Restaurante Andra Mari, templo gastronómico de Galdakao, un clásico de la cocina vizcaína

Hace algún tiempo, un familiar me pidió consejo sobre dónde comer ‘en plan bien’, para una celebración especial, en pareja, en la zona de Durango. Al parecer, había probado en toda la amplia oferta gastronómica del valle de Arrazola, con el Akebaso a la cabeza, pero no había sitio, valga la redundancia, en ningún sitio. Sin haber estado, le comenté que si no le importaba desplazarse hasta Gadakao, yo había oído, de siempre, que por allí había un restaurante muy famoso, el Andra Mari, donde se comía muy bien, que era un clásico de Galdakao, de Bizkaia, y de la cocina vasca en general. Siempre que haces estas recomendaciones de cierto nivel gastronómico, léase de las no baratas, encima a ciegas, sin haberlas experimentado tú, quieras que no, tienes tu miedillo; ¿Y si no está tan bien cómo decían y no le gusta? ¿Y si le parece demasiado caro?

Bien, no fue así, más bien al contrario, ya que a la vuelta, esta persona volvió encantada, y tras comentarme lo mucho que habían disfrutado y lo bien que les habían tratado, no hizo sino meterme el gusanillo a mí para ir a conocer este clásico de la cocina vizcaína, que atesora desde hace años una estrella Michelín, ahí es nada. Paralelamente a esto, el socialtrip de #GaldakaON no hizo sino alimentar mi foodie paladar hasta límites insospechados. Tal es así, que casualidades de la vida, al de poco, un día me da por abrir un email de ésos que nos ponen los dientes largos con cupones de descuento para ….todo. Touché! Mi próximo gastroobjetivo está ahí, y el menú degustación que allí exponen pinta de miedo, a un precio correcto, cercano a los 40€, no es barato, pero tampoco caro para el sitio que es, que hablamos de una estrellita Michelin señores.

Sigue leyendo Restaurante Andra Mari, templo gastronómico de Galdakao, un clásico de la cocina vizcaína

Valora el artículo:

FoodShareFilter, filtro solidario para Instagram que busca combatir la hambruna infantil

Hoy toca hablar de tecnología, de tecnología que tiene por supuesto cierta relación directa o indirecta con nuestros viajes y escapadas, en este caso concreto, con esas gastroexperiencias con las que los suertudos habitantes del primer mundo tanto disfrutamos, y que tanto nos gusta compartir en las redes sociales e Internet en general, a mí el primero. Hoy por la mañana, a través de este post, me enteraba de la reciente salida  al mercado de la app. (léase ‘aplicación para dispositivos móviles’) #FoodShareFilter, una iniciativa de la ONG Manos Unidas para ayudar a paliar la hambruna que sufren millones de niños alrededor del planeta.

En los últimos tiempos, se ha convertido en algo bastante habitual que la gente haga fotos con sus smartphones y las comparta en sus redes sociales o espacios web preferidos, ya sea Twitter, Facebook, Instagram, Pinterest, etc. Es de especial relevancia el caso de la comida, ya que independientemente de lo foodie que sea uno, todos hemos compartido de forma espontánea alguna instantánea en la que queremos mostrar un pintxo para que nuestros amigos se mueran de envidia (mejor si es a la hora de comer), para recomendar un restaurante en el que hemos comido, o para ‘denunciar’ en formato 2.0 la escasa ración que nos han servido en una terraza…¿quién no lo ha hecho? Seguir leyendo

Valora el artículo:

Monasterio de Yuste, el retiro extremeño del emperador Carlos V, Carlos I de España

A lo largo de la historia mundial seguro que ha habido reyes y reinas con doble numeración, pero si de alguno me acuerdo, por cercanía (y no, no tengo sangre azul), porque me lo tuve que empollar o porque se lo he oído a mi padre, es de Carlos V, apostillo, Carlos I de España (alternaremos los números I y V a lo largo del post). Es verídico que cuando antes de esta Semana Santa comentaba a la gente que iba a visitar la comarca de la Vera, donde entre otras cosas está el Monasterio de Yuste etc., mucha gente en seguida lo relacionaba con Carlos V (del Sacro Imperio Romano Germánico), aka Carlos I de España. A mí me sonaba el nombre, pero admito que desconocía por completo la figura e importancia de este emperador, que tras abdicar en Bruselas, desembarcó en Laredo (gracias por el tip amigo Marc!), viajó hasta tierras extremeñas y se retiró y murió en el monasterio del que hoy hablamos. En realidad es mucha la gente que asocia la Vera con Don Carlos, y sinceramente, me atrevo a decir que la comarca le debe mucho a este monarca, ¡menudo pareado que me acabo de currar!

Conocida la fama del monasterio, lógicamente, había que ir. El acceso más fácil y habitual al monasterio se realiza por la localidad de Cuacos de Yuste. Desde allí, una estrecha carretera, asciende entre el bosque durante 1,8 kilómetros hasta la explanada donde se asienta el monasterio. Paralelamente a la carretera, una acera ancha y bien cimentada, con bancos en el camino, permite realizar el último tramo de la conocida como Ruta del Emperador en un cómodo y agradable paseo. Con buen tiempo, es mucha la gente que se suele animar a subir desde Cuacos de Yuste andando, la opción no es mala. Seguir leyendo

Valora el artículo:

Ruta por el nordeste de Cáceres a golpe de Instagram

Sí, muy a vuestro pesar, esta vez también os voy a contar qué tal ha ido nuestro último Lonitrip por tierras cacereñas, realizado durante la reciente Semana Santa del 2013. Por fin nos hemos quitado la espina que teníamos clavada con esa zona y hemos tenido la suerte de recorrer durante cinco días, el Nordeste de la provincia de Cáceres.

A pesar de que el tiempo no nos ha acompañado todo lo que hubiéramos querido, he de decir que los parajes y sitios visitados han sido en su mayoría una auténtica sorpresa, y hablo en clave positiva, por si alguien lo dudaba. Es más, esta escapada en familia ha servido para desterrar una imagen, muy equivocada, que teníamos (y apuesto a que mucha gente tiene) sobre Cáceres y Extremadura, una imagen frecuentemente asociada en nuestro subconsciente a enormes llanuras y tierras áridas, donde el calor, especialmente en verano, golpea con mucha fuerza. Nosotros ya hemos probado la receta viajera de primera mano, y a toda esa gente que sigue con esa idea en la cabeza, sólo le puedo decir que se de un garbeo por las zonas que hemos visitado, que a grandes rasgos, han abarcado la Comarca de la Vera, el Valle del Jerte, un fugaz paso por el Valle de Ambroz, y pequeñas excursiones a las históricas ciudades de Trujillo y Plasencia. Seguir leyendo

Valora el artículo: