Redescubriendo rincones de Euskadi en familia

La pasada semana fue corta para mucha gente de Euskadi, ya que al día festivo del 25 de Julio, se le unió que en muchas empresas la gente hizo ‘puente’ el viernes 26, con el maravilloso resultado de un acueducto de 4 días de fiesta que viene de perlas por estas fechas, más si el tiempo acompaña.

Era una excelente ocasión para escaparse y realizar algún nuevo Lonitrip, pero una cita personal ineludible el viernes y el andar mirando opciones de alojamiento en Francia muy a última hora, demasiado a última hora para ser más exactos, nos hizo finalmente desistir en la búsqueda y arrojar la toalla. De todas formas, a pesar del bajón inicial y de la progresiva asunción del intento frustrado de escapada de última hora, intentamos buscarle la parte positiva al asunto, y en un alarde culinario-viajero de darle la vuelta a la tortilla, nos planteamos el ‘¿Y si nos quedamos aquí en Eibar los 4 días, pero salimos todos los días por los alrededores a pasar el día en plan excursión, volviendo a nuestro nido a última hora de la tarde?’

Puerto de Ondarroa, en la Costa de Bizkaia
‘Txalupa’ saliendo del puerto pesquero de Ondarroa, en plena Costa Vasca

Seguir leyendo

Valora el artículo:

Tossa de Mar y su recinto medieval amurallado de Vila Vella, una joya única en la Costa Brava

Yo era de los que erróneamente asociaba el nombre de Tossa de Mar a turismo extranjero joven en busca de despiporre y juerga salvaje en primer lugar, y sol y playa en segundo y último lugar. Sí, es lo que tiene estar cerca de la canibalizada localidad de Lloret de Mar, un hecho inevitable que propiciaba que indocumentados como yo, asociáramos esta bonita y antigua villa de pescadores al turismo compulsivo de fiesta y más fiesta, para luego dormir la mona todo el día en la playa.

Lo bueno de este tipo de errores es que te puedes resarcir de ellos bien fácil. Lo único que hay que hacer es pasar una jornada en familia por esta villa gerundense, y luego, extraer las consiguientes conclusiones, hablar con propiedad vamos. Y es lo que hicimos precisamente en Agosto del 2012, cuando desde Blanes, fuimos en coche a pasar el día a Tossa de Mar, también conocida como la antigua villa romana de Turissa.

Qué ver en Tossa de Mar
Vistas sobre la Torre del Codolar y la localidad de Tossa de Mar

Sigue leyendo Tossa de Mar y su recinto medieval amurallado de Vila Vella, una joya única en la Costa Brava

Valora el artículo:

Restaurante ‘El Ruedo’, una plaza gastronómica auténtica en Candelario, en plena sierra de Béjar

Hay recomendaciones, y hay recomendaciones. Y cuando alguien como Marta de Pasean2 te recomienda ir a comer a un sitio concreto, en una zona que conoce muy bien, pues eso, no te compliques, vete y come donde te ha dicho, ¿para qué vas a mirar más?

Justo en la misma entrada al precioso pueblo bejarano de Candelario, primero estuvimos tomando algo en su pequeña terraza, donde sacan unas tapitas bastante majas con la bebida que pidas. Dando de comer a la peque tranquilamente, en clave slowfamilytravel, estuvimos hojeando el menú que ofrecen, que siendo fin de semana, tenía un precio de 16€, y una pinta estupenda. Nos llamó la atención el concepto de ‘Lagarto ibérico’, y de hecho no me pude resistir a preguntarle al camarero, que muy majo, me explicó que es una parte muy jugosa del cerdo ibérico (no me acuerdo cuál), un término que nunca habíamos escuchado.

Admito que miramos alguna opción más para comer en Candelario, también recomendada por ella, pero siendo ésta la recomendación number one, con ese novedoso término gastronómico de ‘lagarto ibérico’ dando vueltas en mi cabeza, y viendo desde fuera que es un restaurante especializado en carnes, caza y setas, ya en la misma terraza nos decantamos por la opción de vivir una nueva gastroexperiencia en la Taberna Restaurante El Ruedo. ¿Gustáis?

Aperitivo en el Restaurante El Ruedo, en Candelario (Salamanca)

Aperitivo en el Restaurante El Ruedo, en Candelario (Salamanca)

Seguir leyendo

Valora el artículo:

Vacaciones en familia en la Costa de la Luz gaditana, 3 semanas de intenso #slowfamilytravel

Junio es un mes que nos gusta mucho. Llevamos años teniendo la brillante oportunidad de ‘partir’ nuestras vacaciones y no cogerlas sólo en Agosto, y desde mi punto de vista, eso es un lujo. Por ello, desde hace años Junio es un mes marcado en el calendario, no sólo por ser el cumple de la peque, de Izaro, sino por ser el mes en el que solemos disfrutar de una o varias semanas de descanso, vacaciones en definitiva.

Es un mes al que solemos llegar en ocasiones mentalmente cansados, por lo que un pequeño parón previo a las vacaciones de Agosto de toda la vida nos suele venir de maravilla, para afrontar el mes de Julio y parte de Agosto con las pilas cargadas. Además, es un mes en el que hay mucha luz, los días son largos, y algunas zonas turísticas todavía no están masificadas, o al menos, no tan a rebosar como lo suelen estar en Agosto.

Por ello, este año también hemos hecho un paréntesis en Junio, y superando lo realizado en otros años, nos hemos cogido nada más y nada menos que 3 semanitas, ¡con un par! Puede parecer mucho sí, pero como todo, se pasa volando, y te quedas con ganas de ver y hacer muchas cosas. Aunque ya conocíamos la zona de otro par de ocasiones, este año hemos vuelto a disfrutar de las maravillas de la provincia de Cádiz, teniendo como campo base un apartamento en la costa gaditana, concretamente en la Playa de La Barrosa, una zona de costa que pertenece a Chiclana de la Frontera, y que recomiendo especialmente para familias que viajan con niños en busca de relax, sol, playa..¡y mucho más!

Zona de columpios en la Playa de La Barrosa. Al fondo, el Castillo de Sancti Petri
Zona de columpios en la Playa de La Barrosa. ¡Bienvenidos al #slowfamilytravel! 🙂

Sigue leyendo Vacaciones en familia en la Costa de la Luz gaditana, 3 semanas de intenso #slowfamilytravel

Valora el artículo: