12 meses de Slow Blogging en el pelotón viajero de la red

Hoy hace un año que se inauguró este txoko viajero. Sonará a tópico, pero parece mentira lo rápido que pasa el tiempo, más si cabe en el mundo Internet, donde la tecnología y los contenidos corren a una velocidad endiablada, haciendo que un día estés en todo lo alto, y al día siguiente, puedas estar a ras de suelo. ‘Lo importante es participar estar’ como diría aquel.

En efecto, han pasado 12 meses completos desde aquel primer post inaugural, que para mi sorpresa, tuvo una muy buena acogida. Hemos vivido 365 días desde que me animasteis (¡gracias y más gracias!) y me animé a abrir mi propio blog de viajes y escapadas, mi espacio en la red de las redes, mi txoko. Como siempre que se inicia un nuevo proyecto, tenía muchas ganas e ilusión, pero soy humano y admito que comencé este nuevo ‘Txoko de Lonifasiko’ con mucha cautela y ciertas dudas, especialmente en relación a la frecuencia de publicación de posts, la continuidad del proyecto en el tiempo, y por supuesto, la aceptación del gran público, vuestro ok. La decisión había sido meditada durante bastante tiempo, pero nunca sabes qué sorpresas te va a deparar la vida, tanto en lo profesional como en lo personal, es por eso que siempre existe un cierto vértigo antes de comenzar una nueva aventura. Más si cabe con el antecedente de haber tenido un blog (tecnológico) anteriormente, allá por el lejano 2007, que luego, por circunstancias profesionales y cierta desidia, abandoné vilmente :(. La misma pregunta rondó mi cabeza día sí y día también, durante varios meses: ‘¿Seré capaz esta vez?’.

Creer en lo que haces y te apasiona, motivo para seguir adelante

Creer en lo que haces y te apasiona, motivo para seguir adelante

‘¡Al menos vamos a intentarlo, no perdemos nada!’ Y me lancé. 56 posts después, sólo puedo decir que estoy contento, pero soy consciente de que esto no ha hecho nada más que empezar. No oculto el orgullo y satisfacción de poder decir que ‘El Txoko de Lonifasiko’, en versión blog de viajes, lleva ya un año online, algo que significa mucho para mi familia y para mí; pero también asumo que he hecho la parte fácil, ese recorrido blogueril que el primer año se hace cuesta abajo y con viento a favor, atendiendo al argot ciclista, pedaleando con plato grande y piñón pequeño. Sí, el primer es un camino en el que la ilusión del principiante te lleva en volandas, pero el más común de los mortales de la red sabe que ahora empieza lo complicado, la carretera cuesta abajo ha terminado.

Toca comer algo, hacer bien la digestión, y cambiar de desarrollo, todo sin dejar de pedalear, ni un minuto. Este año que viene, el calendario marca una serie de largas etapas, llanas al principio, de media montaña después; son las típicas etapas en las que Internet y el pelotón de bloggers ruedan muy deprisa, en las que el viento puede soplar en contra y ralentizar nuestra marcha, incluso pueden formarse abanicos; puede que pinchemos en un momento inoportuno, o nos encontremos con un inesperado repecho exigente que nos obligue a levantarnos del sillín y subir un piñón; y como siempre, habrá que pelear, apretar los dientes y sprintar, no sólo en los últimos kilómetros de cada etapa, sino también en cada meta volante, puerto de montaña y sprint bonificado, todo cuenta.

Apretar los dientes y pelear, la sinuosa carretera continúa

Apretar los dientes y pelear, la sinuosa carretera continúa

Volver a tener un blog y postear con cierta asiduidad era una especie de reto personal, y a día de hoy, podemos decir que lo hemos conseguido durante este primer año. Hablo en plural porque lo hemos conseguido entre todos los que formáis esta familia y pelotón: los que leéis este post, los bloggers de viajes que me han ayudado y acogido con los brazos abiertos, los que aterrizáis en mi blog buscando información, mis compañeros de trabajo 1.0, mis amigos, virtuales y físicos, y finalmente, y de forma muy especial, mi pedazo de familia. Es así, un blog no se arma y se alimenta sólo. Puede que sea yo, Miguel Loitxate “Lonifasiko”, quien escribe, la cara visible del blog, pero este blog lo forman más personas, ya que el blogging tiene efectos colaterales, tanto positivos como negativos, que implican y afectan a personas, en muchos casos, muy cercanas.

Por ello, en primer lugar, sólo puedo decir ‘Eskerrik asko!’, bien alto y claro, a Laura y a Izaro, por su paciencia y comprensión, por no dedicarles todo el tiempo que se merecen. Son las primeras ‘perjudicadas’ sin duda, aunque espero devolverles algún día todo el tiempo que les he robado, con intereses o pagando en especie. Gracias también a nuestras respectivas familias y amigos, ya que el menda les ve y está con ellos menos que antes, y muchas veces opta por salir a la calle más tarde por postear, perdiéndose esa segunda birra con la que tantas risas nos solemos echar. Es la cruda realidad, un blog lleva mucho trabajo y consume mucho tiempo, mucho de tu tiempo libre, aunque hay que pensar que es un proyecto de futuro, algo construido desde la ilusión de no saber a ciencia cierta en qué puede convertirse esto con el tiempo. Quizás el año que viene no haya post de segundo aniversario del blog porque lo he abandonado, quizás dentro de siete años consiga profesionalizar esta actividad y vivir de ello; quizás el año que viene el txoko lo formen más personas; quizás metamos publicidad o nos compre una multinacional gigante del sector viajes. ¡Cómo voy a pronosticar qué pasará el año que viene si ni siquiera sé qué va a pasar mañana! Por ello, la realidad es que esta humilde bitácora 100% personal ha cumplido un año, y como en la vida y en los viajes, hay que disfrutar del momento, sin perder de vista el camino trazado.

Carpe diem sin perder de vista el camino trazado

Carpe diem sin perder de vista el camino trazado

Retos para esta nueva temporada

¿Cuál es el siguiente o siguientes grandes retos? La idea es coger ritmo y rodar bien durante las mencionadas etapas llanas camino de los Pirineos, para atravesar luego sin problemas, guardando fuerzas, el Macizo Central camino de los temidos Alpes. Esto se traduce simple y llanamente en escribir el siguiente post, ir post a post, siguiendo a pies juntillas la filosofía slowblogging, buscando contar historias y experiencias de viaje personales, a mi manera, en mi formato, de forma independiente y no influenciada; cuando quiero, como quiero y sobre lo que quiero. ¿Estar otro año online? En Internet, un año es una eternidad, eso sería un objetivo a largo plazo, por lo que vamos a seguir con los pies en el suelo e ir, como diría el típico entrenador de fútbol ‘partido a partido’, sigamos rodando kilómetro a kilómetro, post a post.

Eso en lo que se refiere a reto y objetivo general, porque en lo que respecta a nivel técnico, los retos son infinitos. Hay muchas cosas nuevas que aprender sobre la plataforma de blogging WordPress, hay que intentar darle un nuevo aire al diseño del blog, cacharrear con nuevas funcionalidades, conocer mejor a tu público, aplicar algunos trucos SEO para posicionar mejor ante San Google, etc. Ojo, son cosas necesarias pero seguiremos sin obsesionarnos ni perder demasiado tiempo en ello, ya que tenemos claro que aquí, si hay algo que nos diferencia, es el contenido que generamos, que sin duda es el rey de la fiesta y hay que dedicarle el máximo tiempo posible.

Lecciones aprendidas durante este año

Aquí van una serie de cosas de las que nos hemos ido dando cuenta durante este año:

  • Nos encanta viajar y contar nuestros viajes: antes, durante y después. Sí, aunque parezca mentira, hay gente que sigue nuestros viajes, que disfruta con lo que contamos, que lee tu post y te corrige educádamente, te pide consejo, participa y te da sugerencias de qué ver en un sitio o dónde comer. Todo esa interacción y conversaciones con la gente, conocidos, amigos virtuales o desconocidos, por sí sola, vale su peso en oro, es muy gratificante, mola.
  • El blog es sólo una parte (muy importante eso sí) de nuestra identidad y ser digital. La ‘marca’ que inevitablemente estás empezando a crear conlleva otra serie de cosas , como por ejemplo tener y alimentar otras redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram, Foursquare, Minube; interactuar con tu comunidad virtual, estar presente en eventos de networking entre bloggers, un constante reciclaje y aprendizaje de herramientas y utilidades de Internet, etc. Más trabajo y más tiempo, y la bola se va haciendo más grande, hay que evitar que se convierta en burbuja, manteniéndola rodando a ras de suelo.
  • Slowfamilytravel al poder! Puede sonar un poco duro lo que voy a decir, pero quien no tiene niños, no sabe lo que es y lo que supone viajar con niños. Es divertido y gratificante, pero no vamos a negar que tiene sus momentos de tensión; y quien diga lo contrario y cuente que viajar con niños es enteramente de color de rosa, una de dos: o está mintiendo, o no tiene niños. Con la llegada de Izaro nos hemos dado cuenta de que nuestra forma de viajar ha cambiado, y creo que durante este año hemos asumido precisamente eso, que ahora mismo, no podemos viajar ni andar al mismo ritmo ni con los mismos objetivos que andábamos en la época pre-neopadres, ¡pero se puede seguir viajando y conociendo lugares! Ahora viajamos de otra manera, con otra filosofía y objetivos, a otro ritmo, ya sabéis que por aquí lo llamamos #slowfamilytravel, porque vamos lentos, y viajamos en familia, con lo que doblemente lentos, pero contentos :). La interiorización de este rol ha hecho que hayamos decidido cambiar hoy mismo la coletilla de la descripción del blog, ya que principalmente hablamos de ‘Viajes, escapadas y gastroexperiencias, en familia‘. Es algo que personalmente estoy intentando cambiar incluso en la forma de escribir, ya que hay que empezar a hablar en clave plural, ya que viajamos, nos escapamos, comemos, descubrimos, sufrimos, reímos y lloramos los tres, no sólo yo, que a veces te entra complejo de egocéntrico.
  • Viajar, conocer sitios nuevos e interactuar con otras personas es una inversión de futuro, probablemente el mejor método de enseñanza que le podemos costear a Izaro. Puede que aprenda mucho en la ikastola, en el instituto, y si va, en la universidad o en algún ciclo de enseñanza superior, también durante su futuro trabajo, pero estamos convencidos de que viajando, va a aprender mucho de la vida. 
  • La importancia de las gastroexperiencias. Admito que antes de abrir esta bitácora, estuve tentado de separar en dos blogs diferentes el tema de los viajes y las escapadas del tema gastronómico, algo que como sabéis, nos fascina, con lo que disfrutamos un montón. Sinceramente, me alegro de no haberlo hecho, ya que bastante nos cuesta mantener y actualizar un blog, como para estar inmersos en la locura de mantener dos. Sin embargo, esto no quita que nuestras gastroexperiencias hayan cogido un peso importante en nuestra línea editorial, son ya un clásico, por lo que la idea no es mantener, sino potenciar esa parte del blog. Sí, nos gusta contar de primera mano cómo hemos comido y nos hemos sentido en un restaurante concreto, o cómo hemos vivido la fiesta gastronómica de lo que sea. Tenemos muy claro que la comida y la gastronomía en general son parte esencial de cualquier viaje o escapada que hacemos. ¿Somos por ello más foodie/gastronomy bloggers que travel bloggers? Sinceramente me da igual el apelativo que nos pongan, nos consideramos travel bloggers y foodie, mezcla explosiva todo en uno, que tiene como lema que también se puede viajar a través de la comida.

También es posible viajar a través de la comida

También es posible viajar a través de la comida

Seguro que olvido analizar y mencionar muchas cosas, incluso a mucha gente, pero mi memoria de plancton ha tocado techo (¿o fondo?) por hoy. Lo dicho, muchas gracias a todos por estar aquí, ahí y allí. Gracias por leer nuestras historias y chaparrones vía web, por descifrar nuestros posts malamente en vuestros smartphones, por seguirnos en Twitter, Facebook, Instagram, Foursquare…gracias y más gracias! Sin todos vosotros, ‘El Txoko de Lonifasiko’ no es nada, que quede claro.

Dicho esto, me subo la cremallera del maillot, me pongo el casco, bajo un piñón, y comienzo a pedalear con fuerza e ilusión los primeros metros de esta nueva y segunda etapa. Espero encontraros en el camino y pedalear juntos algunos kilómetros, ya que sin conversación e interacción, esto no tiene nada de gracia.

Eskerrik asko denoi, benetan!

Valora el artículo:

28 pensamientos sobre “12 meses de Slow Blogging en el pelotón viajero de la red”

  1. Muchas felicidades!
    El primer año es un gran reto, lo sé porque lo viví hace poco. Ahora, a seguir adelante. Tu blog mola, reconozco que con tantos que somos por ahí aún no me había parado a echarle un vistazo. Pero me gusta. Me gusta el estilo personal y el enfoque de escribir porque apetece, porque queremos contar y porque simplemente, queremos 🙂
    Un abrazo y espero esa desvirtualización algún día!!

    1. Hola Eva, muchas gracias por tus palabras! Es imposible estar al loro de todos los blogs de viajes, hay muchos y los hay muy buenos, pero siempre está bien ese punto de casualidad, e incluso magia, que te hace aterrizar en algún post y blog que te cae simpático, con el que conectas desde el principio. Es lo bonito de esto, y sin duda, una de las cosas chulas que estamos experimentando durante este primer año, por ejemplo esta simple acción de contestar a tu comentario, son pequeños grandes detalles y momentos que molan, que hacen agradable este hobby. Tranquila que la desvirtualización llegará algún día, en algún evento o viaje próximo. Espero que sigamos los dos contando buenas historias durante mucho tiempo, y lo más importante, con nuestro estilo y sello personal. Muchas gracias por estar ahí, un fuerte abrazo!

    1. Muchas gracias Antonio! Ten claro que seguiremos peleando contra viento, marea, trabajo 1.0 y vida familiar, tu blog y tu persona son un buen ejemplo para ello. Un abrazo!

  2. Kaixo Miguel!

    Zorionak por el blog, y seguir pedaleando día a día por conseguir este magnífico resultado!
    Como ya sabes, yo disfruto mucho de las Gastroexperiencias y tomo nota para cuando tenga un curro bueno bueno y me lo pueda permitir!
    Viajar con niños, es todo un reto y lo estás haciendo muy bien, ¡ánimo!

    Le deseo muchos años de vida a este txoko, que sin duda tiene un toque que otros blogs no tenemos.

    Keep posting and slowblogging!!

    😉

    1. Eskerrik asko Maitane zure hitzengatik, horrela edozein animatzen da blogeatzen jarraitzera! Sé que sigues con especial atención el tema de la gastroexperiencias, tranquila porque llegarán, pero también he de decir que las gastroexperiencias no tienen por qué ser siempre en restaurantes buenos, de nivel, pueden surgir también en esas pequeñas tascas de pueblo en las que comes como un señor, en una degustación de lo que sea, etc. De hecho, tengo ganas de salirme un poco del concepto ‘review de restaurante’, a ver si esta temporada podemos hacer algo diferente en ese apartado.

      Y por favor, no digas que tu blog no tiene ‘toque’ porque no es así, es muy personal y me consta que tú también sigues bastante la filosofía slow blogging, así que tiene toque y re-toque :), animo zuri ere! We will do our best to continue posting and slowblogging, ondo izan!

  3. Zorionak Miguel!

    Me gusta la lectura que haces del concepto slow blogging, estoy contigo. ¡Creo que deberíamos redactar un manifiesto! (si alguien no lo ha hecho ya).

    Urte askotarako!

    1. Eskerrik asko Haritz! Cuando abrí el blog aposté y comenté claramente que esto iba a ir por los derroteros del ‘#slowpost, #qualitypost’ (http://www.lonifasiko.com/2012/09/11/bienvenidos-a-bordo-zarpamos/). Encima, al de poco, leí el manifiesto #slowblogging que hizo el amigo Somos Viajeros en su blog (http://somosviajeros.com/blog/slow-blogging-filosofia.html), movimiento con el que me sentí identificado desde el principio, fue como una señal.

      Y aquí seguimos, peleando aferrados a la misma filosofía, parece que el mensaje nos ha calado hondo :). Bidean elkar ikusiko gara, ea laster den! Eskerrik asko ta besarkada haundi bat biontzat!

    1. Gracias travel blogger veterano! Que no te quepa duda de que vamos a seguir pedaleando y peleando, y por supuesto, espero que nos encontremos en algún sarao durante esta temporada, ha sido un año de desvirtualizaciones muy pero que muy interesante, así da gusto! Un abrazo!

  4. Zorionak por este año Miguel!

    Me alegro de haber sido una de esas personas que te animó a empezar con el blog, aunque fuera sólo un poquito. El resultado ha sido fantástico!

    Además lo tuyo fue empezar y un no parar.56 posts en un año está super genial! Yo escribí muchos menos en mi primer año blogueril. 🙂 Aunque debo reconocer que lo mío es slowblogging elevado a infinito.

    Espero que sigas muchos años más deleitándonos con tus experiencias viajeras, y sobretodo con tus gastroexperiencias. Ya sabes que también coincidimos en eso y para mi son también parte esencial de un viaje (y de la vida misma)

    Pues eso, aurrera y si alguna vez tienes ganas de dejar el blog porque te absorve y te estruja, piensa en las satisfacción que te ha aportado este primer año.

    Un abrazo fuerte!

    1. En efecto Carol, tú eres de las que tiene algo…bastante que ver en que esto se pusiera en marcha el año pasado, good and convincing job! Seguiremos en modo slow blogging, que elevado al infinito o no, no deja de ser slow blogging. Respecto a las gastroexperiencias, sé y me encanta que coincidamos en el amor por esa temática, y es que hay que admitir que el buen comer y el vino nos va, nos pirra! Y me guardo muy bien ese úlimo consejo, porque soy consciente de que vendrá épocas malas. Gracias por ser como eres, un abrazo majetona!

  5. Zorionak, familia!! se hace camino al andar, y tú lo estás haciendo muy bien.
    Un buen análisis del primer año, por cierto… yo ni siquiera lo celebré, a veces el blog me supera y otras lo llevo de maravilla, je, je, por eso me identifico con mucho de lo que dices, pero bueno… ya sabes que coincido contigo en muchas cosas, y te siento como fiel compañero en esta aventura blogueril, así que no quiero ni pensar en que un día lo dejes!! (si es así, consulta primero, te daremos más ánimos que nunca, je, je).
    A pedalear!! (esta analogía es porque sigues La vuelta a España, que es justo ahora ¿no? ji, ji, ji!!)
    Besos a los tres! espero conocer un día a la pequeña!!
    Alicia

    1. Merci Alicia, ¿eres consciente de que tienes mucho que ver en que esto esté vivito y coleando hoy no? Así es, todavía recuerdo la ristra de mensajes directos de Twitter que intercambié contigo, sin duda tus ánimos y poder mirarme en el espejo de tu propia experiencia tuvieron mucho que ver en la salida a Internet de este txoko viajero.

      Este año no estoy siguiendo mucho La Vuelta, pero admito que me ha gustado el ciclismo de siempre, y el simil me venía de perlas. Y no te preocupes porque conocerás a Izaro, le diremos que eres ‘Ali, la chica que recorre África para fotografiar animales salvajes’ :). Un abrazo de parte de los tres!

  6. SEGUIREMOS!!!!
    Aquí seguiremos, ojo avizor, las aventuras viajeras de esta pequeña-gran familia!!!!.

    El Txoko, un gran descubrimiento virtual. Te escribí alguna vez, que un blog debe hacer que el lector viaje a través de las palabras, debe engancharlo para que tenga absoluta necesidad de leer cada línea, y tiene que hacer llegar a lo más profundo de tu espíritu las emociones, las sensaciones que se viven…..y tú lo consigues. Lo vives con pasión cuando viajas, lo cuentas con pasión cuando lo compartes.

    ZORIONAK!!!!! y que la ilusión nunca se detenga!!!.

    Por cierto, un olé! para esa frase en las que dices, que a través de la gastronomía también se viaja!!!!!.

    1. Jué Alba, con cada comentario tuyo nos sube la bilirrubina y el orgullo blogueril por las nubes, te lo digo en serio. Si algún día nos da por repartir premios a los comentarios más personales, más profundos, ten por seguro que estarías en el top del top, ¡eres una máquina! No sé si lo conseguimos, pero sí que queremos contar historias personales, transmitir lo vivido, tanto a nivel de viajes como con las gastroexperiencias, una temática por la que sabemos sientes especial devoción. La frase de viajar a través de la comida mola :), pero viniendo la re-afirmación de ti, todavía mola más! Gracias por estar ahí, desde el principio, siempre, un abrazo!

    1. Durará Victor, durará, más aún si tengo ejemplos a seguir como el tuyo, un blog que me inspira mucho, sobre todo las pedazo fotos que subes, pero incluso sabes que me mola a nivel de diseño, y se agradecen mucho algunos consejos que me diste y me has ido dando durante esta primera temporada :). Nos volveremos a ver, y si es viajando, o con un rosito on the rocks en la mano, mejor que mejor :). Un abrazo campeón!

  7. Claro que si Miguel, primer reto conseguido, Zorionak!!! “El Txoko de Lonifasiko” solo ha hecho que empezar 😉 Izaro y yo estamos muy orgullosas del blog, ayudamos en la medida de lo que podemos y como bien dices lo hemos conseguido, nuestro blog de viajes ya lleva un año online. Izaro ha hecho que nuestra forma de viajar haya cambiado pero adaptarla a sus necesidades solo ha hecho que enriquecer nuestras escapadas. La verdad es que aprender viajando es el tesoro mas grande que le podemos regalar a nuestra pequeñaja.
    Y dicho esto; Izaro y yo nos subimos la cremallera del maillot, nos ponemos el casco y a seguir pedaleando juntos…

    Alicia, conocerás a nuestra princesa, la viajera mas joven del txoko 😉

    1. Olé por ese comentario! Ayudáis mucho Laura, más de lo que te piensas, sois muy parte de esto, que quede claro que los viajes y el blog, lo hacemos los tres, es de los tres. Mola estar de acuerdo en que viajar es uno de los regalos más importantes que le podemos dar a la peque, aprenderá mucho, no me cabe ninguna duda, es una gran inversión que de mayor, nos agradecerá.

      Y lo que dices, a seguir pedaleando juntos por muchos años, por buenas y malas carreteras, la clave es adaptarse y mantener el ritmo, con el manillar firmemente agarrado y la mirada puesta en el horizonte, en nuestro horizonte. Gero arte!

  8. Zorionak Miguel! A seguir con el blog y a ver si tenemos ocasión de compartir una escapada familiar en vuestra compañía y después revivirlo por aquí. A disfrutar del añito que tu trabajo te ha costado!!!

    1. Gracias Cristina, habrá escapadas familiares, no tengas dudas de eso, y como bien dices, si encima luego se pueden contar aquí, mejor que mejor, así los momentos quedan grabados, congelados en el tiempo :). Sí que cuesta trabajo sí, pero da pequeñas satisfacciones, como por ejemplo contestar todos estos comentarios de gente que te lee y que aprecia y valora lo que haces. Eskerrik asko ta muxus!

    1. Gracias compañera, y consejera, esperemos seguir peleando por mucho tiempo, de momento me conformo con llegar a los años que llevas tú en esto :). Un abrazo!

  9. Enhorabuena Miguel.
    Tienes toda la razón, el que no tiene hijos no tiene la menor idea de cómo es viajar con niños o incluso simplemente salir de casa, jaja. Se puede decir que los blogs son tus otros hijos. A mí me sirve de referencia en mi blog que todavía no ha hecho su primer añito, http://aventuradepadre.blogspot.com.es/. Por cierto, muy acertado el hashtag #slowfamilytravel. Adelante!

    1. Buenas Diego! Muchas gracias por el comentario, veo que entiendes perfectamente cuando hablo de #slowfamilytravel, si es que no hay nada como ser neopadre y enfrentarte al día día :). Buen blog, y ánimo tú también que seguro que te queda poco para el añito, y ese “hijo 2.0” también te dará muchas alegrías. SaludoX!

  10. Por supuesto que un año es una eternidad en internet. Y para ejemplo este comentario. Ayer le comenté a Maribel, Loni hace un año, hay que felicitarle!!, vengo a hacerlo y ha pasado…. ¿un mes? De verdad que hay ocasiones en las que pienso que nos abducen los extraterrestres o algo…
    Zorionak! Esto no es fácil, decidirse a arrancar y cumplir un año es todo un logro. Ahora a por el siguiente, y a continuar haciéndolo así de bien, 🙂
    Un abrazo!

    1. Eskerrik asko pareja! La abducción va por barrios, y por temporadas, te lo comentan unos alienígenas que de vez en cuando se apoderan de los mandos de este blog. El caso es estar ahí, seguir en la pelea y en la pomada viajera, cumpliendo años en la red, pero sobre todo, cumplir años viajando, que es lo más importante, y rodeado de buena gente, tanto amigos físicos como virtuales, que eso sí que vale y merece la pena un montón. Un abrazo!

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!