Valdezcaray, la coqueta estación de esquí de La Rioja

Vadezcaray, esa estación de esquí riojana, en plena Sierra de la Demanda, en la que el menda lerenda que aquí escribe se calzó unos esquíes, prestados, por primera vez. Tendría cerca de 12 añitos cuando aquella nueva experiencia de deslizarse en la nieve sobre aquellas largas y afiladas tablas ya me empezó a enganchar, el gusanillo del esquí estaba creciendo en mí. Empecé en plan autodidacta, sin comprar el correspondiente forfait de acceso a pistas, subiendo ‘a pinrel’ (o tirado por mi aita) por la pista ‘baby‘ o de principiantes.

Las primeras bajadas en Valdezcaray estuvieron llenas de dudas, torpeza e intentos baldíos de girar y frenar en condiciones, suele ser lo normal, pero no había miedo, había ganas e ilusión de disfrutar a tope de esa nueva experiencia. Tras alguna que otra visita a Valdezcaray, ya comprando forfait y accediendo a las pistas fáciles, para seguir con el self-learning, se sucedieron durante varias temporadas algunas salidas a otras estaciones del Pirineo, en las que atendí a clases de esquí, algo que considero imprescindible para aprender a esquiar decentemente. ¿Nos tiramos ya por la pista negra?

Cómo llegar a la estación de esquí de Valdezcaray
Carretera de acceso a la estación de esquí de Valdezcaray

Por aquel entonces, en la década de los noventa, Valdezcaray era una estación muy pequeña, con una carretera de acceso muy mala e instalaciones muy viejas, sobre todo a nivel de remontes y telesillas; éstas últimas eran de hierro puro y cada vez que tenías que coger alguna, el golpecito de bienvenida que te daban en la parte trasera de la rodilla era de jurar mitad en hebreo, mitad en bereber. Claro, la gente que esquiaba en Valdezcaray hace años y luego acudía a otras estaciones, descubría en éstas auténticos paraísos, era otro mundo, al alcance de muy pocos.

Acceso a la estación de esquí de Valdezcaray

Pero sí es verdad que Valdezcaray gozaba y goza de un emplazamiento envidiable. No es que sea un punto que por su buena orientación norte garantice siempre nieve, ni mucho menos, pero sí se ubica en un punto geográfico estratégico, y es un punto de nieve único en esta parte del Sistema Ibérico, teniendo lejos otras estaciones de esquí. Esto hace que sea muy frecuentada por riojanos, burgaleses y vascos, tanto en invierno como en verano, sobre todo por gente que tiene segundas residencias en la zona y con afición por la montaña y/o el esquí.

Parking en la estación de esquí de Valdezcaray
Parking y cota 1530 metros de la estación de esquí de Valdezcaray

Y afortunadamente, hace unos diez años, algún visionario y ferviente creyente de  Valdezcaray, sacó la calculadora y vio una business carambola que no se podía dejar escapar, y fue cuando el propio Gobierno Riojano invirtió bastante pasta en la remodelación y adecuación paulatina de la estación a los nuevos tiempos.

Han sido muchos años de mejora en la carretera de acceso (que sigue siendo tricky), transformación del antiguo aparcamiento en un parking de dos niveles, construcción de los edificios de la cota 1530 metros (taquillas y cafetería) y 1620 metros (cafetería principal, alquiler de esquí…); y por supuesto, la ampliación del área esquiable, sacando espacios para pistas donde apenas los hay, con la consiguiente renovación de cañones de nieve artificial y la puesta en marcha de nuevos telesillas, algunos de ellos desembragables. El desembolso fue importante, no lo dudo, pero era necesario, no había otra alternativa: renovarse o morir.

Aprender a esquiar en Valdezcaray
Telesilla de Rehoyo, condiciones perfectas para esquiar en Valdezcaray

La estación de esquí de La Rioja

Estos cambios transformaron Valdezcaray, que siguió conservando ese carácter pequeño, coqueto y familiar, de toda la vida, pero dotada ya de unas instalaciones modernas y actuales, garantizando una mayor agilidad y capacidad en el transporte de esquiadores y visitantes.

En la actualidad la estación riojana dispone de casi 23 kilómetros de pistas esquiables, con 22 pistas de todos los grados de dificultad, muchas de ellas conectadas y enlazadas entre sí. Prevalecen las pistas azules y rojas, es decir, las pistas de dificultad media y alta, pero considero que en general es una estación adecuada tanto para aprender a esquiar como para disfrutar de un esquí avanzado, y a un precio mucho más económico que cualquier otra estación.

Zona principiantes en la estación de esquí de Valdezcaray
Zona principiantes, cota 1620 metros de la estación de esquí de Valdezcaray

La cota de 1620 metros es el punto de partida ideal para los principiantes que quieran dar los primeros pasos, y experimentar las primeras caídas, en un lugar tranquilo y seguro.

Aquí están las pistas verdes, y también alguna pista azul muy suavecita para ir un poco más allá y examinarse para pasar al siguiente nivel, cuando ya empezamos a controlar un poco los giros ‘en cuña’ y la frenada.

Esquiar con niños en Valdezcaray
Pistas azules para seguir aprendiendo como principiante en Valdezcaray

Iniciación al esquí en Valdezcaray

En ese siguiente nivel es donde destaca Valdezcaray, principalmente con dos grandes pistas azules donde aprender definitivamente a esquiar: Colocobia y Campos Blancos. Colocobia es una pista muy ancha en la que exceptuando el primer tramo, que es el que más pendiente tiene, es ideal para practicar la ‘cuña’, giros en paralelo y para los ávido de velocidad, probar a bajar ‘en chus’.

Pista azul de Colocobia en la estación de esquí de Valdezcaray
Pista azul de Colocobia en la estación de esquí de Valdezcaray

Su desnivel no muy pronunciado la hace muy asequible, y al estar en la parte de arriba de la estación, suele tener buena nieve, contando con apoyo de cañones.

Pista azul de Colocobia en Valdezcaray
Vista desde arriba de la pista azul de Colocobia en Valdezcaray

A los que ya tienen callo, puede que sea una pista que tras varias bajadas aburra, pero lo bueno que tiene es que se puede enlazar su bajada con las pistas de Los Tubos (azul) o Rehoyo (roja), bajando así del tirón desde 2000 metros de altitud hasta la cota 1620m o núcleo principal de la estación.

Esquiar por pistas azules en Valdezcaray
Pista azul de Los Tubos en Valdezcaray, que baja de 1800m a 1620m

Pistas de esquí para todos los niveles

Respecto a Campos Blancos, tiene el encanto de ser la pista que parte de la cota más alta de la estación, situada a 2125 metros, desde donde es posible subir a la cima de San Lorenzo, techo de La Rioja a 2271 metros de altitud.

Telesilla Campos Blancos, cota más alta de la estación de Valdezcaray
Telesilla Campos Blancos, cota 2125m de la estación de Valdezcaray

Las vistas son espectaculares desde este punto, también desde cualquier punto de la bajada, y la subida en telesilla, que discurre por encima de la pista negra denominada ‘La Ese’, es un paraje que impresiona, ya que el recorrido discurre por la cara más abrupta de San Lorenzo.

La pista puede parecer algo estrecha en su comienzo, con una fuerte pendiente inicial en la que se forman divertidas ‘bañeras’, pero en seguida la pista se convierte en una pista tranquila y larga que desciende con suavidad hasta la cota 1800 de Colocobia.

Pistas de esquí fáciles en Valdezcaray
Tramo inicial de la pista azul de Campos Blancos, en Valdezcaray

Desde allí, ya se puede descender hasta abajo por las vías mencionadas anteriormente o tomar algo tranquilo hay un pequeño bar con un nombre muy frío. De hecho, dependiendo de la calidad de la nieve y de la velocidad con la que se descienda el último tramo de esta pista, a veces es necesario ‘remar’ más de la cuenta para llegar al destino.

Eso sí, si personalmente me tengo que quedar con una pista de Valdezcaray, ésa es ‘Dos Torrentes’, una pista roja, con pendiente pronunciada que parte desde el telesilla de Colocobia, y que enlaza con la parte baja de Rehoyo, bajando hasta la cota 1620. Es una bajada fuerte, de pendiente continua, de las que te obliga a mantenerte alerta, de las que cansa, pero con la que disfrutas como un enano si la nieve está buena.

Ascensión a San Lorenzo desde Valdezcaray
San Lorenzo desde la pista azul de Campos Blancos en Valdezcaray

Pistas negras y esquí fuera pista

Para los más valientes, ‘La Ese‘ y ‘Pala Fuerte‘, que a menudo suelen estar cerradas, ya sea por falta de nieve y afloramiento de muchas rocas, hielo o riesgo de aludes. Son pistas muy complicadas, técnicas y con mucha pendiente, en las que no me metería si no estoy seguro de mi nivel de esquí o tengo la más mínima duda, porque una vez te metes,  si vas justito o te caes, lo puedes pasar mal. También hay algún que otro bonito itinerario fuera pista, pero ante todo, recomiendo respetar todas y cada una de las normas de la estación, y si una pista está cerrada, no bajes por ella, ya que puedes tener un accidente y nadie se responsabilizará luego de ello.

Esquiar en nieve virgen en Valdezcaray
Nieve virgen entre las pistas de Pala Fuerte y La Ese en Valdezcaray

Para disfrutar de la estación a tope, quien se lo pueda permitir, lo mejor es visitarla entre semana, ya que la afluencia suele ser media-baja, y el precio del forfait es asequible, no llega a los 20€. El problema de Valdezcaray son los fines de semana, cuando hay que pagar 28€ y acude multitud de gente, ya que a ciertas horas se pueden hacer ‘tapones‘, sobre todo en la telesilla que sube de la cota 1620m a la cota 1800m. Para evitar ese agobio temporal, la solución es quedarse en la zona de arriba, combinando alguna bajada esporádica en plan killer hasta abajo, para descansar en la cola.

Esquiar con niños en familia

Sea como fuere, es una estación muy manejable, ideal para ir a disfrutar de un bonito día de esquí con amigos o en familia, también para que los niños pequeños se diviertan con la nieve y aprendan a esquiar. Recomiendo ir provistos siempre de cadenas y madrugar, especialmente los fines de semana, merece la pena realizar las primeras bajadas casi en solitario y aprovechar la mañana al máximo. Es una estación con orientación noreste, pega el sol, pero suele hacer bastante frío, por lo que hay que abrigarse y protegerse bien. El tiempo es bastante cambiante en la zona, es normal que entren nubes y se tape todo en poco tiempo, suele soplar el viento con fuerza. La niebla también es frecuente, y cuando ésta se mete de lleno en la estación, dificulta mucho la práctica del esquí. Lo mejor es cuando vas entre niebla hasta el parking, o incluso hasta la cota 1800m, y de allí para arriba está todo totalmente despejado, este fenómeno también se suele dar en ocasiones, y sólo puedo decir que es una maravilla asomarte al valle desde el balcón de Campos Blancos.

Hace mucho años se solía decir que “quien aprende a esquiar en Valdezcaray, es capaz de bajar cualquier pista de cualquier estación”. Yo aprendí a esquiar allí, ¿me vendrá de ahí mi carácter temerario en esta y otras facetas de la vida? No lo sé, sólo sé que me encanta acudir a Valdezcaray y que ya estoy deseando calzarme los esquíes para arrancar la temporada, que parece que hemos empezado con abundante y buena nieve ;-).

Nota: Fotos y vídeos realizados con smartphone, la calidad deja algo que desear, sorry…

Información práctica:

SaludoX!

Valora el artículo:

¡Enhorabuena por llegar hasta el final! Seguro que tienes algo que compartir, aportar o preguntar, ¿a que sí? Déjanos un comentario, ¡es gratis y puede ser de gran ayuda para otros!