que descenderlos en su día, tuvo que ser una ardua labor de espeleología. Debía ser una oquedad cuya entrada conocían numerosas personas de la zona, pero no fue hasta mediados del siglo XX cuando finalmente se decidió explorar la cueva. Lógicamente, la sorpresa fue mayúscula, por el descubrimiento de sus innumerables galerías, ríos y diferentes niveles de alturas.

Cuevas de Arrikrutz en Oñati: Formaciones curiosas en Oñatiko kobak
Formaciones curiosas en la Cueva de Arrikrutz, Oñatiko kobak

El león de las cavernas y el laberinto de 15 kilómetros de galerías subterráneas

No es un cueva que sea especialmente rica en estalactitas o estalagmitas de algún tipo concreto, y tampoco tiene pinturas. La riqueza de la cueva está en su longitud y en el caprichoso laberinto de galerías que varios ríos de la zona moldearon durante miles de años, así como en las numerosas partes que aún quedan por explorar. Entre los hallazgos más significativos, el esqueleto completo de un león de las cavernas que vivió aquí hace 30000 años, hallazgo único en España, así como diversos esqueletos de osos cavernarios que fueron a morir aquí.

Oso cavernario en Cuevas de Arrikrutz en Oñati
Las recreaciones de animales, una apuesta segura para encandilar a los más pequeños de la casa en la visita a la cueva

El recorrido termina en un pequeño balcón que se asoma sobre una sala en la que confluyen diferentes galerías, y en la que se percibe el sonido del agua que discurre por alguna de ellas, se supone que dirección a la presa que el río Arantzazu tiene en el fondo del valle, a través de sifones y galerías inverosímiles ávidas de curiosidad espeleóloga.

Fotos Cuevas de Arrikrutz en Oñati fotografías
Sala y caos de rocas como punto final del recorrido de la Cueva de Arrikrutz

Tras ver algún que otro macarrón (tipo de estalactita muy fina) y saciar nuestra curiosidad con las sabias respuestas del guía, volvemos a realizar el mismo recorrido en sentido contrario, esta vez en subida, con lo que las escaleras se notan. Por la propia morfología de la cueva, es un recorrido no accesible para gente con problemas de movilidad; por el contrario, el recorrido está perfectamente habilitado para realizar sin problemas la visita a la cueva de Arrikrutz con niños. Esto no quita que haya que andarse con mucho ojo con los niños, para que no tropiecen en las escaleras, no lancen nada al suelo de la cueva ni metan pies y manos donde no deben.

Recorrido visita guiada Cuevas de Arrikrutz en Oñati
Recorrido por las galerías y salas subterráneas de la Cueva de Arrikrutz

Alojamiento en Oñati: Dormir (como un conde) en Hotel Torre Zumeltzegi

Muy contentos con la experiencia vivida, cerramos la puerta de la cueva dejando atrás millones de años de historia natural, y regresamos al centro de interpretación. Desde allí, cogemos el coche para volver a Oñati, donde queremos cerrar el día con una última pincelada de lujo. Para ello, desde el mismísimo centro de la localidad, accedemos en coche por una corta pero empinada cuesta hasta la Torre Zumeltzegi, una antigua torre fortificada que tras pasar a ser caserío durante un tiempo, ahora la familia la ha reconvertido en un coqueto y exclusivo hotel-restaurante.

Torre Zumeltzegi en Oñati: Residencia Condes de Oñate
La imponente Torre Zumeltzegi, donde es posible cenar y dormir como un conde

Antigua residencia de los Condes de Oñate, su importancia se percibe desde el minuto cero, ya que está situada sobre una colina que domina todo el valle sobre el que se asienta la villa de Oñate. De hecho, nos comentaba su actual propietario, que la villa se fue erigiendo a la sombra y batuta de esta torre que sin duda escenificaba el poder de la nobleza. Tuvimos la oportunidad de ver varias de las habitaciones del actual hotel, hasta la que fue la antigua habitación del conde, ahora decorada en plan suite. Sin palabras.

Dónde dormir en Oñati: Hotel Torre Zumeltzegi en Oñate
Detalles de una habitación del Hotel Torre Zumeltzegi de Oñati

Creo que todos y cada uno de los que fuimos quedamos alucinados viendo piso a piso las habitaciones del Hotel Torre Zumeltzegi. No cabíamos en nuestro asombro, y más de uno estuvo por esconderse en alguna de ellas para poder pasar la noche en un entorno y ambiente tan agradable, con un toque único de lujo y exclusividad que nos encandiló. Sin duda hay un excelente trabajo en la adecuación de esta torre fortín como hotel, con una matrícula de honor cum laude para la acertada decoración y sublime ambientación de las habitaciones. La experiencia de vivir como un conde, o familiar del conde, sólo por una noche, tiene que ser una experiencia única; poder leer un libro relajadamente, conversar con tu pareja en uno de esos ventanales con asientos de piedra tan típicos de palacio… No diga plan romántico en parejaescapada romántica en Gipuzkoa, diga y vaya directamente a Torre Zumeltzegi.

Escapada romántica en Gipuzkoa: Hotel Torre Zumeltzegi en Oñati
Modernidad y tradición en el Hotel Torre Zumeltzegi, antigua residencia de los condes de Oñate

Los precios de las habitaciones, aunque no son baratos, no nos parecieron excesivamente caros para todo lo que puedes vivir y experimentar en un emplazamiento histórico tan lujoso y tan agradablemente dispuesto para su pleno disfrute. Por cierto, de apuntar seriamente la terraza y precioso césped que tiene el hotel, a los pies de la torre. Terraza con vistas sobre Oñati, ideal para tomarse algo una noche de verano.

Y en animada conversación con el propietario, terminamos en esta impresionante ubicación un gran día vivido gracias a ¡Oh My Trip! y a Oñati Turismo. Una excursión de día completita en la que tuvimos la oportunidad de descubrir qué ver y qué hacer en Oñati, Arantzazu y alrededores. Quizás una jornada un poco cañera para ir en familia, ya que vimos muchas cosas y fue bastante ajetreo, pero que puede ser perfectamente realizable en formato más #slowfamilytravel, seleccionando aquellas visitas que más nos interesen, o incluso partiendo la excursión en dos días, uno dedicado enteramente a visitar Oñati, y otro a visitar Arantzazu y las cuevas de Arrikrutz por ejemplo. Tampoco es mal plan, ¿verdad? 😉
Respecto a dónde dormir en Oñati y Arantzazu, la disputa entre el retiro espiritual de Goiko Benta en Arantzazu y la sensación de sentirte conde de Oñate por un día en la Torre Zumeltzegi, se podría convertir en una batalla digna de los tiempos de las Guerras de Bandos entre Oñacinos y Gamboínos. Una muy difícil elección, aunque las historias de condes y condesas siempre nos han llamado la atención ;).
Sea como fuere, nos ha quedado claro que visitar Oñati y alrededores supone descubrir monumentos histórico-religiosos sobresalientes, en un entorno natural envidiable y disfrutar de una cuidada gastronomía made in Euskadi. Hablamos de una escapada de uno o dos días perfecta para descubrir los más recónditos rincones de Debagoiena. Ideal para todo tipo de viajeros, también, a otro ritmo, para una escapada en familia. Turismo cultural y turismo activo conjugados en una perfecta sinfonía en los confines de la Gipuzkoa más auténtica y profunda. Oñati, ikustekoa da!

Información práctica:

SaludoX!

Ah! No olvides que también puedes seguir nuestras aventuras a través de nuestros perfiles en Twitter, Facebook, Google+, Instagram y Pinterest. ¿Mucho estrés? Sí, nosotros también confiamos en que no aparezcan más redes sociales ;-).

Valora el artículo:

14 pensamientos sobre “Excursión en familia por la Gipuzkoa profunda: Oñati, Arantzazu y alrededores”

  1. Estoy impresionado por todos los rincones, monumentos y sitios especiales de la zona y la variedad de actividades que se pueden realizar. Vuestro plan, que se inició con un pequeño incidente, me parece súper completo. No estoy seguro de poder seguir ese mismo ritmo con mis tres peques… Ni con ese aporte de vitaminas ni con doble ración de caldo con chorizo.
    Por otro lado y en general cuando leo tus posts me entran unas ganas de viajar a Euskadi tremendas. A Arantzazu tengo que ir un día sí o sí. Entre otros motivos te diré que mi hermana se llama Ainhoa, y una de mis primas Arantzazu. 🙂
    Saludos!
    Daniel

    1. Aupa Daniel! Me alegro de que te haya gustado la zona, como digo yo, la Gipuzkoa profunda :). Arantzazu es un sitio bastante conocido a nivel de Euskadi, que atrae bastante turismo, especialmente francés, catalán y madrileño, pero por ejemplo Oñati, que está de paso a Arantzazu, con un patrimonio monumental impresionante, no es muy conocido, y tampoco las cuevas de Arrikrutz.

      Respecto al plan, ya lo digo en el post, quizás demasiado cañero para hacer todo lo que hicimos en familia, pero la excursión es perfectamente divisible en dos días, sigue siendo un planazo. La verdad que ese día estiramos la goma al límite con nuestra peque, que a pesar de empezar mal el día, aguantó como una campeona toda la jornada, que fue larga y agotadora. Con tus tres críos, efectivamente, más allá del caldo y del chorizo, creo que necesitaríais un buen txuletón adicional, más que merecido.

      Muy curioso por cierto los nombres en euskera de tus familiares. Por cierto, no lo he contado en el post, pero supongo que sabes la leyenda de dónde viene el nombre ‘Arantzatzu’ del santuario: la virgen se le apareció a un pastor que pastaba con sus ovejas en la zona del santuario actual, y lo hizo entre el espino, ‘arantza‘ en euskera. El pastor, asombrado, le dijo a la virgen: ‘Arantzan, zu?‘, es decir, ‘¿Eres tú, entre el espino?‘. De ahí que se construyera el santuario en la actual localización y se le diera ese nombre, es una historia curiosa. Euskadi os espera Daniel, con los brazos abiertos. Un abrazo!

  2. Madre mía… ¡macropost! Jejejeje! No se podía contar mejor y tan detallado 😉 Ah, y POR SUPUESTO que no voy a olvidar aquel arroz. ¡Qué bueno estaba!

    1. Aupa Ainara! Ya te digo, macropost en toda regla, pero es que uno empieza a escribir con gusto y cariño sobre su tierra, y acaba redactando una novela con trama viajera sobre Oñati y Arantzazu. Siempre digo que tengo que escribir posts más cortos, pero al final, me acabo liando :). Veo que el arroz meloso del Zelai Zabal te ha ‘marcado’, en nuestro caso no sé si fue el mejor que hayamos probado nunca, pero sin duda podría estar muy arriba en el ‘top gastroexperiencias’. Ondo izan!

  3. Miguel, ¡qué pasada de post! Después de leer este post, ¿quién se resiste a visitar Oñati?

    Y como bien ha remarcado Ainara, el arroz meloso/risotto fue una de las cosas más ricas que he comido en muchísimos años! ¿Les pedimos la receta? O, algo mejor, ¿repetimos? 😛 😛

    Fue un placer conoceros y pasar el día con vosotros! Esperamos volver a repetirlo!

    Mila esker eta zorionak berriz ere post zoragarri honegatik!

    Besarkada handi bat!

    1. Aupa Jon, me alegro que nuestro post te haya gustado, eskerrik asko! Ojalá sirva de ayuda y de punto base de información para gente que quiere visitar Oñati, Arantzazu y alrededores, simplemente hemos plasmado lo visto y vivido durante un día completo, real como la vida misma. Posts aparte, nos ha quedado claro, incluso a los que vivimos relativamente cerca de Oñati, que esta zona esconde muchos tesoros, tanto patrimoniales como naturales, y estamos convencidos de que es el típico sitio que puede causar mucha sorpresa al viajero/turista, en sentido positivo claro.

      También nos ha quedado claro que el arroz meloso ha causado sensación en todos los que compartimos aquella mesa, y no sería mala idea repetir, con algo más de tiempo, con una larga sobremesa para arreglar el mundo, tanto el 1.0 como el 2.0 :). Eskerrik asko zuei denagatik, besarkada haundi bat gu hiruron partez, hurrengorarte!

  4. Un lujo de crónica! El finde que viene hemos programado salida a Oñati y nos ha sido muy útil leer vuestra escapada. Esker anitz!

    1. Kaixo Oiartza! Nos alegramos que os haya sido útil la información, y si finalmente habéis estado este finde por Oñati, ya nos contaréis qué tal fue la excursión. Ondo segi!

      1. Bueno, qué pena! Finalmente no ha sido Oñati. A última hora se nos ha ocurrido mirar los horarios de visita a Arrikutz y resulta que cierran hasta marzo. Te puedes imaginar como nos hemos quedado!Este año andamos con ganas de Burgos, así que hemos arrancado hacia Burgos capital, donde hemos tomado un estupendo chocolate con churros y recopilado info para una futura visita. El domingo lo hemos aprovechado bien: desfiladero de la Yecla, Monasterio de Santo Domingo de Silos y visita a Covarrubias. Oñati se nos ha quedado en el tintero… Pero en marzo seguro que cae. Eso sí, tendré que volver a leerme la crónica! Hala ere, milar esker!

        1. Kaixo Oiartza! Pues nada, la excursión a Oñati tendrá que esperar hasta primavera, pero ya vemos que no perdéis el tiempo y que armáis planes viajeros alternativos a la mínima, ¡bueno señal! 🙂 Covarrubias, precioso pueblo, ¡qué recuerdos! Son tantos años que no vamos por allí, que creo que tendremos que volver algún día, ¡nos acabas de re-inspirar! 😉 Ondo segi, eta edozer gauzatarako, hemen gaude. Ondo izan!

  5. Muy bueno este post. Somos una pareja de argentinos y estamos armando una recorrida en auto por pueblos vascos para noviembre. El primero a analizar en la lista era Oñati y con tus comentarios ya está incluído. Muchísimas gracias.

    1. Hola Rosalia! Qué bueno saber que estáis pensando venir a Euskadi y recorrerla en coche. Sinceramente, creo que es una de las mejores opciones de conocerla, ya que las distancias aquí son muy cortas, y el coche os va a permitir llegar a zonas del interior que suelen quedar fuera del “circuito turístico oficial”, la verdadera Euskadi. Nos alegra leer que el post os ha acabado por convencer, pero estamos seguros que Oñati y el Santuario de Arantzazu os van a encantar, así como el resto del país. Si tenéis cualquier otra duda en cuanto a qué zonas y pueblos visitar en vuestro viaje, no dudéis en comentarnos, intentaremos ayudaros en la medida de lo posible.

      Muchas gracias por vuestro comentario, y bienvenidos a este blog en el que uno de los objetivos principales, es dar a conocer rincones, restaurantes y excursiones sencillas por Euskadi. SaludoX!

    1. Hola Sigfredo! Difícil pregunta, más cuando se trata de una excursión por Euskadi. Supongo que sabrás que en Euskadi el tiempo no está nunca asegurado, y te puede tocar que un día de Julio llueva a mares, y un día de Febrero, como los que estamos teniendo, las temperaturas rocen los 20 grados debido al viento Sur. Ésa es en parte la magia de esta tierra tan verde y especial :). De todas formas, teóricamente entre Abril y Octubre, el tiempo suele ser más benigno y hay más horas de luz, con lo que no debería, salvo contadas excepciones, llover ni hacer tan mal tiempo. Repito, teóricamente. Por último, comentar en cuanto a fechas que a finales de Septiembre se celebran en Oñati las fiestas en honor a San Miguel (29 de Septiembre), y que el 9 de Septiembre es el día de la Virgen de Arantzazu, con lo que suele haber mucha gente; y problemas para aparcar, suelen poner autobuses que suben cada poco desde Oñati. Esperamos haberte ayudado en algo, gracias y saludos!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!