Esquiar en Innsbruck: Dónde alquilar material de esquí y snowboard

Desconozco lo que cobran las aerolíneas por facturar equipaje especial, por ejemplo palos de golf, tablas de surf o equipos de esquí. Por ello, depende lo que te cobren, el engorro que sea llevarlo a cuestas desde aquí y los días que lo vayas a utilizar, quizás es mejor plantearse la opción de alquilar dicho equipo en destino, e ir algo más ligerito desde aquí.

Es lo que hice en mi reciente viaje a Innsbruck. Al ser un viaje en el que combinaba tema trabajo los tres primeros días, y viaje de placer los tres siguientes, bastante equipaje llevaba como para encima andar llevando desde aquí el equipo completo de esquí. A ver, lo que es la ropa de esquiar y accesorios como guantes y casco sí que los conseguí meter, a trancas y barrancas, en la maleta, pero desde el principio decidí que los esquíes y las botas de esquiar los alquilaría en la capital de los Alpes. ¿Dónde? Buena pregunta…Antes de emprender el viaje, ni me preocupé lo más mínimo en mirar qué opciones para alquilar el equipo de esquí había en el mismo Innsbruck. Daba por hecho que a una mala, las propias estaciones de esquí ofertarían este servicio en sus instalaciones y servicios, pero lógicamente, al alojarme en Innsbruck y tener la idea de ir dos días a esquiar, y probar de paso dos estaciones diferentes, mi idea era alquilar el equipo en Innsbruck, que es donde me alojaba. Esta opción tiene la ventaja de que te permite subir directamente a la estación con todo preparado, listo para comprar el forfait, calzarte los esquíes y empezar a gozar.

Al hilo, pregunté directamente en la recepción del primer hotel donde me alojé, qué sitio  de Innsbruck me recomendaban para alquilar el equipo de esquí, y que no fuese carísimo claro. Para mi sorpresa, sólo me dieron una opción: Die Böerse. Le pregunté si no había más opciones en todo Innsbruck, que ojo al dato, es una ciudad de ciento y pico mil habitantes, y la respuesta fue que no. A decir verdad, todavía un poco contrariado, y con poco tiempo y ganas de andar perdiendo el tiempo, allí que me fui como los borregos a la tienda en cuestión, que me la habían señalado pertinentemente en un mapa, muy cerca del famoso Arco del Triunfo.

Arco del triunfo de Innsbruck, muy cerca de la tienda Die Böerse

Arco del triunfo de Innsbruck, muy cerca de la tienda Die Böerse

Para ser más exactos, la tienda Die Böerse está sita en Leopoldstrasse 4, al principio de la calle que va desde el Arco del Triunfo al trampolín de esquí de BergiselTodo convencido, entré en la primera tienda con material de esquí que vi, y estuve un buen rato esperando a que me atendieran, pero cuando espeté en inglés las palabrejasI would like to rent…‘, en seguida el tipo me dijo que me había confundido, que estaba en la tienda donde venden material, que el establecimiento dedicado al alquiler está entrando por el callejón contiguo a la tienda.

Indicaciones para la tienda de alquiler de material de esquí Die Böerse, en Innsbruck

Indicaciones para la tienda de alquiler de material de esquí Die Böerse, en Innsbruck

Ya veis, cuanto más grande el cartel, menos se fija uno :). Entro al callejón, y en cuestión  de cien metros, te das de bruces con el sitio correcto.

Callejón de acceso a la tienda de alquiler de material de esquí Die Böerse, en Innsbruck

Callejón de acceso a la tienda de alquiler de material de esquí Die Böerse, en Innsbruck

Entrada a la tienda de alquiler de material de esquí Die Böerse, en Innsbruck

Entrada a la tienda de alquiler de material de esquí Die Böerse, en Innsbruck

Entro, pregunto en el mostrador y me dirigen por unas escaleras a la planta de abajo, donde empiezo a ver esquíes, botas, bastones y herramientas de taller de esquí a mansalva.

Planta baja de la tienda de alquiler de esquí Die Böerse

Planta baja de la tienda de alquiler de esquí Die Böerse

Me atiende en seguida un chaval indicándome que tome asiento en una zona en la que hay un sofá donde probarse las botas.

Zona de prueba de botas de la tienda Die Böerse

Zona de prueba de botas de la tienda Die Böerse

Botas y bastones en Die Böerse

Botas y bastones en Die Böerse

Me pregunta en perfecto inglés qué número calzo, y tras contestarle con un rotundo ’46’, me saca unas botas Atomic, atómicamente rojas. Me pruebo una, y perfecta; me pruebo las dos por si acaso, y para mi sorpresa y para lo especialito que soy con el calzado de esquí, que nunca he tenido unas botas realmente cómodas, las tengo hasta…cómodas.

Botas básicas marca Atomic en Die Böerse, en Innsbruck

Botas básicas marca Atomic en Die Böerse, en Innsbruck

A ver, no para andar kilómetros con ellas, pero se dejan calzar. Le digo al chico que ok y seguimos con el interrogatorio, esta vez sincerándome en mi altura y peso. También me preguntan por mi nivel de esquí, y le digo, de forma totalmente subjetiva, y sin certificar, que intermedio-alto. Es aquí cuando me ofrece las dos posibilidades que tienen en cuanto a esquís, a tablas. Tienen la opción de esquís normalitos, que son de carving pero más troteros, y tienen la opción que llaman high-performance. Como sólo se viene a Innsbruck vive una vez, más chulo que un ocho me decanto por los segundos, que lógicamente son más caros, pero según el tipo, son más todoterreno, permitiéndome virar bien en zonas de mucha pendiente, e incluso salsear un poco fuera de pista.

Esquíes high-performance marca K2 en Die Böerse, en Innsbruck

Esquíes high-performance marca K2 en Die Böerse, en Innsbruck

Le digo que no quiero bastones (no es que sea un chulo, es debido a mi maltrecho hombro) y pasan a ajustarme directamente las fijaciones de los esquís, marca K2, a la botas. Es entonces cuando aprovecho para preguntarle a otro chico, muy majo también, por las estaciones de la zona que me recomienda. Super atento, termina con las fijaciones y me saca un plano que tienen expresamente preparado para panolis como yo, y en base a la predicción del tiempo que han dado y mi nivel de esquí, me dice que vaya el primer día a Patscherkofel, para ver qué sensaciones tengo, y si eso, el siguiente, que  pruebe con Axamer Lizum, que tiene ya un área esquiable considerablemente más amplia. Le pregunto por Nordkette, una de las estaciones de las que más había oído hablar en Innsbruck, pero me dice que si esquío bien, es una estación en la que me voy a aburrir en seguida. El tipo me cayó bien, así que amén a la recomendación.

Pasa los esquíes y la botas por un lector de código de barras, y te pide en qué hotel te alojas y un número de teléfono de contacto, generando allí mismo el contrato y factura del alquiler. Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, como en el hotel ya me habían adelantado que en esta tienda tienen el detalle de llevarte el equipo de esquí al hotel donde te alojas y a la vuelta, recogerlo, sin que tengas que pasar por la tienda, le comento al tipo por la opción de llevar los trastos hasta el hotel, y luego recogerlos. La opción es gratuita, pero en mi caso, con un cambio de hotel de por medio, me dice que la recogida a la vuelta no es posible, ya que sólo puede apuntar un hotel. Le doy las gracias, subo con el ticket a la planta primera, y pago en caja religiosamente. Dos días de alquiler de botas normales y esquíes high-performance, 66 euros, con 9 euros/día para las botas y 24 euros/día para los esquíes pro. Sí, carillo.

Tras pagar, pregunto por el servicio de transfer de trastos al hotel, y me emplazan a esperar a que una furgoneta blanca llegue a la entrada de la tienda. En cuestión de menos de 5 minutos, veo que aparca una furgoneta, por lo que pregunto al chico que la conduce, y tras comentarle el nombre del hotel donde me alojo, me dice que me lleva sin problemas. Efectivamente, en menos de 5 minutos en coche, estoy de vuelta en mi hotel con el equipo de esquí alquilado, una maravilla de servicio que me ahorra una caminata de cerca de un kilómetro con esquíes y botas a cuestas, eso en mi pueblo se llama valor añadido.

En próximos posts detallaremos las sensaciones nivales vividas en las mencionadas dos estaciones, pero me adelanto diciendo que quedé muy satisfecho con la calidad del material. Ningún problema con la botas, que las tuve muy cómodas y sin ningún tipo de  presión ni dolor; las tablas muy manejables y versátiles en diferentes terrenos, y las fijaciones muy bien, sin ninguna salida de bota inesperada ni nada por el estilo.

Respecto a la entrega del material tras los dos días de esquí, pena no poder dejarlo en el hotel para que lo recojan automáticamente (por lo mencionado anteriormente), pero fue un proceso muy sencillo. Tras cambiarme y ducharme en el hotel, cogí la línea E del autobús que te deja en el mismo Arco del Triunfo (también la D, hay muchas opciones de autobuses y tranvías), entras a la tienda, bajas a la planta baja, le pasan al equipo el código de barras y listo, transacción finalizada.

Significar que aparte de esquís, botas y bastones, en la tienda puedes alquilar tablas y botas de snowboard, cascos, y lo que más me sorprendió, la propia ropa y accesorios de esquí, es decir, pantalones, anorak, gafas, guantes, etc. Supongo que el alquiler de todo el equipo enterito saldrá por un pico, pero es una opción a tener en cuenta para aquellos que viajan en plan señorito ligerito. También tienen un negocio importante con el alquiler de bicicletas de la ciudad, con el modelo que denominan i-Bike.

Por último, confirmar que si bien en Innsbruck vi muchas tiendas de deporte donde venden la ropa de esquí y de montaña más cool, en mis diversos paseos por la ciudad no vi ningún otro establecimiento de alquiler de material de esquí y snow. ¿Tenía razón la chica de recepción, caso claro de monopolio? Quiero pensar que habrá alguna más, aunque quizás están escondidas en algún recoveco de la capital del Tirol, desde luego nada a la vista. Siempre te quedará la opción de alquilar el material en las instalaciones de la propia estación a la que vayas, pero la opción de poder alquilarlo en Innsbruck y subir directo a la estación es para mí un plus. Confirmar también por activa y por pasiva que Die Böerse es la tienda de referencia de la ciudad en cuanto a alquiler de material de esquí, es muy conocida y se publicita bastante en planos y folletos turísticos de la ciudad, hoteles, etc., por algo será. En mi caso, por la calidad del propio material y del servicio, el excelente trato y las recomendaciones de sus empleados, la experiencia de alquiler en Die Böerse fue realmente satisfactoria, algo cara, pero sin duda se la recomiendo a cualquier persona que vaya a Innsbruck y necesite alquilar material  de esquí o de snow.

Información práctica:


Ver El Txoko de Lonifasiko – Guía y puntos de interés de Innsbruck en mapa más grande

SaludoX!

Valora el artículo:

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!